Hábitos de la gente más feliz de la oficina
05.01.2015

¿Quiere cambiar su actitud dentro de la oficina? Todo empieza con sus acciones, no existe otra forma de lograrlo.


Sonría cuando entre por la puerta y la gente sabrá que está listo para hacer las cosas. Mire hacia el suelo desconsolado esperando una aburrida reunión en la mañana y la gente sabrá que estará escondido en su puesto todo el día. 



A veces, sus expresiones faciales, actividades de menor importancia, y los hábitos de su rutina en todo el día pueden comunicar su estado de ánimo. Y estos hábitos hacen más que simplemente “revelar” su estado de ánimo a los demás; pueden determinarlo.



La mejor manera de cambiar su actitud, experimentar más alegría en su vida laboral, y difundir un poco de esa felicidad alrededor de la oficina, es crear hábitos que fomenten un cambio de estado de ánimo. Intente alguna de estas actividades para mejorar su día en la oficina:



Hable con alguien antes de revisar su correo


Este es un hábito fácil de romper. La mayoría de trabajadores llegan directamente a su puesto, prenden el computador y revisan su correo para empezar a ser “productivos”. Está bien, pero se está olvidando de lo humano, algo que realmente está a su lado en la oficina. Al llegar, deténgase en los pasillos un par de minutos y tenga un contacto humano. Usted se sorprenderá de cómo su estado de ánimo cambia cuando usted no se precipita en el ámbito digital.



Tráigale un café a algún compañero


Un acto de bondad hacia los demás pueden ayudarle a sentirse más alegre. Cuando muestra bondad, está demostrando y animando a los demás para que el ambiente en la oficina sea más amigable. Y quizás, ese compañero pronto le devuelva el favor.



Trabaje muy duro por un tramo y luego disfrute un corto y merecido descanso
Un periodo largo de oficina puede ser deprimente pero si logra concentrar toda su atención en sacar adelante un texto, un proyecto o una idea para luego descansar un rato y despejar su mente, su actitud dentro de la oficina será positiva. Intente ponerse metas para terminar un trabajo intenso en un periodo determinado al culminarlo, parece de su puesto y converse un rato con sus compañeros de algo que no esté relacionado con el trabajo.

Sonría primero y luego si hable


Se puede sorprender con lo que una simple sonrisa puede causar. Y aunque pueda parecerle algo cursi, intente plasmar una sonrisa antes de explicarle sus ideas a su jefe o a sus compañeros en la reunión. Es casi como algo no premeditado pero que a largo plazo reflejará de forma positiva en usted.



Dígale adiós al azúcar


Puede sonar complicado pero consumir toneladas de azúcar en la mañana o a lo largo de su jornada laboral le va a pasar factura en su desempeño dentro de la oficina. Va a consumir su energía y puede llegar sentirse deprimido. Mejor intente consumir frutas, cereal y un buen desayuno para llegar con las pilas recargadas a la empresa.



Mire y comparta algún video chistoso


Vivimos en un mundo viral lleno de tecnología y aunque suene obvio, ver un video chistoso antes de ponerse a trabajar puede relajarlo y hacerle entender que el mundo esta lleno de diversión. Tómese unos minuticos para mirar algún video chistoso que esté siendo viral en la web y compártalo con sus compañeros para que todos se rían.



Agréguele incentivos a su lista de tareas


Este puede funcionar sobretodo en los días donde más trabajo pueda tener. Procure enlistar todas las cosas que deba hacer durante el día pero también agréguele pequeñas recompensas por hacerlas. Por ejemplo si debe actualizar una base datos y es algo que no va a disfrutar, dispóngase a luego ir a la tienda y comprar su “recompensa”. Motivación significa felicidad.



Recuerde que nadie disfruta de una persona amargada en la oficina, intente darle un poco más de vibra a su jornada, comparta con sus compañeros, utilice algunos de estos consejos y seguramente disfrutará su jornada, que de paso se pasará más rápida.


Fuente: Finanzaspersonales.com