Secretario general de la OCDE, Ángel Gurría:
"Las reformas que se están implementando en Chile son de enorme importancia"
01.11.2014

Afirmó que Chile “tiene prestigio en materia de calidad de gobierno desde hace muchos años. Y tiene una plataforma de servidores públicos y principios básicos en cuanto al orden en finanzas públicas”.  


Un importante apoyo da el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, a las reformas estructurales que está impulsando el Gobierno en Chile. Afirma, por ejemplo, que estas no implican riesgos para la economía y que es normal que en el sector empresarial haya incertidumbre por el cambio tributario.

No obstante, al analizar la reforma laboral, plantea que tanto la contratación como el despido de trabajadores debería tener costos más bajos.

¿Qué evaluación hace del país a 9 meses de haber cambiado de gobierno?

“Es un año muy importante para Chile, un nuevo Gobierno siempre es motivo de cambios de enfoque, cambios de acento y también porque cada uno de los líderes políticos que llegan a encabezar el Gobierno tienen una visión, una plataforma, una filosofía determinada y se empieza por legislar, porque hay que hacer una serie de cambios normativos, regulatorios”.

¿Cuáles serían esos cambios?

“Chile es un país que precisamente hizo todo el trabajo de preparación para la entrada a la OCDE en el primer gobierno de Michelle Bachelet. Ahora está con muchos de los mismos problemas que tenemos todos los países, con una economía mundial que no termina de salir de la mediocridad y de un crecimiento bastante plano en las grandes economías. América Latina siempre fue de las zonas de crecimiento más interesantes, pero ahora en países como Brasil o México -que crecían de manera muy dinámica- han bajado sus niveles de crecimiento. En el caso de Brasil su economía, que es la más grande de la región, ha estado muy flaca, incluso con una contracción. Esperamos que luego del proceso electoral las cosas se vean más claras hacia delante”.

El Financial Times señaló a Chile como el país que encarna la “nueva mediocridad”....

En primer lugar no comparto, y en segundo lugar si uno se maneja por lo que dice algún periódico, me parece una muy mala forma de dirigir los asuntos públicos; los periódicos dicen cosas todos los días. Lo importante es tener una visión clara de para dónde van las cosas.

¿Qué opina de las políticas públicas de Chile?

“Chile fue aceptado en la OCDE por sus buenas políticas públicas y porque había un supuesto correcto de que la OCDE se iba a beneficiar por tener un socio como Chile, que tenía buenas prácticas. Como dijo la señora Bachelet en una frase que siempre tenemos presente: ‘Este no es el club de los países ricos, es el club de las mejores prácticas’. Lo que sabemos es que mientras más se practiquen políticas públicas que han dado mejores resultados, las cosas irán mejor, y en eso estamos. Chile es un país que tiene un prestigio en materia de su calidad de gobierno desde hace muchos años, que no está vinculado a una ideología, tiene una plataforma de servidores públicos y principios básicos en cuanto a orden en finanzas públicas, un Banco Central totalmente autónomo y buenas políticas públicas en materias importantes como la fiscal, educativa. La cuestión es ir actualizando y orientando esas políticas, mejorándolas, modernizándolas de acuerdo a las necesidades.

¿Considera riesgoso que el Gobierno haya impulsado tantas reformas estructurales en poco tiempo?

“Las reformas no dan resultados inmediatos, toman tiempo. Inclusive cuando están muy bien diseñadas en cuanto al espíritu y la forma, toman tiempo. Pero no es peligroso, todo lo contrario, lo peligroso es no hacer cambios. Ahora, no quiere decir que todos los cambios vayan a provocar el mismo tipo de consecuencias, en cuanto a que todo se refleje en el crecimiento. Las reformas que se están implementando en Chile son temas de enorme consecuencia, de enorme importancia, y no hacer las reformas es el mayor riesgo. Porque el mundo entero está en eso. La reforma se explica por escasez de recursos y muchas necesidades”.

En la reforma laboral, ¿qué opina sobre el fortalecimiento de los sindicatos y la titularidad sindical?

“El problema tiene que ver con un esquema laboral moderno y competitivo, en todas partes se están moviendo hacia allá. Francia e Italia han hecho reformas recientemente, las cuales tienen por objeto hacer más flexible el mercado laboral, y que sea más barato contratar y también despedir en caso de que sea necesario. Todo esto tiene como propósito hacer una economía más flexible y más moderna. Y también tiene como propósito abrir el apetito de los empresarios para que contraten más y creen más empleos. Si uno tiene muchas rigideces y se vuelve muy caro despedir a alguien, los empresarios no contratan. Si les resulta demasiado oneroso, demasiado difícil, si tienen que pasar por problemas legales, no contratan”.

¿Deberían modificarse las indemnización por despido?

“No se trata de abaratar el despido como un objetivo que lo único que haga sea afectar las prestaciones al derecho de los trabajadores. Se trata de generar más empleo, de eliminar aquellos aspectos que están afectando el apetito y también se trata de que haya un esquema laboral que sea más competitivo con lo que están haciendo los demás países.

Tiempo atrás usted mencionó que estar cambiando de sistema a cada rato genera incertidumbre. Y de hecho, el empresariado chileno, a raíz de la reforma tributaria, acusó un incremento de la incertidumbre. ¿Cómo considera que el Gobierno manejó ese debate?

“Nosotros no damos consejos, lo que hacemos es poner a disposición de los países lo que están haciendo los demás en esos temas. Normalmente, en estas cosas siempre hay alguien que lo ha hecho antes. Los países creen que son tremendamente originales, pero la verdad es que no lo son tanto (risas). Hay muchas cosas en las que se parecen y, por lo tanto, se puede aprovechar la experiencia de los demás.

Por otro lado, el sector privado, sobre todo cuando hay cambios en la política fiscal y cuando el país trata de poder fortalecer los ingresos fiscales, siempre se queja de que hay incertidumbre o inestabilidad hasta el momento en que termina el proceso. Efectivamente hay un proceso de debates de temas hasta que se fijen las normas y las leyes, a partir de ahí todos saben cuál es el nuevo contexto y se va para delante.

Lo que necesitan los países son los ingresos mínimos que les permitan desempeñar los mandatos que les ha dado el electorado, y tienen que tener los recursos para llevarlo a cabo. No conozco a ningún país del mundo en que el sector privado no se queje cuando el gobierno está tratando de tener más ingresos fiscales. Hay que ver qué tan claro, qué tan progresivo y qué tan competitivo es el esquema fiscal, y, finalmente, si es que le está generando suficientes ingresos al país. Porque cada país es diferente.

“(Chile) está con muchos de los mismos problemas que tenemos todos los países, con una economía mundial que no termina de salir de la mediocridad”.

“No conozco a ningún país del mundo en que el sector privado no se queje cuando el gobierno está tratando de tener más ingresos fiscales”.

“Si uno tiene muchas rigideces y se vuelve muy caro despedir a alguien, los empresarios no contratan”.

SOBRE LA REFORMA LABORAL, ÁNGEL GURRÍA AFIRMA QUE LOS PAÍSES DEBEN BUSCAR UN MERCADO LABORAL MÁS MODERNO Y FLEXIBLE.

Por Pablo Rossi Bove 
Fuente: El Mercurio