Nuevos Negocios:
Tres caminos para emprender con éxito
03.07.2016

Es difícil, pero se puede sobrevivir al valle de la muerte donde perece la mayoría de los esfuerzos. El emprendedor dinámico tiene experiencia laboral, redes de trabajo, educación, y visión de oportunidades.  


Más allá de la suerte de los startupsEl emprendimiento genera empleo, desarrollo, innovación, y un sinfín de beneficios directos e indirectos. ¿Correcto? Pues no necesariamente. Es un hecho medible: los publicitados startups son empresas creadas principalmente para el autoempleo, con pocas probabilidades de sobrevivir al valle de la muerte (Scott Shane, Small Business Economics; 2009).

Investigadores reconocidos en emprendimiento como Paul Reynolds y Zoltan Acs indican que, en promedio, solo uno de 40 startups empleará más de nueve personas en diez años. Estos datos no deberían desalentar al emprendedor dinámico. Aquel con experiencia laboral, redes de trabajo, educación y visión de oportunidades.

Estos emprendedores suelen transitar uno (o la combinación) de los tres caminos detallados a continuación: el emprendedor exportador, el social y el primer franquiciado.Exportar, perseguir objetivos sociales o ser el primer franquiciadoOrientar los esfuerzos hacia la exportación, a los objetivos sociales o arriesgarse con una muy bien evaluada primera franquicia son opciones con buen pronóstico. A saber:

1.

EL EMPRENDEDOR “EXPORTADOR”

Un estudio publicado recientemente en la revista científica “International Entrepreneurship and Management Journal” señala que los emprendedores con mayores expectativas de crecimiento (medidos en número de empleados) son aquellos que simultáneamente están orientados a la exportación, tienen más años de estudios universitarios, y fueron motivados por la oportunidad. El estudio de Antonio Lecuna, profesor de este curso, utiliza más de 100.000 encuestas del Global Entrepreneurship Monitor para 19 países en América Latina.

De los resultados del estudio, no es de extrañar que los emprendimientos más exitosos estén motivados por la oportunidad en lugar de la necesidad, o que el emprendedor con mayor educación tiene mayores probabilidades de sobrevivir el valle de la muerte y adaptarse a los nuevos desafíos. Lo que sí es asombroso es que la orientación a la exportación resultó ser la competencia más significativa del emprendedor exitoso; en comparación con otras competencias relevantes tales como la autoeficacia, las redes de trabajo (networking), la tolerancia al riesgo o la orientación a la innovación.

Exportar desde Chile ofrece una serie de ventajas. Por un lado, las relaciones comerciales de nuestro país con la mayoría de los países del mundo son excelentes. Estas relaciones están cimentadas en tratados de libre comercio con los Estados Unidos (2004) y China (2006), acuerdos de asociación económica con la Unión Europea (2003) y Japón (2007), y hasta como miembro asociado del Mercosur (1996) y la CAN (2006), para nombrar solo algunos.

Afortunadamente para los exportadores (no así para los importadores), el peso chileno muestra una tendencia irreversible a la devaluación. Las causas son diversas y abarcan desde la incertidumbre político-económica del país y los relativos bajos precios del cobre hasta las similares tasas de interés con respecto a los países de la OCDE. En otras palabras, el capital extranjero prefiere invertir su liquidez fuera Chile, en donde recibe retornos similares a cambio de menores riesgos.

El dilema monetario chileno es que no se pueden incrementar las tasas de interés para atraer capital extranjero, ya que generaría presiones inflacionarias difíciles de controlar para un gobierno con tendencia a incrementar el gasto. En resumidas cuentas, en el corto y mediano plazo, para un chileno común de la calle, exportar es estar en ventaja en términos de precio, por la devaluación del peso.

¿CÓMO EXPORTAR?

Todas las personas naturales o jurídicas que tengan RUT e iniciación de actividades ante el Servicio de Impuestos Internos pueden exportar. Antes incluso de pensar en qué vender en el exterior, es aconsejable verificar en las oficinas de ProChile (www.prochile.cl), los países en el extranjero que ofrezcan mayores beneficios arancelarios para comercializar el producto.

Luego de definir el destino del producto (mejor si la competencia interna es débil y si la externa ofrece un producto de menor calidad), el siguiente paso es contactarse con los compradores/importadores en el extranjero.

