Trimestre mayo-julio:
Tasa de desempleo baja a 6,9% y ocupación sigue impulsada por empleo de cuenta propia
01.09.2017

El trabajo independiente aumentó 3,5% y el asalariado un 1,6%, con un incremento de los contratos indefinidos en actividades del comercio, enseñanza y de salud.  


La tasa de desocupación a nivel nacional alcanzó un promedio de 6,9% en el trimestre móvil mayo-julio, 0,2 puntos porcentuales menos que en igual trimestre del año anterior, con un crecimiento del empleo que sigue siendo impulsado por los trabajadores por cuenta propia y con un incremento menor en el empleo asalariado.

La ocupación registró un aumento de 2,2%, superando la expansión de 1,9% en la fuerza de trabajo. En doce meses se generaron 174.900 puestos de trabajo en términos netos. Los principales aportes provinieron de actividades de atención de la salud humana, con 45.540 puestos de trabajo; administración pública, con 34.250, y enseñanza, con 31.130. La mayor destrucción de empleos en el mismo período se dio en las actividades de construcción (-24.110) y de los hogares como empleadores (-14.980).

Por categoría en la ocupación, el empleo asalariado creció 1,6% y aportó 90.150 nuevos puestos de trabajo. El incremento se explicó por el aumento de contratos indefinidos en sectores como comercio, enseñanza y actividades de salud.

En los trabajadores por cuenta propia, el aumento fue de 3,5%, con 60.950 nuevos empleos. En tanto, el trabajo en personal de servicio doméstico cayó 5%, lo que implica una reducción de 15.670 plazas de trabajo.

“Son cifras de luces y sombras”, opina Alejandra Marinovic, profesora de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI). Argumenta que si bien hay una baja marginal en la tasa de desempleo, no se trata de una tendencia, y un elemento que le preocupa es que la ocupación crezca más por los trabajadores por cuenta propia, que es un empleo de menor calidad, sin protección social.

Marinovic también advierte que si bien aumenta el empleo asalariado, en el último tiempo está llegando a una meseta, lo que hace temer que haya llegado a un tope. “Yo esperaría a que sigamos con volatilidad en las cifras, porque los sectores han tenido desempeños muy dispares”, observa Marinovic. La actividad minera ha estado bajo una fuerte contracción. Son los servicios los que han estado empujando el crecimiento de la economía, y eso tiene implicancias para el empleo, agrega.

Lo que se requiere para una disminución del desempleo es que la recuperación llegue a todos los sectores, y eso no se observa. El crecimiento dispar de los sectores se refleja en las cifras de desempleo, advierte.

De acuerdo al análisis económico de Itaú, es el empleo público, junto con el empleo no asalariado, los que continúan impulsando el aumento de la ocupación. “El crecimiento del empleo asalariado privado contribuyó solo con 0,2 puntos porcentuales al crecimiento del empleo total de 2,2%, mientras que el sector público tiene una contribución de 0,9 puntos porcentuales”, señala el informe.

El documento sostiene, además, que la dinámica del mercado laboral refleja una economía letárgica, con un mínimo de creación de empleo asalariado privado. Itaú proyecta un desempleo promedio de 7% en 2017, frente a un 6,5% de 2016.

En mayo-julio, respecto a igual trimestre del año anterior, el desempleo aumentó en siete regiones, disminuyó en otras siete y se mantuvo en La Araucanía. Antofagasta presenta la mayor tasa de desocupación, con 8,4%, seguida por Biobío, con 8,3%; Coquimbo, 7,8%; Valparaíso, 7,7%, y Atacama y O’Higgins, con 7,4%. Los niveles más bajos de desempleo corresponden a Magallanes, con 1,3%; Aysén, con 2,6%; Los Lagos, 4,5%, y Los Ríos 4,8%. En la Región Metropolitana llega a 6,7%.

Contratos

El porcentaje de asalariados con contrato indefinido subió en doce meses desde 71,9 a 72,7%. 

LINA CASTAÑEDA 


Fuente: El Mercurio