Los factores que podrían elevar el desempleo a 7% durante este año
29.01.2016

Menor gasto fiscal y bajo dinamismo de varios sectores explicarían la mayor cesantía.


La industria minera está ejecutando un fuerte plan de ajustes en mano de obra. El comercio, que registró en 2015 el crecimiento más bajo de los últimos 7 años en la Región Metropolitana, no muestra señales de recuperación. En la industria manufacturera ocurre algo similar. Y el empleo asociado al aparato del Estado se modera.

Así es el marco particular de un panorama aún más sombrío: la creación de empleo se ha desacelerado y el gasto público también, en un 2016 que transita inexorablemente -según el consenso del mercado- a un crecimiento en torno al 2%. En este escenario, el mercado laboral no sólo ha resistido de buena forma el ciclo económico, sino que ha exhibido -sostenidamente- cifras de desempleo “positvas desde el punto de vista histórico”, como concuerdan los expertos.

Esta resiliencia no se repetiría este año. Así lo constata el LatinFocus Consensus Forecast de enero, en el cual 23 departamentos de estudio entregaron sus proyecciones de desocupación para el año. Del total, 13 pronosticaron un 2016 con una censantía en 7% o más. El consenso del mercado es de una tasa de desempleo de 6,9% para el cierre del año.

La estimación no es muy distinta (7%) a la entregada por los mismos departamentos de estudio hace exactamente un año, cuando la interrogante era la desocupación de 2015. Eso sí, ahora las condiciones materiales son algo distintas. Por ejemplo, el impulso fiscal que permitió dinamizar el mercado del trabajo el año pasado será menor. Así lo subraya el economista de Itaú Chile, Miguel Ricaurte, quien sostiene que “sectores de servicios que el año pasado se vieron favorecidos por el gasto público (educación y salud), así como la propia administración pública, dejarán de crear empleo en las cantidades que lo hicieron durante 2015, en un contexto de menor expansión fiscal”.

Otro factor que presionaría el desempleo al alza será el menor ritmo de creación de empleos. Mauricio Carrasco, de CorpResearch, asegura que “un crecimiento económico más moderado, con expectativas sesgadas a la baja, seguirá limitando el dinamismo de contratación, por parte del sector privado”.

A lo anterior, acota el economista de Banco Santander, Álvaro González, “hay que sumarle una fuerza de trabajo que empieza a mostrar una evolución algo más en línea con sus patrones históricos, luego del ajuste que se ha producido durante los últimos trimestres en los inactivos”.

Es decir, la creación de empleos se frena, tanto en el sector privado (por el menor crecimiento económico), como en el público (por el menor impulso fiscal), a lo que se suma un eventual incremento de la fuerza de trabajo. Sumando y restando, el mercado anticipa un inminente incremento de la cesantía. El peak, Santander, CorpResearch y Scotiabank, se producirá en los meses de invierno, con una tasa de desempleo cercana al 7,5%.

Construcción resiste; la minería cede

La caída en el precio del cobre se ha traducido en agresivos programas de reducción de costos en la minería. ¿El resultado? Ajustes en las dotaciones y despidos en distintas faenas mineras, lo que se mantendría en 2016.

Otro sector que incidirá negativamente es comercio, ya que “un consumo afectado por la desaceleración de la masa salarial, se traduciría en menor contratación”, según Carrasco. Los mismo en el rubro manufacturero, “todavía afectado por la menor actividad minera”, lo que llevará nuevamente a una “destrucción de empleos”, según Ricaurte.

En la vereda opuesta, administración pública, aunque en menor medida respecto de 2015, y construcción, “gracias a la maduración de algunos proyectos inmobiliarios”, aportarían con el mayor número de creación de empleo. También aportarían los sectores ligados al turismo y las exportaciones, por el aumento del tipo de cambio.

Cuenta propia crece

Junto con la cantidad, también la calidad del empleo se vería deteriorada este año. Ricaurte advierte que “el empleo informal, por cuenta propia, con menos horas de trabajo son las maneras en que la economía acomodará la oferta de mano de obra. Y todo apunta a que el empleo asalariado tendrá un peor desempeño este año”.

Apreciación con la que concuerda Benjamín Sierra, Scotiabank, quien espera que “el empleo por cuenta propia se siga consolidando como la salida normal a menos empleos asalariados”.

Por Narayan Vila


Fuente: DF