Quince gremios regionales rechazan la reforma laboral
01.08.2015

Por primera vez, los representantes gremiales fuera de Santiago emiten una declaración pública. De Arica a Punta Arenas esperan que en el Congreso se hagan ajustes a la iniciativa.


A sólo dos días del cónclave de la Nueva Mayoría para definir las prioridades programáticas, 15 gremios regionales de la Sofofa golpearon la mesa.

En un hecho inédito, Asinda; AII; AIA; Corproa; Cidere; Asiva; Cipran; Asicent; CPCC; Asimca; CCIV; Multigremial de la provincia de Osorno; Corporación Multigremial de Aysén y CPC Magallanes, emitieron una declaración en la que rechazan puntos del proyecto  de reforma laboral que está en el Senado.

Los gremios precisan que si bien entienden la necesidad de modernizar la legislación laboral en Chile y hacer de ésta un elemento que contribuya a la creación y mantención de más y mejores trabajos, advierten que la iniciativa “no se hace cargo de las reales necesidades del país en esta materia y representan un real menoscabo a las libertades individuales de todos los trabajadores”. 

Así, desde Arica a Magallanes rechazaron la prohibición absoluta de reemplazar trabajadores durante una huelga. A su juicio, en muchos casos esto significaría dejar en manos de un grupo el futuro y la sostenibilidad de las operaciones de una empresa. Además, agregaron, la paralización absoluta de una firma puede generar daños irreparables.

Otros temas que cuestionaron son la titularidad sindical; la prohibición de los trabajadores de volver a sus puestos de trabajo cuando lo deseen una vez iniciada la huelga; la definición de los servicios mínimos por parte de los sindicatos y la restricción a la extensión de beneficios. “Son medidas que atentan contra las libertades individuales de los trabajadores y restringen las atribuciones administrativas del empleador sobre su empresa”, afirmaron.

A juicio de los líderes regionales tales medidas “más que modernizar las relaciones laborales, muestran una intención por instaurar mecanismos de sindicalización forzosa en las empresas, al dar mayores derechos a los trabajadores sindicalizados por sobre aquellos que, libremente, no han querido afiliarse a un organismo”. Por ello, instaron al gobierno y parlamentarios a legislar en nombre de todos los chilenos.

“Es de esperar que los senadores acojan las propuestas de la Sofofa, que nos representan plenamente, porque están pensadas en el bienestar de los trabajadores y las empresas”, dijo Hernán Celis, presidente de la CPCC. 

Para Daniel Mas, de  Cidere, “estamos de acuerdo en que el diagnóstico que se hizo para la construcción de la reforma laboral fue incorrecto”.

Mientras, Eladio Muñoz, de Aysén manifestó:  “Nos deja tremendamente preocupados el escenario en que nos encontramos con todas las propuestas de reformas, ya que estas iniciativas no se ajustan a la realidad ni a la cultura nacional”.


Fuente: La Tercera