Mercado laboral resiste desaceleración gracias a los cuenta propia y menos horas de trabajo
01.04.2016

En la minería, manufactura y sector público se destruyeron empleos. Gobierno afirmó que “por suerte el mercado laboral está funcionando muy bien”.


En las horas trabajadas, en la creación de empleo por cuenta propia y asalariado, en el trabajo parcial involuntario y en la desocupación femenina. En todas esas variables se puede constatar que el mercado laboral resiste aún el bajo crecimiento económico, pero no con la misma fuerza que el año pasado.

La tasa de desempleo del trimestre diciembre-febrero se ubicó en 5,9%, lo que representa un aumento de una décima respecto del trimestre anterior y una caída de 0,2 puntos porcentuales en doce meses, según informó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

La cifra, que se explica por el aumento de los ocupados (1,8%) por sobre la fuerza de trabajo (1,6%), permanece en un nivel bajo desde el punto de vista histórico.

Sin embargo, según advierten economistas, hay indicadores que evidencian un deterioro paulatino del mercado del trabajo.

Uno de ellos es el aumento del empleo por cuenta propia, que aporta más que el trabajo asalariado en la creación neta de trabajos. En el último trimestre, el también denominado “trabajo precario” aumentó un 6% en doce meses, equivalente a 92.470 plazas laborales, mientras que el “trabajo con contrato” subió un leve 1,3% anual, que se tradujo en 75.550 empleos. Hace un año, el trabajo asalariado crecía al 2% y el cuenta propia se contraía 1,9%.

El segundo indicador es el empleo a tiempo parcial involuntario, es decir, la gente que trabaja menos de lo que quisiera, que subió 5,4%. Hace doce meses, este fenómeno retrocedía en 10,7%. “Estos son dos indicadores de que el empleo que se crea es de menor calidad”, sostuvo el economista jefe de Banco Itaú Chile, Miguel Ricaurte.

Las jornadas son, según el economista David Bravo, un tercer elemento que se ha deteriorado. Comparado con igual trimestre del año pasado, el promedio de horas trabajadas a la semana de los ocupados cayó desde 36,88 a 36,80. En el caso de los asalariados, la disminución fue de 37,50 a 37,38 horas cada siete días.

Otro factor que explica el retroceso del desempleo en términos anuales es el dinamismo de la construcción, por los proyectos inmobiliarios que se beneficiarán con la exención del pago de IVA. Este sector ha asumido la posta dejada por el empleo público, que ha comenzado a “perder fuerza”, según comentó BBVA Research.

Eso sí, “sectores formales de altos ingresos, como la minería, la manufactura y la administración pública, siguen destruyendo empleos”, advirtió Ricaurte, de Itaú.

Desde el gobierno, el ministro de Hacienda sostuvo que “si alguien quiere ver el vaso medio vacío, lo verá medio vacío”. Rodrigo Valdés señaló que el mercado laboral, “para su sorpresa”, ha resistido bien la desaceleración y expresó que “por suerte tenemos un mercado del trabajo que está funcionando”.

MASA SALARIAL RATIFICA ESTANCAMIENTO Y CAEN INGRESOS EN DÓLARES

por Sebastián Valdenegro

Más allá de la tasa de desempleo nacional, hay ciertos signos de deterioro en el mercado del trabajo. Uno de ellos es la masa salarial, que mide ingresos por remuneraciones percibidos por el total de los trabajadores, la cual avanzó apenas 3% en enero, casi la mitad del promedio de la última década: 5,6%.
Según un informe de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), ello revela que el indicador ha seguido “debilitándose”. Durante el último cuarto del año pasado, el indicador avanzó 2,8%, en un contexto en que se expandía a tasas de 3,4% en la primera parte del ejercicio pasado.


”Los recientes antecedentes de Cuentas Nacionales del Banco Central dieron cuenta de la sostenida pérdida de fuerza en el consumo de bienes y servicios de los hogares en 2015, que derivó en un estado de semi estancamiento hacia el último cuarto del año pasado que no se observaba desde la crisis de 2008”, detalló la CCS.

Asimismo, el informe plantea que hay factores estructurales explicando la debilidad de la cifra. “La profundización del deterioro de la masa salarial durante los últimos meses se relaciona en primer lugar con un componente puramente más estructural, que es el menor crecimiento potencial de la economía y la menor capacidad de generación de empleos”, consigna el escrito.

Al incorporar el impacto de la apreciación del dólar, el estancamiento se ratifica o, incluso, empeora: los ingresos laborales medidos en dólares se contrajeron 6,8% en el primer mes del año, prolongando así la caída de 4,9% observada en 2015 y la merma de 4,8% de 2014.

“El efecto de esta pérdida de poder adquisitivo medido en términos de divisas ha afectado específicamente el consumo de bienes durables, aunque sorprendentemente lo ha hecho de forma relativamente moderada”, recalca el informe.

La CCS prevé que la masa salarial crecerá 2,9% este año, versus el 3,2% del año pasado.

Por Narayan V. Caviedes


Fuente: DF