Reunión de anoche terminó sin acuerdo:
Gobierno y sector público siguen sin acercar posiciones por reajuste
27.09.2016

Mientras Hacienda propone una cifra de 2,9%, los trabajadores del Estado piden un incremento de 7,5%.  


La cuarta reunión por el reajuste sostuvieron ayer la Mesa del Sector Público (MSP) -conformada por 15 gremios- y el Gobierno, y otra vez el encuentro terminó sin avances y sin acuerdo.

El encuentro fue liderado por el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, junto al subsecretario del Trabajo, Francisco Díaz, y terminó sin nuevas propuestas y con avance nulo respecto de otros encuentros.

Es decir, Hacienda sigue ofreciendo un 2,9% de reajuste, lo que es considerado por los trabajadores del sector público como una cifra “mezquina”, dado que ellos piden un 7,5%.

La ministra del Trabajo nuevamente no asistió a la reunión, tal como la semana pasada.

“Hemos tenido una nula respuesta de parte del Ejecutivo y, por lo tanto, hemos congelado el debate que se ha desarrollado hasta el día de hoy”, afirmó al término del encuentro la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, quien acompaña a los trabajadores del sector público.

Sin embargo, agregó que esperan tener una nueva reunión antes del próximo viernes, cuando debe ingresar al Congreso el proyecto de ley de presupuestos para 2017.

Bajas expectativas

Antes de llegar a Teatinos 120, la Mesa del Sector Público sostuvo una reunión interna, en la sede de la CUT, para decidir si valía la pena moverse de su propuesta inicial, de 7,5% de reajuste. Para algunos gremios, como la Confusam, ello no convendría, dado que Hacienda no se moverá mayormente de su cifra original. “Sabemos ya que cualquier movimiento será absolutamente marginal”, dice Esteban Maturana, presidente de la Confusam. Para Maturana, la propuesta debe ser “nosotros bajamos lo que Hacienda suba”.

Distintos gremios están apostando a la paralización a la que la MSP llamó para este jueves -lo que fue reiterado ayer- como forma de presión. Ello, a la espera de que Hacienda cambie su postura de cara a la discusión presupuestaria y el envío del reajuste al Congreso, que generalmente se aprueba en noviembre, dado que empieza a regir en diciembre.

De hecho, una nueva reunión con el Gobierno solo se agendaría después de las movilizaciones de esta semana.


Fuente: El Mercurio