Afiliados de Cruz Blanca tendrán el mayor reajuste:
Planes de isapres subirán entre 4% y 9,9% real este año y alza afectará a 1,6 millones de usuarios
01.04.2017

Aseguradoras dijeron que detrás de esto hay razones de envejecimiento , aumento de los costos médicos y crecimiento del gasto en licencias.  


A partir de este lunes comenzarán a llegar las cartas de adecuación de precios que envían una vez al año las isapres que deciden reajustar sus planes para el período julio 2017-junio 2018.

El superintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, anunció que los planes base de isapres este año -considerando a todas las aseguradoras abiertas y cerradas del sistema- exhibirán un alza promedio de 3,8% real, cifra superior a la media observada en los últimos 11 años (de 3,6%).

Tal como lo adelantó “El Mercurio”, tres isapres abiertas -Consalud, Colmena y Cruz Blanca- anunciaron reajustes que van entre 4,1% y 9,9%. Lo anterior implica que 1,1 millones de cotizantes verán alza en sus planes y 1,6 millones de chilenos (entre cotizantes y cargas) se verán impactados en sus planes de salud.

En tanto, de las cerradas, solo Fusat tomó la determinación de reajustar sus tarifas.

Los usuarios de Cruz Blanca son los que tendrán las mayores alzas, de entre 5,3% y 9,9% real. En tanto, Colmena aumentará sus planes en 6,7% y los clientes de Consalud deberán pagar entre un 4,1% y 7,7% más este año (ver infografía).

Por el contrario, Banmédica, Vida Tres, Óptima y Masvida decidieron no subir tarifas.

El superintendente de Salud aseguró que hay varias isapres que por varios años consecutivos no han anunciado alzas de precios y, con eso, “plantean o demuestran que es posible que esta industria funcione incluso con utilidades, sin afectar a sus propios beneficiarios”.

Sin embargo, las isapres señalaron que los aumentos buscan asegurar la sostenibilidad del servicio. Cruz Blanca sostuvo que ante la realidad de un alza de los costos médicos por el envejecimiento, “se hace necesario revisar los valores anualmente y, en este caso, reajustar los precios base de los planes”. Añadieron que, además, se ha observado una alta siniestralidad durante 2016 en esa aseguradora, que llegó a 97%.

Desde Consalud coincidieron con la razón de un aumento de los costos de salud, sumado a un crecimiento en el Subsidio de Incapacidad Laboral (SIL) y un envejecimiento de su cartera. “Nuestro objetivo es asegurar la sostenibilidad del servicio que entregamos”, manifestó el gerente general de la isapre, Marcelo Dutilh.

La visión desde Colmena es similar y aseguran que esto está acentuado por el complejo escenario que vive la industria, “con una creciente judicialización y falta de voluntad política para generar una nueva regulación que termine con la incertidumbre”.

Masvida ya ha pagado $15 mil millones a prestadores

El plan de normalización de pagos que estableció el interventor de Masvida, Robert Rivas, con los prestadores de la isapre, para ponerse al día con las deudas que mantiene la aseguradora con ellos, está dando frutos. El superintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, aseguró ayer que ya se han pagado compromisos pendientes por $15 mil millones a prestadores, lo que ha permitido restablecer convenios que permanecían con problemas. Así, se han reactivado las prestaciones con la red de Bupa y Red Clínicas Regionales, entre otras. En la Clínica Santa María se están atendiendo a beneficiarios del plan preferente y a todos los pacientes GES, mientras que en la Clínica Alemana se está estableciendo un plan de pagos para continuar con las atenciones.

M. Paz Infante y M. Jesús Coloma 


Fuente: El Mercurio