El límite temporal de responsabilidad de la empresa principal en subcontratación
22.02.2015

Cuando se dictó la Ley N°20.123 que modificó las normas sobre subcontratación laboral, surgieron diversas inquietudes respecto del ámbito de responsabilidad de la empresa principal en las obligaciones laborales y previsionales de los trabajadores del contratista. Las Cortes han ido fijando como criterio de que la responsabilidad sólo alcanza dichas obligaciones por el tiempo que hubiere durado el trabajo en régimen de subcontratación.



La posición de las Cortes es uniforme en este punto. Así la Cuarta Sala de la Corte Suprema en fallo del 10 de agosto de 2012, Rol 11217-2011, fijó jurisprudencia al respecto al consignar que las reformas introducidas por la Ley N° 20.123, mantuvieron la responsabilidad del dueño de la obra estableciéndola ahora en carácter de subsidiaria o solidaria según el empleador haya hecho uso o no de las facultades-deberes que le asignan los incisos primero y tercero del artículo 183-C del Código del Trabajo, (en parte reproducidos). La misma nueva normativa antes aludida (y reproducida), acotó y delimitó la responsabilidad del tercero a las obligaciones laborales y previsionales de dar que afecten a los empleadores y la limitó además al tiempo en que los trabajadores hayan prestado servicios para el dueño de la obra en régimen de subcontratación.
 

La misma postura se describe al resolverse que tal como lo consigna la sentencia en alzada, el contrato de prestación de servicios celebrado entre el contratista y la empresa principal se extendió entre el día 24 de abril de 2006, y el mes de abril del año 2009, esto es, por un lapso de tres años, hecho no controvertido y admitido por el letrado que compareció a estrados en representación de los actores. Atento entonces a lo que dispone el artículo 183 B del Código del Trabajo, en aquella parte que señala que “Tal responsabilidad estará limitada al tiempo o período durante el cual el o los trabajadores prestaron servicios en régimen de subcontratación para la empresa principal”, no procede condenar a la empresa principal al pago de indemnizaciones por años de servicios que se hubieren causado en un período mayor a aquél en que estuvo vigente el contrato que vinculó al empleador de los trabajadores que accionan con la demandada solidaria (Corte de Apelaciones de Santiago, 29 de noviembre de 2012, Rol 1883-2011).



El criterio previo se advierte al fallarse que uno de los supuestos que establece el artículo 183 a) del Código del Trabajo, requiere que los servicios se desarrollen o se ejecuten en las obras de la mandante. Así lo ha determinado la Dirección del Trabajo en su dictamen N° 141/5 de 10 de enero de 2007, cuando dispone que lo verdaderamente sustancial en este aspecto es que la empresa principal sea la dueña de las respectivas obras o faenas en las que deban desarrollarse los servicios o ejecutarse las labores subcontratadas. Entonces, la empresa recurrente no deberá responder de las obligaciones devengadas con posterioridad al 17 de marzo de 2014, por cuanto el contrato entre ambas demandadas terminó en esa fecha, o en su defecto el 24 de marzo del mismo año;



Conforme a lo razonado precedentemente, el tenor de las disposiciones en comento y lo resuelto por la Excma. Corte Suprema, en sentencia por unificación de jurisprudencia, rol N°5894-2011, correspondía se hiciera responsable a la empresa principal, en cuanto a las indemnizaciones, acotadas en el tiempo que hubiere durado el trabajo en régimen de subcontratación (Corte de Apelaciones de Santiago, 17 de febrero de 2015, Rol 1315-2014).



No obstante, se ha señalado la responsabilidad de la empresa principal se extiende en caso de término de relación civil con contratista por aplicación de sanción de artículo 162.



Debe considerar que el artículo 183 B del referido código, hace solidariamente responsable a la empresa principal y al contratista de las obligaciones laborales y previsionales de dar que afecten a sus contratistas y subcontratistas, en su caso, en favor de sus trabajadores, incluidas las eventuales indemnizaciones legales que corresponda pagar al término de la relación laboral; responsabilidad que se circunscribe al periodo durante el cual laboraron en régimen de subcontratación para la empresa principal, debiendo, ésta última, hacerse cargo de las que afecten a los subcontratistas en el evento que no se pueda hacer efectiva la responsabilidad del empleador directo.



Por consiguiente, la empresa principal debe responder, solidaria o subsidiariamente, del pago de las remuneraciones de los trabajadores, del entero, en el órgano pertinente, de las cotizaciones previsionales, de las indemnizaciones sustitutiva por falta de oportuno aviso previo y por años de servicio, con su incremento, y de la compensación de feriados, que deben solucionarse con motivo del término de la relación laboral; sin perjuicio de otra que pueda calificarse como obligación laboral y previsional de dar o a título de indemnización legal por el evento señalado; y la responsabilidad solidaria de aquella surge cuando no ejerce el derecho de información y de retención, pues si se ejercitan torna a subsidiaria, por lo tanto, la primera se hace efectiva por su propia negligencia.



Yerra la sentencia censurada en su análisis del artículo 183 B del Código del Trabajo, al entender que por haber expirado la relación contractual civil, entre la empresa principal y el contratista con anterioridad a aquella en que la demandante fue despedida, la empresa principal no debe responder de obligación alguna.

Aquello implica darle al artículo 183 B del Código del Trabajo un alcance restringido que no se justifica.



La tesis desarrollada por el juez de mérito para no condenar de manera solidaria a la empresa principal, quien cumplió la función de empresa principal, según se estableció en la sentencia que se revisa, se aparta del tenor literal del artículo 183 B del Código del Ramo.



En efecto, la circunstancia que la responsabilidad solidaria de la empresa principal esté limitada al tiempo o periodo durante el cual los trabajadores prestaron servicios en régimen de subcontratación, no obsta la aplicación del artículo 183 B al caso sub lite, porque como el hecho que genera la sanción que establece el artículo 162 del Código del Trabajo se presenta durante la vigencia de dicho régimen, se debe concluir que la causa que provoca su aplicación no pago de las cotizaciones previsionales se originó en el ámbito que debe controlar y en el que la ley le asignó responsabilidad, debido a la utilidad que obtiene del trabajo prestado por los dependientes de un tercero y por la necesidad de cautelar el fiel cumplimiento de las obligaciones laborales y previsionales.



La referida conclusión está acorde con los objetivos de la ley que regula el trabajo en régimen de subcontratación, en la medida que establece un sistema de protección a los trabajadores que se desempeñan en dichas condiciones, ya que, como se indicó, instituyó respecto de la empresa principal una responsabilidad solidaria y subsidiaria en lo concerniente a las obligaciones laborales y previsionales que debe asumir el contratista respecto de su dependiente, para, en definitiva, estimular y velar por el cumplimiento efectivo y oportuno de dichas obligaciones (Corte de Apelaciones de Santiago, 26 de diciembre de 2014, Rol 852-2014).


Fuente: Diario Judicial