Las seis tendencias de mayor consenso entre las propuestas para la reforma previsional
30.08.2014

Postergar el retiro laboral, aumentar el monto y densidad de los aportes y fortalecer el Pilar Solidario son algunos de los temas más repetidos entre las más de 70 proposiciones entregadas a la Comisión Bravo por 65 instituciones, expertos y empresas, con el fin de perfeccionar el actual sistema de pensiones.  


La Comisión Asesora Presidencial sobre el Sistema de Pensiones (conocida como Comisión Bravo, al ser presidida por David Bravo) cerró la etapa de audiencias la semana pasada e inició así su fase de reuniones solo con sus 25 miembros. La delegación, que debe realizar un diagnóstico sobre el funcionamiento del actual sistema previsional y elaborar propuestas destinadas a resolver las deficiencias del régimen, debe presentar un informe con el estado de avance en octubre próximo, para luego en enero de 2015 presentar su informe final con las propuestas de solución.

Más de 65 instituciones, asociaciones, empresas y expertos enviaron en los últimos meses propuestas para el proyecto de mejora del sistema previsional, entre los cuales están la CPC, LyD, Asociación de AFP, ANEF, Geriatría UC, Colegio Médico, Administradora de Fondos, BID, CUT, y expertos como Klaus Schmidt-Hebbel, Solange Berstein, Augusto Iglesias y Salvador Valdés.

Las seis temáticas más repetidas entre las propuestas entregadas por los entes consultados y que, según el consenso de los expertos, debieran estar incluidas en el informe final fueron analizadas por asesores previsionales de Activa. Las tendencias que buscan perfeccionar el modelo de pensiones son:

1 Postergar el retiro

Incentivos para postergarlo voluntariamente:

s Poder retirar un porcentaje de los saldos ahorrados al cumplir la edad de jubilación.

s Excluir las rentas después de los 65 años para el cálculo del puntaje de focalización previsional. Actualmente, los ahorros obligatorios y los depósitos convenidos solo se pueden retirar como Excedente de Libre Disposición una vez que la persona se pensiona. Solo el APV (Ahorro Previsional Voluntario) puede retirarse antes de pensionarse.

s Eliminar el desincentivo a postergar la edad de jubilación congelando el monto del Aporte Previsional Solidario (APS) a los 65 años. Hoy, el derecho a un APS se produce al cumplir los 65 años de edad (hombre o mujer) y teniendo una pensión más baja que la Pensión Máxima con Aporte Solidario (PMAS), siempre y cuando también la persona pertenezca al 60% más pobre del país. El postergar la edad de pensionarse, si bien aumenta la pensión, puede llevar a que el afiliado pierda el APS, en caso de que la pensión que obtenga después sobrepase a la PMAS. Si no se consideran las rentas después de los 65 años, la persona aumenta la posibilidad de caer en ese 60% más pobre.

s Postergar la edad legal de jubilación, primero gradualmente las mujeres a los 65 años y luego indexar a expectativas de vida. Hoy en día, la edad legal es de 60 años en las mujeres y 65 en los hombres, y aunque las expectativas de vida han crecido considerablemente desde que se creó el sistema, las edades de jubilación no han cambiado. Hay más de 20 países en el mundo que han aumentado la edad de jubilación; entre ellos, Alemania, Austria y Francia.

s No cobrar comisión a los trabajadores que sigan cotizando después de la edad legal de jubilación. Hoy si una persona sigue trabajando después de los 65 años y cotiza previsionalmente, la AFP le sigue cobrando una comisión que fluctúa entre un 0,47 y un 1,54% de su remuneración imponible.

s Beneficios tributarios a empleadores que incentiven el trabajo post edad legal de pensión. Hoy no existen tales beneficios.

2 Aumentar la densidad de los aportes

sPagar las cotizaciones a quienes reciben seguro de cesantía (se financia con el Fondo Solidario de Cesantía). Hoy, cuando un afiliado queda cesante no paga cotizaciones obligatorias, a menos que esa persona imponga voluntariamente.

s Implementar un Seguro Obligatorio de Lagunas Previsionales. Hoy no existe ese instrumento.

s Aumentar los topes de APV para acceder a beneficios tributarios y bonificación fiscal, para cubrir lagunas previsionales. Hoy el tope es de 50 UF.

s Fortalecer el subsidio al empleo de jóvenes y mujeres. Por ejemplo, para la contratación de trabajadores jóvenes (STJ), se propone aumentar los topes desde 24 a 120 cotizaciones, y desde el 50 al 100% de la cotización.

s Permitir al afiliado girar parte de sus recursos ahorrados para vejez. Ahora solo se puede girar respecto del APV o cotización voluntaria. Los ahorros obligatorios y sus depósitos convenidos quedan inmovilizados hasta que la persona se pensiona.

s Mayor fiscalización, para evitar la evasión y subcotización.

