Presidenta Bachelet presentó anoche los principales lineamientos para el temario del próximo año:
Presupuesto 2018 contempla un aumento del gasto público de 3,9%, por sobre lo previsto
02.10.2017

Mandataria aseguró que la economía está “en franca recuperación” y que “hemos hecho bien la pega”. El próximo gobierno contará con recursos de libre disposición de “más de $296 mil millones”, unos US$ 464 millones.  


Economía y Negocios 

La Presidenta Michelle Bachelet presentó anoche los principales lineamientos del proyecto de ley de Presupuestos de la Nación para 2018, el último de su administración y que heredará el nuevo gobierno que asuma en marzo del próximo año.

La iniciativa fue ingresada el sábado por el Ministerio de Hacienda a la Cámara de Diputados, dentro de los plazos establecidos. Su tramitación se iniciará hoy con la presentación del Estado de la Hacienda Pública por parte del ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, y del Informe de Finanzas Públicas por parte del director de Presupuestos (Dipres), Sergio Granados.

A través de una red voluntaria de radio y televisión, y vestida de negro, la Presidenta Bachelet informó que el Presupuesto 2018 contempla un aumento del gasto público de 3,9%. Esto es levemente por debajo del incremento de 4% previsto hasta ahora para este año, aunque por sobre lo estimado inicialmente, en torno a una expansión de 3%, según había anticipado previamente Hacienda a parlamentarios de la Nueva Mayoría. El propio presidente del Banco Central, Mario Marcel, afirmó en septiembre último que “lo que sería compatible con la regla fiscal, aplicada en el próximo Presupuesto, sería un crecimiento del gasto del orden del 3% real”.

“No vamos a sacrificar el gasto. De ninguna manera; Chile tiene muchas necesidades. Pero debemos actuar ante este nuevo escenario con la misma responsabilidad de siempre”, enfatizó anoche la Presidenta.

La Mandataria también informó que el proyecto de ley establece un fondo de libre disponibilidad para el nuevo gobierno que asuma en marzo de 2018 y que asciende a “más de $296 mil millones”, unos US$ 464 millones al valor del tipo de cambio observado informado para hoy por el Banco Central (ver recuadro).

“Franca recuperación”

Al inicio de su intervención, y en un tono optimista, la gobernante afirmó que “nuestra economía ha comenzado a transitar por una senda de franca recuperación” y mencionó “el repunte del empleo asalariado y de las remuneraciones de los trabajadores; el renovado interés de los inversionistas; el alza sostenida de la confianza de consumidores y empresarios respecto al futuro del país, y el fuerte incremento de la bolsa que hemos visto estos últimos meses”.

Pese a que este año aún no ha finalizado, agregó que “las proyecciones económicas son alentadoras: en 2018 podríamos crecer el doble de lo que crecimos en 2017”. En otras palabras, subrayó, “hemos podido superar el momento más complejo. Y lo superamos gracias a mejores condiciones en la economía mundial, a la solidez de nuestras instituciones y a que hemos hecho bien la pega”, lo que contrasta con la baja en la clasificación de riesgo de Chile y la caída en el manejo macroeconómico en el último ranking de competitividad del Foro Económico Mundial.

En su último Informe de Política Monetaria (IPoM), el pasado 6 de septiembre, el Banco Central ajustó la proyección de crecimiento del PIB para 2017, desde el rango de 1% a 1,75% previsto en junio, a uno entre 1,25% y 1,75%, al tiempo que mantuvo su proyección de crecimiento entre 2,5% y 3,5% para 2018.

Además, el pasado 25 de septiembre, al comentar el aumento de 3,2% que registraron las ventas del comercio en agosto, el ministro Eyzaguirre dijo que la economía podría crecer del orden de 3% el próximo ejercicio.

“A pesar del menor dinamismo económico, logramos crecer a un ritmo similar al de otros países exportadores de materias primas. El desempleo se ha mantenido bajo control y pudimos mantener una política macroeconómica que le ha dado impulso a la economía”, dijo la Presidenta Bachelet.

Junto con lo anterior, la Mandataria aseguró que “lo que corresponde, nuevamente, es ser responsable. Es decir, disminuir el nivel del endeudamiento de Chile”, que ya llega a casi 24% del PIB y que incluso le costó al país la baja en su clasificación de riesgo.

En esa línea, añadió que “seguiremos cumpliendo la regla de reducir en un 0,25% el déficit estructural. De esta manera, cuidamos la credibilidad de nuestro país, y contribuimos a que el sector privado tenga acceso al financiamiento en condiciones ventajosas”.