Una buena gestión de venta conlleva una estrategia específica de márketing que dependerá de cada caso en particular. Pero en términos generales y prácticos, es necesario incentivar al comprador con crecientes ganancias potenciales. Siempre es aconsejable remitir muestras gratuitas de los productos y/o servicios que se oferten.

BUROCRACIA INTERNA Y EXTERNA

Primero se debe contratar a un agente de aduana, quién está licenciado y habilitado para prestar servicios a terceros como gestor aduanero en el despacho de mercancías. El agente de aduana realiza todos los trámites de documentación presentada ante el Servicio de Aduanas. El costo, aunque esté bastante estandarizado, suele variar dependiendo de ciertos factores como el volumen.

Es más económico, por ejemplo, contratar un container completo que medio container, o utilizar flete marítimo en lugar de aéreo. En casos de que el valor FOB de las mercancías sea de hasta US$2.000 o su equivalente en otras monedas, se debe considerar la posibilidad de hacer los envíos vía courier o postal.

Adicionalmente, los productos que se exportan deben cumplir con ciertos documentos requeridos por los países importadores. Según la naturaleza del producto, estos requisitos incluyen las certificaciones emitidas por instituciones fiscalizadoras tales como SAG, ISP, Seremi de Salud y Sernapesca. La página web del Portal de Comercio Exterior (www.portalcomercioexterior.cl) ofrece una guía práctica de los requisitos exigidos en los países de destino.

2.

EL EMPRENDEDOR SOCIAL

El segundo camino para emprender con éxito va más allá del simplista modelo de negocio basado en las utilidades económicas. El emprendedor social nace de la necesidad de dar solución a los problemas socioambientales.

Estas empresas se distinguen de las tradicionales porque son negocios con objetivos sociales cuyos excedentes se reinvierten principalmente en el negocio o en la comunidad, en lugar de ser impulsado por la necesidad de maximizar beneficios para los accionistas y propietarios.

El emprendimiento social desafía la concepción tradicional de empresa, pues considera el cambio social y ambiental como su objetivo de negocio, y los resultados financieros como el medio para alcanzar dichos objetivos, no como su objetivo principal.

Otro estudio del mismo autor para el período 2004-2009 en 54 países, publicado en la revista Journal of Technology Management and Innovation, dice que el emprendimiento social tiene el potencial de generar empleo, desarrollo, innovación y otro sinfín de beneficios directos e indirectos, incluyendo la reducción de las desigualdades: “En lugar de incentivar el típico startup, una herramienta para combatir las desigualdades es fomentar el emprendimiento social con alto potencial de crecimiento y generador real de empleo... Una política pública acertada es ‘pensar’ como un inversionista de capital de riesgo y concentrarse en emprendedores extraordinarios con fines sociales”.

3.

EL PRIMER FRANQUICIADO

Toda red de franquicias tuvo a su primer franquiciado. El típico emprendedor primer franquiciado tiene una visión innovadora y un perfil de riesgo relativamente mayor. El primer franquiciado es, por lo general, un auténtico emprendedor dinámico.

Convertirse en primer franquiciado no es sencillo. Primero hay que establecer el sistema de operaciones que se pretende franquiciar. Luego se debe abrir un segundo establecimiento prestando particular énfasis en afinar la estrategia de márketing y en reforzar a la relación con los proveedores. Paralelamente, se deben documentar todos los procesos y procedimientos. Y al final, es necesario contratar los servicios de una consultora especializada en la estructuración de franquicias.

DESPUÉS DEL PRIMER FRANQUICIADO

Del éxito del primer franquiciado depende toda la red. Pero no todos tenemos las posibilidades (principalmente económicas) para ser primer franquiciado. Los emprendedores que conforman la masa crítica de emprender con franquicias son aquellos que compran sucursales de franquicias.

Seleccionar, sin embargo, la franquicia adecuada es una tarea titánica. Se necesita analizar la empresa franquiciada, el producto o servicio, el área de mercado (comercial, industrial, distribución, y servicio), el contrato y el soporte del franquiciante. Afortunadamente, existe una amplia variedad de franquicias operando en el siglo XXI a nivel mundial, lo cual abre un abanico importante de oportunidades.


Fuente: El Mercurio