Los cuestionamientos al régimen laboral que realizaron ministros Muñoz y Cerda
30.07.2015

Fue una actividad que organizó la Corte Suprema y se denominó “Los derechos fundamentales y la Eficacia Directa en el derecho laboral nacional: la experiencia italiana y chilena”. Uno de los invitados era el profesor de la Universidad de Bolonia, Italia, Andrea Lassandari, además de académicos y representantes de sectores sindicales.



MINISTRO SERGIO MUÑOZ: EL DERECHO LLEGA TARDE EN EL RESPETO AL DERECHO A LA SINDICALIZACIÓN Y NEGOCIACIÓN COLECTIVA

El presidente de la Corte Suprema, expuso en el encuentro, partiendo por hacer un comentario acerca del denominado “Plan Laboral” de la década de los setenta, indicado que es “política reformadora de la institucionalidad del trabajo diseñada e implementada en pleno gobierno militar, condicionó la discusión en torno a las posteriores propuestas reformistas presentadas durante la democracia y el debate de estos meses tiene su origen y explicación en las medidas de corte neoliberal que entraron a regir 35 años atrás”.



Un punto que abordó fue el referido al derecho a la huelga, indicado que “a pesar de ser la huelga un derecho fundamental reconocido constitucionalmente, la regulación chilena limita su ejercicio solo al proceso de negociación colectiva reglado; permite, además, el reemplazo de trabajadores en huelga y favorece la desvinculación individual de estos”, aludiendo asimismo, a una demanda por práctica antisindical interpuesta por la Inspección del Trabajo y que llegó a conocimiento del máximo tribunal, precisando que  “Bien podría decirse que en este caso el derecho ha llegado tarde. Por más que la denunciada sea sancionada, y de hecho lo será, con el mayor rigor que nuestro sistema permite, se trata en este caso sólo de sanciones pecuniarias. Multas que la denunciada probablemente pagará gustosa desde que ha conseguido un objetivo mucho más trascendente para sus intereses. Ya no tendrá que lidiar con sindicato alguno. No habrá asociación de trabajadores que cuestione, que critique, que exija, que busque mejores condiciones laborales, más dignas y justas. El sindicato ha muerto y solo falta la extensión del certificado de defunción. Y el Derecho no pudo hacer nada”.



El Presidente de la Corte Suprema, agregó que “Con una negociación colectiva limitada y excesivamente reglamentada, con un derecho de huelga prácticamente inexistente, la oferta de participación democrática que se les hace a los trabajadores de un sindicato como el que ha sido desarticulado por la denunciada, y con excesiva facilidad, es un canto de sirenas que se recibe con entusiasmo cuando se formula, pero que solo puede llevar al naufragio de las esperanzas que estos trabajadores tenían en orden a ser considerados como partes legítimas del diálogo social que tanto nos gusta como sociedad sacar a colación, pero que lamentablemente estamos lejos de hacer realidad. Los sindicatos debieran buscar el equilibrio de fuerzas y el pleno respeto a la libertad sindical instando a los poderes políticos a reformular nuestro sistema de relaciones colectivas del trabajo y no insistir en acciones procesales que demuestran ser completamente inoperantes en situaciones como las analizadas”.

Ministro Carlos Cerda

MINISTRO CARLOS CERDA: SIN SEGURIDAD LABORAL NO EXISTE DEMOCRACIA

Otro expositor del evento fue el ministro Carlos Cerda, quien señaló que la temática laboral “no es un tema de reformas políticas, es un tema de cultura democrática, que no haya seguridad para los trabajadores desde el punto de vista jurídico es simplemente un jaque a la república democrática y que el derecho laboral es un derecho fundamental en este país”.



Añadió que “Los capitalistas están agrupados por actividad, pesca, minería, construcción, agricultura, a través de cúpulas empresariales de alcance nacional, que les permiten tener una voz para que la consecuencia pueda ser mucho más eficaz que lo que ocurre con el trabajador en una reforma que pretende reivindicarle parte de su poder. Dicen que la reforma va destinada a darles poder a unos dirigentes sindicales, que en el fondo lo que van a hacer es entorpecer la productividad y el crecimiento económico”.



El ministro Cerda precisó, asimismo, que “el derecho del trabajo no lo hemos podido cambiar y que hay sectores de la sociedad para quienes cualquier cosa tendiente a reforzar el derecho laboral es per se odiosa, persecutora, el empresario, el empleador, es el dueño prácticamente, es el organizador, el director, el tutela lo que aquí pasa”.



Fuente: Poder Judicial


Fuente: Diario Judicial