Bachelet también reafirmó que las prioridades del Presupuesto serán nuevamente Educación y Salud. Sobre el primer punto, dijo que “en 2018 garantizaremos a los estudiantes del 60% de las familias más vulnerables la gratuidad en su educación superior”. Y respecto a Salud, aseguró que “en 2018 tendremos 20 hospitales construidos, dejaremos 29 en etapa de construcción o licitación y dejaremos en etapa de estudio y diseño otros 18”.

“Nuestra economía ha comenzado a transitar por una senda de franca recuperación.

”Hemos podido superar el momento más complejo. Y lo superamos gracias a mejores condiciones en la economía mundial, a la solidez de nuestras instituciones y a que hemos hecho bien la pega”.

REACCIONES POLÍTICAS C 2 Fondos libres llegan a unos US$ 460 mills.

“Cumpliremos, como corresponde, con la tradición republicana de dejar una importante bolsa de recursos disponibles, más de $296 mil millones, para la nueva administración”, afirmó anoche la Mandataria. La cifra equivale US$ 464 millones al tipo de cambio actual.

Para la economista de Libertad y Desarrollo, Carolina Grunwald, dicho monto correspondería a la provisión de distribución suplementaria que tradicionalmente dejan los gobiernos a los siguientes. Y a ello se debe sumar una facultad de reasignación (ver infografía). “Los recursos parecen acordes con lo razonable, y es de esperar que con la facultad de reasignación se superen los US$ 600 millones”, dijo la economista.

El primer gobierno de Bachelet dejó en total US$ 450 millones a Piñera, y este, a su vez, dejó un total de US$ 600 millones a la actual administración.

Principales ejes del mensaje presidencial

“FRANCA RECUPERACIÓN”: “Nuestra economía ha comenzado a transitar por una senda de franca recuperación. Las señales son claras: lo vemos en el repunte del empleo asalariado y de las remuneraciones de los trabajadores, en el renovado interés de los inversionistas, en el alza sostenida de la confianza de consumidores y empresarios respecto al futuro del país, y en el fuerte incremento de la bolsa que hemos visto estos últimos meses”.

“Las proyecciones económicas son alentadoras: en 2018 podríamos crecer el doble de lo que crecimos en 2017”.

DÉFICIT: “Lo que corresponde, nuevamente, es ser responsables. Es decir, disminuir el nivel del endeudamiento de Chile. Por eso, seguiremos cumpliendo la regla de reducir en un 0,25% el déficit estructural”.

GASTO PÚBLICO: “No vamos a sacrificar el gasto. De ninguna manera; Chile tiene muchas necesidades. Pero debemos actuar ante este nuevo escenario con la misma responsabilidad de siempre. Por eso, el Presupuesto 2018 contempla un aumento de 3,9% en el gasto público”.

INVERSIÓN PÚBLICA: “El Presupuesto mantendrá una importante inversión pública, especialmente en áreas estratégicas o que se complementan con la inversión privada y la impulsan, como por ejemplo, en grandes obras públicas, proyectos de concesiones o en obras de vialidad”.

EDUCACIÓN: “En 2018 garantizaremos a los estudiantes del 60% de las familias más vulnerables la gratuidad en su educación superior. Eso significa que más de 380 mil estudiantes accederán a estudios sin costo alguno”.

“Además, estarán los recursos necesarios para llevar adelante la Ley de Inclusión. En particular, el fin del copago, que avanza a buen paso y con lo cual el 2018 serán 2 millones 800 mil los estudiantes que no tendrán que pagar, es decir, el 85,5% de quienes asisten a establecimientos financiados por el Estado”.

“Y hemos asegurado los recursos para cumplir nuestra promesa de generar 70 mil nuevos cupos en educación parvularia, de manera de equiparar oportunidades entre nuestros niños y niñas desde el inicio, como tiene que ser”.

SALUD: “También seguiremos haciendo un gran esfuerzo por mejorar la atención en Salud. Se continuará con nuestro ambicioso plan de infraestructura, que hemos ido cumpliendo progresivamente. Tal como comprometimos, en 2018 tendremos 20 hospitales construidos, dejaremos 29 en etapa de construcción o licitación y dejaremos en etapa de estudio y diseño otros 18 hospitales”.

SENAME: “Vamos a aumentar en un 24% las subvenciones. En otras palabras, llegaremos al máximo que nos permite la ley, mientras no tengamos los nuevos servicios que estamos creando con el proyecto de ley que ya fue enviado al Congreso”.

RECURSOS DISPONIBLES PARA EL PRÓXIMO GOBIERNO: “Cumpliremos, como corresponde, con la tradición republicana de dejar una importante bolsa de recursos disponibles -más de $296 mil millones- para la nueva administración”.

Empresarios consideran elevado el incremento del gasto y lo califican como “arriesgado”

El empresariado reaccionó con sorpresa ante el anuncio de la Presidenta Bachelet de aumentar el gasto público para 2018 en 3,9%.

