Cómo poder formar un equipo de trabajo ganador
05.03.2018

Volver de las vacaciones es difícil, cumplir con las metas y los objetivos fijados puede ser un gran reto para todos, pero para lograrlo lo que se necesita es formar buenos equipos.


La mayoría de los líderes sabe exactamente qué cualidades quiere de sus empleados. Persistencia, proactividad, compromiso con los resultados, capacidad de ir más allá de lo que se pide en los proyectos y habilidad para trabajar en equipo son algunas de las competencias deseadas más comunes. “Muchas veces los jefes saben las capacidades que tienen en su equipo, pero pocos saben cómo desarrollar, mantener o explotar el nivel de motivación que necesitan colaboradores para dar lo mejor de sí”, aclara Karina Pérez, directora de Robert Half en Chile.

A continuación, la ejecutiva especialista en reclutamiento, entrega algunos consejos para sacar lo mejor del equipo de trabajo:

Las personas no se desarrollarán si piensas que no van a cambiar

Cuando juzgamos a un colaborador como irremediablemente desmotivado, desistimos de intentar motivarlo. Es un círculo vicioso.

Comenzar con las mejores intenciones y abandonar con el paso del tiempo

Cuando contratan a un nuevo empleado, los líderes esperan alta motivación y después se frustran al verlo desmotivado. La experiencia subjetiva del colaborador en el trabajo y la forma como él se siente en aquel ambiente sí importan. Siempre.

Convertirse en coach del propio equipo

Las personas desmotivadas deben ser vistas siempre como una posibilidad de convertirse en colaboradores altamente eficientes. En vez de asignarles solamente tareas rutinarias, cambia la manera de abordar el tema y tendrás ganancias sustanciales. Mira a ese empleado como un ser humano y no como un problema. Conociéndolo mejor podrás encargarle labores más desafiantes.

Ver las cosas desde otra perspectiva

Cuando hacemos suposiciones sobre qué creen o valoran los empleados, interpretando su comportamiento según nuestras suposiciones, estamos reduciendo su humanidad y complejidad. Fallamos cuando no vemos a las personas de nuestro equipo como seres humanos completos. Si eso ocurre, los esfuerzos para motivarlos tendrán resultados limitados.

Recuerda el mejor jefe que tuviste

Reflexionar sobre el mejor gerente que has tenido en tu carrera es un excelente punto de partida para conseguir motivar a tu equipo. ¿Cómo te hacía sentir ese jefe? ¿Qué hizo para lograr tu admiración? Trata de recordar algunas estrategias motivacionales utilizadas por él y aplícalas ahora.


Fuente: El Economista America