Programas de apoyo fiscal:
Empleos de emergencia suben 30% en un año y registran casi seis mil nuevos puestos
02.02.2015

Economistas critican el incremento y afirman que los datos están en línea con el deterioro del mercado laboral, pese a la moderada tasa de desempleo de 6%.  


A un promedio de 25.277 ascendieron en el último trimestre de 2014 los beneficiarios de los Programas de Empleo con Apoyo Fiscal de Coyuntura Económica, más conocidos como “empleos de emergencia”.

Así, se registra una fuerte alza de 30% en este tipo de empleos en relación con el mismo período de 2013, cuando los cupos llegaron a 19.511, según los datos publicados por la Dirección de Presupuestos (Dipres).

De hecho, en el informe de “Programas de Empleo con Apoyo Fiscal” de esta institución se observa que todas estas iniciativas que tienen el apoyo del Estado registraron un alza en los últimos tres meses del año pasado.

El conjunto de iniciativas emprendidas a través de esos programas en las modalidades directas o a través de mecanismos de incentivo a la contratación y emprendimiento tienen como objetivo “apoyar la efectiva reinserción laboral de los trabajadores cesantes al mercado formal de trabajo”, precisa el informe trimestral del Gobierno.

Según los cálculos del ex subsecretario de Economía y actual presidente de la consultora Pronostica, Tomás Flores, al comparar los empleos con apoyo fiscal en el cuarto trimestre 2014 con lo registrado en igual trimestre del 2013, se observa que los empleos directos se incrementaron en 16%, en donde destaca la expansión de los programas de empleo por coyuntura económica, mencionados anteriormente y que registran 5.766 puestos adicionales en un año.

También se incrementaron los empleos considerados indirectos, con un incremento de 116%, siendo lo más significativo la implementación del Subsidio al Empleo a la Mujer. Los empleos por inversión pública se incrementaron en un 27%, donde destaca el aumento de 53% de lo ejecutado por el Ministerio del Interior, liderado actualmente por Rodrigo Peñailillo.

“A lo largo del año 2014 se observa una expansión significativa de estos programas de empleo, lo que coincide con las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), donde se observa que el principal creador de empleos en la actualidad es el Gobierno, mientras que en el sector privado hay destrucción neta de empleos”, dice Flores.

Una visión similar tiene el investigador de Libertad y Desarrollo, Francisco Klapp. El economista afirma que esos datos confirman que la gran resistencia que ha mostrado la tasa de desempleo esconde en cierta forma la más débil situación del mercado laboral, producto de la desaceleración económica. Según los datos del INE, el desempleo ascendió a 6% en el trimestre móvil octubre-diciembre de 2014. “El panorama es así: aún se está creando empleo, aunque menos que en 2013, y están más cargados hacia el empleo por cuenta propia. El poco aumento que ha exhibido la modalidad asalariada se explica por los puestos creados por el Gobierno. A esto se suman remuneraciones que apenas crecen por sobre la inflación y queda claro que durante 2015, si la economía no repunta, deberíamos observar tasas de desempleo en torno a 7% para los meses de invierno”, dice Klapp.

Tomás Flores agrega que, dado el negativo escenario económico para el 2015 y la mayor restricción fiscal, “es probable que el empleo gubernamental no sea capaz de contener el aumento de la tasa de desempleo que observaremos durante el presente año”.

Según las cifras del INE para el trimestre móvil octubre-diciembre, los empleos asalariados provenientes del sector público tuvieron un alza de 5,6% en la comparación con el mismo período de 2013. Así, en un año, hay casi 48 mil puestos adicionales en este segmento.

El factor Biobío

Históricamente, los cupos de “coyuntura económica” se han concentrado en la Región del Biobío, que en el cuarto trimestre de 2013 registró un promedio de 14.440 empleos. De ellos, 14.194 corresponden al programa de inversión en la comunidad y solo 246 son del programa de empleos de emergencia de Conaf. Ese fenómeno se produjo por las ayudas que se entregaron con los planes de apoyo para la zona del carbón, a fines de los 90, cuando se cerraron las minas en la provincia de Arauco.

Entre las críticas que se hacen a este tipo de empleos es su permanencia en el tiempo. Advierten que el problema que tienen dichos programas es que empiezan como transitorios, pero después es muy difícil desmontarlos y en general son de baja productividad.

Mientras el sector privado destruye empleos, el Gobierno es el principal creador de puestos laborales.

25.277 personas se beneficiaron en el último trimestre de 2014 de los programas de empleo con apoyo fiscal. En el mismo período del ejercicio anterior, la cifra alcanzó los 19.511. Los planes incluyen tanto mecanismos directos como indirectos para generar empleos.

16% crecieron los empleos directos entre el cuarto trimestre de 2013 y el mismo período en 2014. En esta cifra destaca la expansión de programas de empleo por coyuntura económica, que registran 5.766 puestos adicionales en el último ejercicio. Los indirectos crecieron 116%.

Mariana Penaforte 


Fuente: El Mercurio