Articulos‎ > ‎

10 Palabras con las que jamás deberías describirte

posted Oct 14, 2013, 11:20 AM by winper@winper.cl   [ updated Dec 3, 2013, 5:00 AM by Unknown user ]
Imagínate la siguiente escena: Conoces a alguien y entablas una conversación.

Te preguntan: ¿Qué haces?

Tú respondes: Soy arquitecto.

"¿En serio? ¿Habré visto algún edificio que hayas diseñado tú?"

"Quizás, hicimos la nueva biblioteca de la universidad".

"¡Wow! Sí lo he visto. ¡Es un muy lindo edificio!".

Listo. Puede que ahora sea un posible cliente, quizás no, pero sea como sea, diste una gran impresión. Sonaste genial.

Ahora, imagínate esta escena: Conoces a alguien y entablas una conversación.

Te preguntan: ¿Qué haces?

Tú respondes: Soy un apasionado, innovador y dinámico proveedor de servicios arquitectónicos que una un enfoque colaborativo para crear y entregarles las experiencias más increíbles a mis clientes.

Listo. Nunca más verás a esa persona, porque quedaste como un cretino pedante.

Ya sea en tus redes sociales o en tu sitio web, ¿te describes a ti mismo diferentemente de cómo lo haces en persona? ¿Usas clichés vomitivos y superlativos sobre inflados que jamás te atreverías a decir en persona?

Si es que es así, llegó el momento de cambiarlo; ¡ahora!

A continuación te presentamos las palabras que son geniales cuando las usa el resto para describirte, pero que tú nunca deberías usar para ti mismo.

1. Motivado

Así como hay personas que se jactan de "cuidar muy bien a sus hijos" y esperan que se les haga un monumento por ello, no deberías vociferar que eres alguien muy motivado en lo que haces. Al hacerlo, sólo estarás pidiendo que te den crédito por cosas que se supone que debes hacer o ser.

2. Autoridad

Si tienes que especificar que eres una autoridad, entonces no lo eres. En vez, demuestra tus conocimientos y habilidades. A menos de que puedas probarlo con creces, "autoridad en marketing de medios sociales" sólo significará que pasas el 99% del día en Twitter.

3. Proveedor Global

La gran mayoría de los negocios pueden vender servicios o bienes a nivel mundial y los que no pueden, como restaurantes, es obvio. Usa esos adjetivos sólo si la capacidad no es obvia ni suponible. De cualquier otra manera, sólo sonarás como una empresa muy pequeña que quiere aparentar ser muy grande.

4. Innovador

Muchas compañías dicen ser innovadoras, así como muchas personas dicen lo mismo de sí mismas. Pero la mayoría, no lo son y eso está bien porque la innovación no es el único secreto para el éxito. Si es que efectivamente eres innovador, NO lo digas; pruébalo. Describe los productos que has hecho, los procesos que has modificado. Necesitas la evidencia.

5. Creativo

Hay palabras en particular que, después de verlas tanto, ya no causan impacto. "Creativo" es una de ellas. De hecho, ve a LinkedIn y elige perfiles al azar; todos dirán "creativo" entre medio. Además, encontrarás: efectivo, dinámico, influyente, trabajador de equipo, colaborador, etc. Puede que efectivamente estas palabras te describan, pero ya que medio mundo las adopta, perdieron su peso.

6. Curador

Los museos y las bibliotecas tienen curadores. Tuitear links de cosas que encuentras interesantes no te hace ni un curador, ni una autoridad ni un gurú.

7. Apasionado

Prueba la concentración, las ganas, el enfoque, la especialización u otras cosas, pero guarda la pasión para tu pareja.

8. Único

Las huellas digitales son únicas. Los copos de nieve también. Tú también eres único, pero tu negocio probablemente no. No pretendas serlo porque los clientes no se preocupan de quién es "único", sino de lo "mejor". Demuestra que eres el mejor que tu competencia y para las mentes de tus clientes, serás único.

9. Gurú

Las personas que intentan demostrar que son inteligentes, son cualquier cosa menos eso. No seas un ninja, conocedor, experto, gurú autoproclamado. Si tus clientes te llaman así, perfecto! Pero cuando tú lo haces es triste y sobreactuado.

10. Increíblemente...

Revisa algunas bios de Twitter y encontrarás algunos descriptivos algo modificados. "Increíblemente apasionado", "extremadamente encantador", "profundamente intuitivo". ¿No es suficiente ser encantador o intuitivo? ¿Es necesario que sea imposible de creer tu nivel de pasión por lo que haces?

Si es que tienes que usar estos adjetivos exagerados para hablar de ti, no estarás demostrando nada más que todo lo contrario y un nivel tremendo de inseguridad... Además de causar una pésima impresión en tus interlocutores.

Fuente: Webonomía