Proyecto de tribunales tributarios reduce judicialización "innecesaria" y potencia instancia de resolución en SII
09.02.2015

Además se crea audiencia de conciliación para acortar tiempo de litigación de causas. Se desestimó creación de “corte tributaria”.


Finalmente, el gobierno presentó el viernes pasado uno de los proyectos pendientes tras el protocolo de acuerdo para destrabar la reforma tributaria: el fortalecimiento de los Tribunales Tributarios y Aduaneros (TTA).



Para la formulación del texto, el Ministerio de Hacienda trabajó con actores del sector público como el Servicio de Impuestos Internos (SII), el Servicio Nacional de Aduanas; la Tesorería General de la República, la Asociación de Jueces y Funcionarios de los Tribunales Tributarios y Aduaneros, y del sector privado como el Círculo Legal de Icare, el Colegio de Abogados, la International Fiscal Association y el Instituto Chileno de Derecho Tributario, además de recibir la opinión de expertos en la materia.



Durante el debate de la reforma tributaria, el Ejecutivo recibió fuertes cuestionamientos respecto de la falta de garantías de debido proceso ante eventuales contiendas derivadas de reclamaciones por la aplicación del nuevo sistema. Ello llevó a la decisión de impulsar el perfeccionamiento de la justicia impositiva, con una iniciativa que apuntara a matizar las nuevas atribuciones del SII, fortaleciendo a los TTA, considerados como terceros independientes para dirimir controversias entre los contribuyentes y el fiscalizador.


Nuevas instituciones


Tal como lo adelantó en entrevista con DF el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, el proyecto crea una nueva institución procesal llamada audiencia de conciliación, con el fin de acortar la duración de los procesos judiciales entre los contribuyentes, Impuestos nternos y Aduanas.



La instancia de conciliación previa fue incorporada de manera obligatoria a la justicia civil hace 15 años y, según expertos en la materia, ha contribuido a “mejorar de manera relevante” la extensión y los costos de litigación.



Sobre la base del arreglo, deberá pronunciarse el director del servicio, quien podrá aceptar o rechazar la conciliación con la contraparte. En caso de que la acepte, deberá contener los fundamentos de hecho y de derecho en que se basa y las condiciones de dicha aceptación. El tribunal fijará un plazo prudencial para que la autoridad administrativa se pronuncie.



El acta de conciliación producirá los mismos efectos de una sentencia ejecutoriada, una vez que sea aprobada mediante resolución fundada por el juez Tributario y Aduanero.



Se excluyen de la conciliación aquellas materias en las que lo discutido es la obligación tributaria en términos abstractos o las posibles conductas que impliquen dejar sin aplicación los hechos imponibles establecidos en la ley mediante los supuestos de abuso o simulación, según la regulación anti elusión.
Otra instancia que se crea es el trámite de observaciones a la prueba en juicios, además de perfeccionar la reposición administrativa.



En ese contexto, se amplía el plazo que tienen los contribuyentes para presentar el recurso de reposición, de 15 a 30 días y el tiempo para que el SII se pronuncie sobre el mismo, de 50 a 90 días, además de establecer expresamente que la presentación de este recurso suspende el plazo para interponer reclamos ante los TTA.


La institución fue implementada para contar con una instancia que permita al SII resolver administrativamente el conflicto, evitando la judicialización “innecesaria”. Sin embargo, ésta no ha cumplido con sus fines.



También se establece la tramitación electrónica de causas tributarias y aduaneras.



En La Moneda desestimaron la creación de una nueva instancia judicial de reclamación alternativa a la Corte de Apelaciones, algo así como una “corte tributaria”, donde las partes pudieran apelar a los dictámenes de los TTA.

Plantas y remuneración

El proyecto propone la generación de una escala de remuneraciones propia y el aumento en las plantas de funcionarios de los tribunales.



En el gobierno anterior se redujo la planta de 137 a 127 cargos y hoy se busca elevar la planta máxima a 139 cargos, resguardando que los tribunales de Santiago, Valparaíso, Concepción, Temuco e Iquique, que hoy tienen una mayor carga de trabajo, cuenten con las plantas de personal suficientes para atender adecuadamente la tramitación de las materias sometidas a su conocimiento.



De aprobarse el proyecto de ley, la distribución será igualitaria en la capital, ya que cada tribunal contará con una planta de 13 funcionarios.




Proyecto que moderniza el SII mejora carrera


Fruto de un protocolo de acuerdo con las asociaciones de funcionarios del Servicio de Impuestos Internos (SII), Hacienda también envió el viernes un proyecto de ley que fortalece y moderniza el SII, en el marco de la implementación de la reforma tributaria.



La modernización incluye una mayor racionalidad en la composición de las remuneraciones y menor variabilidad de las mismas, actualización y modernización de las condiciones de ingreso y mejoramiento de la organización funcional del SII.



Se fijó el compromiso de aumentar la dotación del SII en 740 funcionarios, la modernización de las estructuras de planta para garantizar la carrera funcionaria, la racionalización de las remuneraciones con el fin de disminuir el peso relativo de las variables, todos avances sustantivos que permitirán fortalecer la profesionalización del SII y la autonomía de los funcionarios en el cumplimiento de la misión de fiscalización tributaria.



El presidente de la Asociación de Funcionarios de Impuestos Internos de Chile (ANEIICH), Carlos Insunza, dijo que con esto “se han construido los acuerdos necesarios para superar el estancamiento del proceso modernizador del SII durante las últimas administraciones, concordando un ambicioso plan que impulse un nuevo ciclo de Modernización del SII, el que, en acuerdo con todos los actores institucionales, se materializará en el anunciado proyecto de ley”.


Fuente: DF