Tras aumento en el Imacec de diciembre mayor al esperado:
Economistas suben proyección de PIB para 2015 por primera vez en dos años, pero discrepan sobre cambio de tendencia
11.02.2015

La estimación de crecimiento pasó de 2,6% en la medición de enero a 2,7% en la encuesta de expectativas del Banco Central para el mes de febrero.  


Tras 21 meses consecutivos sin mejoras en las proyecciones de crecimiento para 2015, ayer los expertos consultados por la Encuesta de Expectativas Económicas del Banco Central subieron desde 2,6% a 2,7% la estimación para este año.

El sondeo de febrero se hizo recogiendo la opinión de 50 académicos, consultores y ejecutivos o asesores de instituciones financieras.

Si bien la cifra determinada por el mercado está dentro del rango de entre 2,5% y 3,5% del último IPoM del ente emisor, todavía se encuentra distante de la proyección oficial del Ministerio de Hacienda, que es de 3,6%.

Según los economistas, esta alza responde mayormente al sorpresivo Imacec de diciembre dado a conocer la semana pasada. Si bien el mercado esperaba en consenso que la actividad creciera cerca de 2% en el último mes de 2014, finalmente se expandió 2,9%.

“Esta encuesta fue publicada después de conocido el Imacec de diciembre. Entonces, se generó un impacto respecto a la impresión de que la economía podría ir un poco más rápido. Generó mayor optimismo”, dijo Matías Madrid, economista del Banco Penta.

Conocido el sorpresivo dato de la actividad de diciembre, el ministro (s) de Hacienda, Alejandro Micco, incluso habló de que la economía estaba empezando a mostrar “brotes verdes”, que impulsarían el crecimiento en 2015.

La encuesta también arrojó una mejora en la estimación para el primer trimestre del año. Si bien en el mes anterior esperaban un alza del PIB de 1,8%, ahora estiman que podría llegar a 2,2%. Para el Imacec de enero también anticipan un 2,2%.

¿Punto de inflexión?

Pese a la mejora en los pronósticos, los economistas discrepan respecto a si la encuesta de expectativas demuestra la llegada definitiva de un “punto de inflexión”.

Nathan Pincheira, de BanChile Inversiones, señala que todavía no hay cifras suficientes de 2015 para afirmar si hay una recuperación. Solamente están los datos de la balanza comercial que se conocieron esta semana y arrojaron un escenario más bien negativo, con una caída de 19,1% en las importaciones. Sin embargo, Pincheira ve un impulso positivo en la economía por la caída en el valor internacional del petróleo y una moderada recuperación del precio del cobre en el segundo semestre.

Felipe Ruiz, economista de BCI Estudios, advierte que en la economía todavía hay riesgos bastante latentes, particularmente en el escenario externo. Ello podría hacer que la expectativa de crecimiento bajara rápidamente desde 2,7% actual. “Pero también puede pasar todo lo contrario, puede haber una mejora paulatina en el segundo semestre, que pueda ser mejor de lo esperado”, agrega.

Una visión más bien positiva tiene el economista de BBVA Research Fernando Soto. “Pensamos que se debería recuperar aún más (...) Vemos una recuperación del consumo, un sector exportador que se beneficia del tipo de cambio real depreciado y también una política fiscal que va a dar soporte al crecimiento este año”, afirma.

En otro extremo, Matías Madrid descarta un punto de inflexión y afirma que debido a los datos preliminares del mes de enero el 2,7% podría incluso disminuir: “Las cifras de importaciones salieron bastante débiles y es probable que en enero el Imacec sea bastante menor al de diciembre. Si tuviera que darle un sesgo al crecimiento anual, es a la baja”.

Dólar

El tipo de cambio estimado en la encuesta es de $625 dentro de dos meses. Expertos esperan sólo un recorte de tasa durante el año

La encuesta del Banco Central mostró que los economistas esperan una mayor inflación para el año. Si en el sondeo de enero anticipaban un avance en el nivel de precios de 2,7% a diciembre de 2015, ahora prevén un alza de 2,9%. Puntualmente, para el IPC de febrero los expertos pronostican un aumento de 0,1%, igual al del mes pasado.

En enero el mercado esperaba una variación negativa de 0,3%, y el dato resultó positivo. El mes pasado sorprendió particularmente el avance de 0,6% en la inflación subyacente -que descuenta precios de productos más volátiles- indicando mayores presiones de precios.

En un contexto de más inflación y con la economía algo menos débil de lo que se estimaba, los economistas también consideran que se requerirá menos estímulo monetario. La encuesta apunta a que el Banco Central mantendrá la tasa de interés de política monetaria en 3% este mes y durante el año la recortará una vez a 2,75%. Hasta el mes pasado se preveían dos disminuciones, hasta 2,5%.

Por Mariana Penaforte 


Fuente: El Mercurio