3 Aumentar el monto de los aportes

sAlza gradual del monto de la cotización obligatoria. Actualmente el monto de la cotización obligatoria es el 10% de la renta imponible.

s Cotizar por el total de las remuneraciones. Existe un tope imponible (actualmente de UF 72,3), por lo que aquellas personas que ganan más que eso imponen por solo una parte de su sueldo. Asimismo, hay partidas que las personas reciben como ingreso y que no son consideradas parte de las rentas sobre las que se calculan las cotizaciones previsionales.

s Masificar el APV Colectivo estableciendo obligatoriedad del aporte del empleador (1%+1%), aumentando el “ vesting “ hasta cuatro años, y que el aporte de la empresa se pueda rebajar de impuestos. ( Vesting es el derecho del participante de ser dueño de las contribuciones de la compañía). Hoy en día hay muy pocos contratos de APVC. El aporte del empleador no es estrictamente obligatorio, ni menos en una proporción 1%+1%. Parte de las propuestas señalan que este aporte pasará a ser del trabajador en un período móvil de 24 meses. Después de 60 meses de permanencia en la empresa, el trabajador adquiere la propiedad de la totalidad de los aportes del empleador.

s Establecer premios para el ahorro voluntario de los jóvenes.

s Dar nuevos estímulos al APV aumentando el Bono Fiscal desde 15 al 35% y el beneficio anual de seis UTM a 10 UTM.

4 Fortalecer el Pilar Solidario

s Evitar el retiro brusco del APS (Aporte Previsional Solidario) a quienes dejan de pertenecer al 60% de menores recursos. Hoy, el retiro es total si la persona deja de pertenecer al 60% más pobre.

s Asegurar la Pensión Básica Solidaria (PBS) al 60% más pobre, independiente del ahorro acumulado. Hoy existen varios requisitos para acceder a una PBS; por ejemplo, requisitos de residencia.

s Fijar el monto del APS al cumplir la edad, y no al momento de la jubilación. El APS depende de la diferencia de la PMAS y de la pensión que autofinancia la persona. Si se jubila más tarde, tendrá una mejor pensión, pero disminuirá el APS. Con esta medida no ocurre esa baja.

s Aumentar el APS y la PBS cuando se postergue la edad de pensión. Hoy, ambos quedan definidos según la pensión que obtiene la persona al pensionarse. Obviamente si retrasa la fecha de pensión, crece esa pensión.

s Aumentar el monto del beneficio por hijo nacido. Actualmente equivale al 10% de 18 ingresos mínimos mensuales por cada hijo.

s Aumentar la cobertura del pilar solidario desde el 60 al 80% de la población de menores ingresos.

5 Mejorar la gestión de las AFP

s Establecer una mesa de trabajo público-privada para iniciativas de educación previsional y contribuir a su financiamiento.

s Redefinir la política de inversiones potenciando aquellas alternativas que permitan aumentar el retorno de las inversiones.

s Cambiar a modalidad de cobro por saldo. Actualmente la administración del ahorro obligatorio en la AFP se cobra no por saldo, sino por aporte (es el 10% de la renta imponible, no importando el monto de ahorro que el afiliado ya tenga acumulado).

s Entregar una Cartola Cuatrimestral, con información complementaria de los fondos, a quienes dejen de cotizar. Ellos en el tiempo y en algunos casos dejan de recibir esa información.

s Implementar un encaje diferenciado por rentabilidad de la AFP (premiando a la mejor gestión de las inversiones de los fondos). Las AFP, por ley, están obligadas a mantener una reserva denominada “encaje”, que es parte del capital de las propias AFP y que corresponde al 1% de los fondos que administran, invertidos en los mismos instrumentos que los ahorros de los trabajadores. Hoy es parejo para todas las AFP.

s Autorizar la creación de AFP privadas sin fines de lucro.

6 Dar solución a grupos específicos

s Aumentar la tasa de cotización para trabajos pesados y semipesados para permitir adelantar la pensión en estos casos. Hoy día la tasa de cotización para trabajos pesados es de 2% para el empleador y de 2% para el trabajador; y para trabajos menos pesados, 1% el trabajador y 1% el empleador. La medida permite adelantar la edad de pensión en un año por cada cinco años de sobrecotización en caso de aportar un total de 2%.

s Solucionar el daño previsional de los trabajadores del sector público que se cambiaron al sistema AFP con Bono de Reconocimiento complementario.

s Reembolso de comisiones en caso de rentabilidad negativa. Hoy, en caso de rentabilidad negativa en los ahorros obligatorios, no hay efecto negativo sobre la comisión que ganan las AFP por administrar esos ahorros, debido a que dicha comisión se paga a la entrada del ahorro, como un porcentaje de la renta imponible.

s Evaluar la implementación de la Hipoteca Revertida. Esta medida consiste en entregar una propiedad a una compañía de seguros para recibir contra ese traspaso un monto mensual que podría complementar los ingresos insuficientes de la pensión.

Por Cecilia Arroyo y Daniela Paleo 
Fuente: El Mercurio