Pensiones: la negociación pendiente que dejó Valdés y que zanjará Eyzaguirre
04.09.2017

Antes de irse de Teatinos 120, Valdés fue advertido de que no estarían los votos de la DC para aprobar el Consejo de Ahorro Colectivo. Se empezaron a evaluar cambios, pero Eyzaguirre aseguró que su prioridad ahora estará en el texto legal del 5%.


“Dónde hacer los mayores esfuerzos para avanzar? Posiblemente, en el 5%”, fue el guiño que realizó ayer el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, respecto de la discusión de la reforma previsional que crea el nuevo sistema de ahorro colectivo.

Sus declaraciones a El Mercurio, que se suman a la señal de pausa en este debate que dio el pasado jueves cuando asumió, surgen despúes que su antecesor Rodrigo Valdés hiciera de esta reforma una de sus últimas batallas estando en el gabinete.

La iniciativa que fue separada en tres proyectos de ley que ingresaron a trámite legislativo el pasado 14 de agosto, fue tratada con especial prioridad por parte de Valdés, especialmente la parte del alza de los cinco puntos porcentuales (pp) en la cotización y la creación del Consejo de Ahorro Colectivo (CAC) que gestionará el nuevo ahorro. Ambos textos hasta ahora se mantienen con urgencia en la Cámara de Diputados.

Sin embargo, en este proceso el economista PPD empezó a enfrentar dificultades desde el llamado “fuego amigo”: la Democracia Cristiana (DC). Los parlamentarios de dicha colectividad Fuad Chahín y Pablo Lorenzini, apoyados por el presidente (s) Matías Walker, le advirtieron hace unos días sus reparos a la orgánica del CAC, observaciones que de no ser acogidas, dijeron, llevarían a parte importante de la bancada a no dar sus votos al proyecto que requiere un quórum de 79 diputados y 24 senadores por ser una reforma constitucional.

“Así como está el proyecto no va a tener los votos en la sala, por tanto, si este proyecto no se aprueba todo el resto se cae porque no tiene sentido no tener la institución donde se van a manejar las platas. Este es el primer tema que hay que ver y después dar paso a los otros”, señaló Lorenzini.

Las observaciones planteadas a Hacienda por la bancada de la falange apuntaban a la no dedicación exclusiva de los consejeros del CAC, su bajo salario y la falta de control de otras instituciones del Estado. “Valdés nos habló de que esto iba a ser tipo Banco Central, donde sus consejeros tienen dedicación exclusiva, sin embargo en el Consejo de Ahorro Colectivo van a poder realizar otros trabajos. No estamos dispuestos a entregar el ahorro de los chilenos a un grupo que puede darse el lujo de trabajar una vez a la semana y por un sueldo no acorde al nivel de mercado, eso es riesgoso”, advirtió Lorenzini.

Chahín, en tanto, enfatizó que el ente que administrará la nueva cotización del 5% “es vital” para la implementación de la reforma, por lo que “hay que asegurar su independencia” y mecanismos de control.

En la Comisión de Constitución de la Cámara, donde se analiza este proyecto, también se expuso que sería innecesario que el CAC tenga rango constitucional, requiriéndose sólo una reforma legal de quórum simple para su creación.

Los reparos de la DC llevaron a Hacienda en los tiempos de Valdés a evaluar ajustes al estratégico proyecto, tanto en su estructura de composición y funcionamiento como en la opción de ajustar su creación a una ley orgánica que requiere un quórum menor de 72 diputados y 22 senadores para su despacho.

Los equipos técnicos de Teatinos 120 y del Ministerio del Trabajo habían sostenido ya varias conversaciones en esa línea. No obstante, con la salida de Valdés, esos cambios ahora deberán ser visados por su sucesor Nicolás Eyzaguirre.

¿Retiro urgencia? El mismo día de su traslado a Hacienda Eyzaguirre dio una señal de pausa en la tramitación de la reforma previsional.

Haciendo eco de ello, el diputado Patricio Melero (UDI) espera que se le quite la urgencia a la iniciativa, “más aún cuando los protagonistas que van a llevar adelante la reforma tienen que conocer en profundidad lo que el ministro de Hacienda anterior hizo”. Tucapel Jiménez del PPD se mostró contrario a esa idea: “si pretende ponerle freno, no creo que sea lo correcto, este es uno de los proyectos de ley que va a quedar en el recuerdo de lo que fue el mandato de la Presidenta Michelle Bachelet”.


Fuente: Pulso