Abogados del sector analizan las dificultades y desafíos de la nueva normativa:
Definir servicios mínimos ha sido la mayor traba en los seis meses de la reforma laboral
02.10.2017

Especialistas afirman que será tarea del próximo gobierno cambiar aspectos que no estén totalmente claros en la ley, como el modo en que operan los grupos negociadores.  


Han pasado seis meses desde que la reforma laboral entró en vigencia y a pesar de que cientos de empresas se han tenido que enfrentar a la nueva normativa, aún hay incertidumbre sobre algunos aspectos como la calificación de los servicios mínimos en caso de huelga, la judicialización y la forma en que operan los grupos negociadores.

Ante ello, abogados especialistas en materia laboral coincidieron en que la mayor traba que ha tenido la ley desde que comenzó a regir el 1 de abril de este año ha sido la definición de servicios mínimos y equipos de emergencia en caso de huelga.

Marcelo Albornoz, abogado laboral y ex director del Trabajo, comentó que la figura de los servicios mínimos ha tenido un funcionamiento zigzagueante porque la Dirección del Trabajo (DT) ha cambiado de criterio y no ha considerado adecuadamente los informes de los organismos reguladores. “Con el tiempo, creo que los más óptimo es tener calificaciones sectoriales y no por empresas, ya que eso garantiza certeza para las partes, la ausencia de tratos discriminatorios y, además, bajaría la presión sobre la Dirección del Trabajo y la sobrecarga de funciones. Jurídicamente hay espacio para ello sin necesidad de cambio legal”, señaló Albornoz.

Otro aspecto que ha dado que hablar es la judicialización, sobre todo para los casos en que las partes no quedan conformes con la calificación de servicios mínimos luego de haber apelado a la Dirección del Trabajo. Michell Laurie, abogado laboral de PwC, afirmó que tras el peregrinar por los servicios mínimos, las empresas “han tenido que recurrir a tribunales y no les ha ido bien, ya que los tribunales no se han querido meter en algunas materias que no están claras en la ley”.

El ex subsecretario del Trabajo y abogado en materia laboral Fernando Arab destacó la alta tasa de sindicalización que ha traído la reforma -que ha subido más de 5% en estos meses-, pero reconoció que entre las dificultades se encuentra la calificación de los servicios mínimos. Arab explicó que de aquí en adelante uno de los desafíos que tendrá la normativa será “lograr mayor certeza jurídica respecto de varios puntos de la reforma, como el procedimiento con que negociarán los grupos negociadores, o si es judicialmente reclamable la calificación de servicios mínimos que efectúa la DT”.

Cambios a la ley en el próximo gobierno

En miras de la elección presidencial de noviembre, Marcelo Albornoz, manifestó que la próxima administración debiera tener en cuenta modificar aspectos que no quedaron claros en la normativa, como es el caso del funcionamiento de los grupos negociadores y establecer la plena competencia de los Tribunales del Trabajo para conocer reclamaciones por servicios mínimos.

Para Michell Laurie, de PwC, una de las prioridades es que se envíe un proyecto de ley donde se den certezas respecto de los convenios colectivos para que al menos se les permita a las empresas negociar por esta vía.

14
dictámenes que fueron comprometidos con la promulgación de la ley laboral emitió la DT. Además, hubo otros 27 textos aclaratorios.

252
ha sido el total de ingresos de requerimientos a la DT por la calificación de servicios mínimos en caso de huelga. De ellos, 178 procedimientos han sido terminados.

“Las discusiones sobre grupos negociadores y servicios mínimos han sido de los puntos más conflictivos”.

FERNANDO ARAB

EX SUBSECRETARIO DE TRABAJO

“En servicios mínimos ha habido una enorme sobrecarga para la Dirección del Trabajo”.

MARCELO ALBORNOZ

EX DIRECTOR DEL TRABAJO

“En los servicios mínimos, las empresas han tenido que recurrir a tribunales y no les ha ido bien”.

MICHELL LAURIE

ABOGADO LABORAL DE PWC

Fiorenza Gattavara 


Fuente: El Mercurio