Reforma Laboral: ¿Puede el veto presidencial reponer la titularidad sindical?
28.05.2016

Tras el fallo del TC, el gobierno estudia las medidas jurídicas que podría presentar para revertir la situación. Revisa los alcances que tendría el veto presidencial y las otras alternativas que tiene la Mandataria.


Luego de que el Tribunal Constitucional declarara inconstitucional la norma que aborda la titularidad sindical contemplada en la reforma laboral y acogiera parte de otros requerimientos presentados por la oposición, el gobierno se encuentra evaluando presentar un veto presidencial para revertir la situación. 

De adoptar esta medida –facultad exclusiva de la Presidenta de la República- el veto sería enviado al Congreso después del 9 de mayo, fecha en la que el organismo dará a conocer el contenido de la resolución. 

“Vamos a esperar conocer el texto completo una vez sea redactado y sea emitido a la opinión pública, para poder evaluar los cambios a seguir dentro del ordenamiento jurídico. Uno de ellos es el veto presidencial, pero va a depender del contenido del fallo lo que decidamos como gobierno”, dijo la ministra del Trabajo, Ximena Rincón.

¿CUÁLES SERÍAN LOS ALCANCES DEL VETO PRESIDENCIAL?

Según detalló a La Tercera el experto en derecho constitucional de la Universidad Mayor, Esteban Szmulewicz, no existe ningún recurso y no es posible apelar al fallo del TC. 

“El TC es la máxima instancia de decisión en materia de control preventivo de un proyecto de ley y sus sentencias son obligatorias para todos los órganos del Estado. En este sentido no pueden ser modificadas, son inapelables, y no procede recurso alguno”, dijo el abogado. 

De esta manera, mediante el veto presidencial la Mandataria sólo podría formular observaciones a la resolución del tribunal y redactar de nuevo la norma sobre la materia en cuestión, cuyo contenido debe ser coherente con los argumentos del TC. 

“El veto puede modificar un proyecto de ley, agregar o incluso eliminar” el contenido de una norma, explica Szmulewicz, añadiendo que la medida se puede aplicar tanto al proyecto completo como a un solo artículo. En este último caso, se trataría de un “veto sustitutivo”, que “plantea un nuevo artículo o lo cambia para hacerlo coherente con la sentencia” del órgano jurisdiccional. 

Estas observaciones se ingresarían directamente al Congreso a través de un oficio presidencial, el cual debe ser aprobado por ambas Salas con mayoría simple. Cabe destacar que si el gobierno decide proceder de esta manera, la Presidenta tiene un plazo de 30 días desde que el Tribunal Constitucional da a conocer el contenido de la resolución. 

Por otro lado, si el veto es rechazado en el Congreso o es declarado inadmisible por los presidentes de ambas ramas –trámite que es meramente formal- el artículo en cuestión no podrá ser promulgado junto al resto del proyecto de ley, al igual que las materias que fueron rechazadas por el TC. 

¿QUÉ OTRAS ALTERNATIVAS TIENE LA PRESIDENTA PARA REPONER LA NORMA?

Si el Ejecutivo decide no optar por el veto presidencial o si este es rechazado en el Congreso u objetado nuevamente por el TC, la Presidenta de la República tiene otras alternativas para reponer la norma.

Nuevo proyecto de ley: Según explica el jurista Esteban Szmulewicz, la Mandataria podría presentar en el mediano plazo un nuevo proyecto de ley para insistir en la materia, pero “no incurriendo en los aspectos que son cuestionados por el TC, tienen que ser deferentes con su sentencia”. Sin embargo, esta alternativa demoraría más que el veto presidencial ya que la iniciativa tendría que pasar por todo el proceso legislativo en el Parlamento, 

Reformar la Constitución: “Si se reforma la Constitución el fundamento que tuvo el TC para declarar inconstitucional la norma, cambia”. 

 Nueva Constitución: Este caso procedería igual que el anterior, porque los ministros del tribunal se rigen por lo estipulado en la Constitución. Sin embargo, esta sería la alternativa más lenta.

Por Rosario Alvarez


Fuente: La Tercera