Según algunos parlamentarios oficialistas, el ministro de Hacienda se había comprometido con un incremento del gasto de 3% y ese fue el número que quedó en la cabeza de los empresarios.

Ricardo Ariztía , presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), afirma que con este incremento anunciado por la Mandataria “se está poniendo en riesgo nuevamente la estabilidad económica que nos había anunciado el ministro, que dijo que no iba a superar el gasto sobre el 3%. Considero lamentable que se haya salido de los márgenes que habían proyectado”. El dirigente gremial advierte que después de este anuncio “va a seguir la discusión para seguir aumentándolo (el gasto público) en el Parlamento y eso es una actitud tremendamente irresponsable ante el equilibrio fiscal”.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Manuel Melero , afirma que “la Presidenta trazó un gasto público mayor al que se estimaba, que era un 3%”. Resalta que si bien está de acuerdo con Bachelet acerca de que Chile crecerá más en 2018, duda de que sea al doble que lo que se logre este año. “Hubiese preferido un anuncio más prudente en esta materia. Me parece riesgoso que la Presidenta haya sido tan audaz en sus estimaciones de crecimiento. Es peligroso, porque con un déficit público de 25% del PIB, equivocarnos en el incremento del gasto sería muy arriesgado”, sostiene Melero.

En tanto, el presidente de la Bolsa de Comercio, Juan Andrés Camus , destaca que “son conocidas las consecuencias de la expansión del gasto público por encima de los ingresos en cualquier parte del mundo. Son claras las razones de la caída de la clasificación de riesgo de nuestro país. Una deuda mayor deteriora nuestra condición de riesgo crediticio. Es fácil endeudarse y difícil pagar las cuentas”.

En la misma línea, Alfonso Swett , socio y director ejecutivo de la firma de retail Forus y consejero de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), subraya que “los problemas de hoy en Chile no se resolverán gastando más, sino que gastando bien, con creatividad y responsabilidad. Este último punto es importantísimo en un contexto donde se ha elevado el endeudamiento y se ha deteriorado la situación fiscal en los últimos años. El incremento del 3,9% es muy elevado”.

Economistas: expansión del gasto supera la proyección de crecimiento del país de 3%

La expansión de 3,9% en el gasto público prevista en el Presupuesto 2018 supera la proyección de crecimiento económico que se prevé para el próximo año y la opinión preliminar de economistas, a la espera de mayores antecedentes que entregará hoy Hacienda, varía entre quienes lo consideran “agresivo”, “razonable” y “responsable, aunque por encima de lo que hubiese correspondido”.

Para Patricio Rojas , de Rojas & Asociados, el incremento del gasto está en el límite superior de lo que puede esperarse para una economía que el próximo año va a crecer en torno a 3% y levemente por encima de lo que hubiese correspondido para que el déficit estructural se hubiese reducido con alguna mayor fuerza. “Sin embargo, frente a las expectativas que había de que el incremento del gasto podría llegar incluso a 5%, la cifra de 3,9% está en la línea de un Presupuesto responsable”, dijo Rojas. Este año, el gasto crecerá entre 4% y 4,5% y un número entre 3% y 3,5% era lo razonable de esperar para 2018, señaló.

“Un aumento del gasto de 3,9% es bastante alto dado que la economía en los últimos cuatro años ha tenido un crecimiento promedio de 1,6% y además porque le han bajado su clasificación de riesgo por el aumento en el nivel de deuda, dado que llevamos cinco años continuos de déficit fiscal”, advirtió Ángel Cabrera , socio de la consultora Forecast. Desde una perspectiva macroeconómica su comentario es que “es un Presupuesto agresivo” , aunque hace ver que faltan conocer detalles sobre los ingresos y parámetros que fueron utilizados para ver cuál es el déficit fiscal que arrojaría. “Con un crecimiento de 3,9%, aún con supuestos optimistas de crecimiento y de precio del cobre, estamos hablando seguramente de un déficit fiscal de 2,5% del PIB o más”, agregó. Una expansión prudente del gasto público, en su opinión, habría sido entre 2,5% y 3%.

Al académico de la Universidad Santo Tomás, Alejandro Puente , la expansión prevista del gasto le parece “razonable”, en el sentido de que no hay incrementos como los de años anteriores que han estado muy por encima de la expansión del PIB. Probablemente, los nuevos supuestos de cálculo considerarán un aumento en el precio del cobre y un crecimiento del PIB en torno a 3% y una inflación también de 3%, indicó. En función de esos parámetros, añadió que habrá que ver cómo se financia este Presupuesto, pero el 3,9% de aumento del gasto no le parece en principio expansivo y tampoco restrictivo. Sí espera que permita una trayectoria de ir cerrando la brecha del déficit estructural.


Fuente: El Mercurio