Pedro Araya: "Preveo que la reforma laboral va a terminar en el TC"
18.12.2015

El parlamentario también cree que no se cumplirá con el plazo fijado para despachar el proyecto laboral del Congreso.


Junto a sus colegas de la Nueva Mayoría de la comisión de Constitución del Senado, el independiente e integrante del comité DC, Pedro Araya, espera reunirse pronto con el titular de la Segpres para plantear su inquietud por la falta de definiciones de fondo en el proceso constituyente que se ha iniciado.

Pero su preocupación va más allá y también alcanza a la reforma laboral.

¿Cuáles son las aprensiones en torno al Consejo Ciudadano de Observadores?
- Los reparos no tienen que ver con las personas que fueron nominadas, creemos que lo que ha hecho la Presidenta es un gesto de audacia porque representa, al final del día, parte importante de la diversidad chilena. La preocupación que tenemos los senadores de la comisión de Constitución es que no existe claridad respecto de cuáles van a ser las atribuciones y metodología de trabajo del consejo. Si se ha iniciado el proceso constituyente, no bastan hoy los titulares, necesitamos definiciones de fondo, porque la certeza para llevar de buena forma un proceso constitucional pasa por tener definiciones. No puede ocurrir que tengamos nominado al consejo con una serie de titulares, pero no sepamos el fondo de la discusión.

¿Cuál sería ese fondo?
- Justamente, es lo que queremos saber. Cuál será el rol del consejo, si se van a constituir en las regiones, van a validar los procesos o van a tener una visión más global.

¿Cree que el Congreso debiese tener mayor incidencia en este debate?
- Desde el minuto que la Presidenta optó por la vía institucional, cualquier modificación a la Constitución, sea la fórmula que se adopte, va a pasar necesariamente por el Congreso, éste o el próximo. Entonces, lo que se ha pedido es que en alguna medida lo que tiene que haber hoy es que el Congreso pueda participar. De hecho, en su minuto a la Presidenta se le ofreció que la Biblioteca del Congreso, que es un organismo altamente técnico, pudiera participar en este proceso con la disposición de los profesionales que tiene.

Entonces, ¿la ruta que fijó la Presidenta no es suficiente?
- Ese cronograma lo que hace es el anuncio del proceso constitucional, pero no define en lo que va a consistir cada proceso. Por ejemplo, hay dudas de la ciudadanía y preguntan cómo se van a constituir estos cabildos ciudadanos, quién los va a convocar, quiénes participan, cómo se toman los acuerdos, todos son temas que hoy debieran estar definidos para poder llevar un proceso constitucional que no esté objetado por la opinión pública, una vez que concluya.

“El gobierno debe tener cuidado”

¿Cómo evalúa la gestión del gobierno, las encuestas muestran un muy bajo apoyo?
- Las encuestas son fotografías del momento. Hay un tema que venimos repitiendo desde hace bastante rato y que refleja que la ciudadanía todavía no logra entender la dimensión de las reformas que ha propuesto la Presidenta. Entonces, lo que se le ha pedido al gobierno es ser más proactivo en la difusión de las reformas y en cómo se comunican para que la gente pueda entender en qué estamos. Lo otro, es que efectivamente el gobierno debe tener una mayor coordinación en temas sensibles, porque todos sabíamos que el tema de la glosa de la gratuidad iba a ser complejo, que iba a ser discutido y que iba a terminar en el Tribunal Constitucional, con un fallo que generaba un manto de incertidumbre respecto de lo que iba a ocurrir.

¿Se equivocó el gobierno no haber previsto lo que podía pasar?
- No hablaría de un error, pero dada la historia institucional que tenemos era obvio que la Alianza iba a terminar en el Tribunal Constitucional y dada la composición uno podía prever cuál iba a ser el fallo, que es lo mismo que probablemente va a ocurrir en la reforma laboral. En razón de eso, el gobierno debe tener un mayor cuidado respecto de cómo se plantean los temas en el Congreso para evitar, al final del día, que el tema de la constitucionalidad se esté cayendo en el tribunal.

¿Y cómo ve la discusión que ese proyecto genera en la NM?
- Para nadie es un misterio que al interior de la NM existe un debate de cuánto se avanza en la consagración de los derechos colectivos del trabajo, donde los tres temas centrales son: huelga efectiva, titularidad sindical y extensión de beneficios. Esperamos que el gobierno lo zanje de forma tal de poder avanzar en lo que se comprometió en el programa de gobierno.

¿En esta ocasión, usted está más de acuerdo con lo planteado por representantes del PS que los mismos senadores de la DC?
- Más que lo que han planteado los dirigentes del Partido Socialista, tiene que ver con lo que ha planteado el mundo del trabajo desde hace mucho tiempo y que es contar con una legislación laboral adecuada, que efectivamente entregue herramientas para una negociación colectiva eficaz, porque la que tenemos hoy en la práctica es inutilizable por los trabajadores. Son posturas históricas de los trabajadores, que además se han prometido durante las últimas campañas presidenciales.

¿En esta reforma se va a alinear con la bancada de senadores de la DC?
- Le hemos dicho -junto a la senadora Carolina Goic- a la bancada de senadores de la DC y al gobierno que vamos a apoyar la idea original del proyecto. Lo que nos interesa es que se apruebe una negociación colectiva efectiva, sin reemplazo. Y no que empecemos a desvirtuar a través de algunos subterfugios el reemplazo interno o que se creen conceptos como los puestos de trabajo, que al final del día van a terminar desvirtuando lo que es la negociación colectiva.

En este cuadro, ¿cómo ve la gestión del comité político de La Moneda?
- El comité político ha ido de menos a más. Creo que todavía le falta afinar la puntería en determinados temas y de tener una sintonía más fina con lo que está pasando en el Congreso y con la ciudadanía. Eso lleva a que muchas veces, se produzcan estas diferencias de criterio con el Congreso y se generen estos problemas. El caso concreto es lo que ha pasado con la reforma laboral, que el gobierno habiéndose fijado un timming, éste probablemente no se va cumplir producto de la discusión que se generó en el Congreso.

¿Cree que la reforma laboral no se podrá despachar del Congreso de aquí al 31 de enero?
- Hay temas bastante complejos que no sabemos si se van a resolver antes del 31 de enero y que son el corazón de la reforma. El gobierno se ha autoexigido algunos plazos en temas que son sensibles y que no son de fácil resolución. Son temas que van a generar mucha discusión. El Senado va a querer tomarse su tiempo y, probablemente la Cámara también, si el Senado introduce modificaciones respecto de lo que ella hizo.

A lo que se agrega, como ya dijo, que es posible que la reforma laboral también termine en el TC…
- Preveo que va a terminar en el Tribunal Constitucional y puedo prever que, dependiendo de lo que ocurra en el Senado, probablemente vamos a terminar con varias normas declaradas inconstitucionales.

Por Angela Chávez M. 


Fuente: DF