"Discutir una reforma en un contexto de bajo crecimiento de trabajadores con contrato es complejo"
13.02.2015

Ejecutivo plantea preocupación por la falta de consenso entre gremios y el gobierno. Pide evaluar con cuidado la evolución del empleo tras los cambios.


Si bien las cifras de empleo se han mantenido estables, para el presidente de la Asociación de Mutuales, Ernesto Evans, es preocupante la fuerte desaceleración de los nuevos trabajadores con contrato que se afilian a esta industria.

El ejecutivo dice que ese indicador es clave para medir precariedad y, a su juicio, debe ser tomado en cuenta en el debate de la reforma laboral.

- ¿Qué observaciones tiene del proyecto de agenda laboral?
- La primera preocupación tiene que ver con el contexto económico. Si uno suma los trabajadores protegidos en el sistema de mutualidades, llegamos a 4 millones 700 mil trabajadores protegidos y si a eso sumamos el Instituto de Salud Laboral, se llega a 5 millones 400 mil trabajadores aproximadamente. Éste es un buen indicador porque son los trabajadores que tienen contrato, los que no tienen contrato no están adheridos a las mutualidades (...) Respecto de los trabajadores con contrato, entre enero y agosto hay una tasa de crecimiento de los nuevos trabajadores de solo 2%, mientras que en el mismo período entre 2011 y 2012 la expansión fue de 7,4% y entre 2012 y 2013 fue de 5,9%. Esta variable está adherida al crecimiento económico, cuando el país crece los empresarios y las PYME contratan más trabajadores e ingresan al sistema de protección de las mutualidades.
Este tema debe ser analizado porque se escuchan voces de que este proyecto no impediría el crecimiento económico, mientras hay otras que dicen que la reforma tendría implicancias en el crecimiento. Entonces, un primer tema que hay que analizar con detalle es el impacto que tiene en el crecimiento económico este tipo de medidas de política pública, porque al final puede ser sensible a la contratación de trabajadores formales y ya hemos estado viendo un descenso. Si en el período 2015 se mantiene esta tendencia de contratar menos personas que antes, se termina afectando también el bienestar de los trabajadores en Chile.

- ¿Qué otros temas de la iniciativa ven con atención?
- Estamos de acuerdo con el fortalecimiento de la titularidad del sindicato respecto de los fines de la negociación colectiva, en el proyecto hay una parte que tiene que ver con la ampliación de las materias de negociación colectiva, en la que se pueden incluir más cosas que las remuneraciones, como planes de igualdad de oportunidades en la empresa, la conciliación del trabajo con las responsabilidades familiares, acuerdos para capacitación y reconversión productiva, mecanismos de solución de controversias, entre otros.
Eso está muy bien, incluso el incorporar los temas salud y seguridad laboral en estas materias de negociación que se abren, pero creo que la ley debería incluir expresamente a los comités paritarios. Aquí hay tres actores que son importantes, que es la preocupación de las empresas, los trabajadores y también de los organismos administradores y de asesoría, eso ha funcionado.Pero en el mundo laboral también está la participación de los comités paritarios. Las empresas con más de 25 trabajadores tienen la obligación de tenerlos y las que están bajo ese número tienen algún experto.
Si no se incorpora a los comités paritarios en la asesoría y procesos de negociación colectiva podremos estar afectando a un actor que es fundamental, y no necesariamente comités paritarios es igual que sindicato. Aquí debería haber una preocupación por parte del legislador de la incorporación formal de los comités paritarios cuando se establecen procesos de negociación colectiva si es que las materias de negociación van a incluir la ley de accidentes del trabajo.

- ¿Se ve lejos llegar a consenso?
- Lo fundamental es armonizar las dos visiones: una, es que el proyecto no afectaría al empleo ni a la productividad, y otra es que si se lleva a una rigidez laboral muy fuerte sí podría afectar el empleo y la productividad. Si afecta al empleo, nos afecta a nosotros (...)
Hoy ya está creciendo menos la gente con contrato que hace dos o tres años, si eso es así hay una precarización del empleo. Discutir una reforma laboral en un contexto económico donde hay una menor tasa de crecimiento del número de trabajadores con contrato es complejo, hay que ver la manera en que esta reforma no termine perjudicando a los trabajadores, y haya un aumento más de la informalidad que de los empleados con contrato. Queda demostrado que un trabajador con contrato se siente más seguro y, al final, tiene más bienestar, a lo mejor se atreve a agrandar a su casa, a comprar un auto, etc.

- ¿Esta reforma debería debatirse en un ciclo de mayor crecimiento?
- Apoyamos que existan mejores condiciones para los trabajadores, en el proyecto hay que ir viendo con cuidado cuál es la evolución del empleo con contrato, no precario, para ir viendo cómo afecta este proyecto a las condiciones laborales. Aquí uno ve a los gremios empresariales poniendo una luz de alerta y el gobierno diciendo que esto no afecta, pero al menos en 2014 ya tenemos una condición de entorno económico complejo.


Los otros frentes regulatorios de la industria

Expectación hay en las mutualidades frente a una indicación sustitutiva que presentará el gobierno al proyecto de ley de seguridad y salud laboral que ingresó la administración anterior en mayo de 2013, con el objetivo de modernizar una legislación que data de 1968.

La iniciativa que modifica la Ley 16.744 surgió tras el accidente en la mina San José en 2010 y está en primer trámite en la comisión de Trabajo de la Cámara. Este proyecto busca fortalecer las actividades de prevención que desarrollan las entidades administradoras del seguro de accidentes y los empleadores.
Como trasfondo, La Moneda anunció una nueva política de seguridad y salud en el trabajo, la cual plasmará las indicaciones del proyecto de ley sobre la materia.

”Estamos muy expectantes con la política de salud y seguridad laboral, ojalá tengamos alguna participación, creo que hoy el sistema en Chile funciona bastante bien”, dice el presidente de las Mutuales Ernesto Evans.
Recuerda que hay otro proyecto de ley que está en el Senado sobre la reforma a los gobiernos corporativos de las mutualidades.

”También nos parece muy interesante, hace robustos a los gobiernos corporativos, no obstante hoy ya se están haciendo esfuerzos muy interesantes para modernizarlos”, indica.

El ejecutivo dice que también miran con atención el eventual aplazamiento del ingreso obligatorio de los trabajadores independientes a las AFP y al sistema de cotización por accidentes del trabajo.

Por Juan Pablo Palacios. 


Fuente: DF