Tras recomendación de informe de la OCDE para el país:
Eyzaguirre dice que Chile no está preparado para igualar edad de jubilación para mujeres
27.02.2018

El titular de Hacienda alegó razones culturales y la escasa división de las tareas del hogar entre hombres y mujeres como motivos para no implementar dicha medida ahora.  


Una serie de recomendaciones para Chile entregó ayer la OCDE en su informe “Estudios Económicos” que se publica cada dos años para los países miembros de la organización. Entre ellas, la entidad fue enfática respecto a la necesidad de igualar la edad de jubilación entre hombres y mujeres en 65 años (hoy, en 60 para las mujeres).

El ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, puso paños fríos a dicha opción, por lo menos por ahora, alegando razones culturales. “Creo que Chile no está preparado para eso”, sostuvo el jefe de la billetera fiscal luego de la presentación del informe junto al secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en una actividad que sostuvieron ayer en conjunto. Eyzaguirre señaló que esto tiene que ver con la realidad cultural del país. “En Chile la mujer tiene un doble trabajo. En el mercado laboral trabaja de día y tiene un enorme desgaste en la casa y la crianza de los hijos”, dijo, indicando que en otros países de la OCDE los trabajos domésticos son compartidos por hombres y mujeres de forma mucho más elevada que en Chile. “Por lo tanto, mientras no solucionemos el problema del mayor desgaste de la mujer, no nos parece que culturalmente estemos preparados para igualar los años en que hombres y mujeres pueden jubilar”, afirmó. El ministro dijo que en la medida en que la cultura va cambiando y las tareas del hogar se van compartiendo, “eso va posibilitando que se vayan acercando las edades de jubilación”.

Ni la propuesta del proyecto de pensiones de la actual administración ni la del futuro Presidente Sebastián Piñera proponen subir la edad de jubilación. Sin embargo, ambas presentan incentivos de atraso al retiro.

Según el informe de la OCDE para Chile, ampliar la edad de jubilación, especialmente en el caso de las mujeres, podría incrementar el PIB per cápita en un 0,6% tras diez años. Además, afirman que vincular la edad de jubilación y la esperanza de vida también contribuiría a mantener tasas razonables de sustitución por pensiones y mejoraría la sostenibilidad a mediano plazo.

Otras recomendaciones

Entre otras recomendaciones y cuestiones que Chile tiene pendiente, la OCDE indicó que las restricciones en los mercados de bienes y servicios continúan siendo mayores que la de otros países miembros, especialmente en cuanto a la concesión de licencias y de permisos; es decir, poder establecerse para hacer negocios. Agregan que todavía la “tramitología” y las etapas diferentes son más pesadas que en la OCDE.

También mencionaron la necesidad de un crecimiento más inclusivo. “A pesar de los avances recientes, Chile sigue teniendo altos niveles de desigualdad. De acuerdo con nuestras estimaciones, la diferencia de los ingresos del decil más alto y el más bajo en la sociedad chilena es 65% mayor que el promedio de la OCDE”, dijo Gurría. Además, el informe apunta a que Chile tiene que abordar su competitividad internacional, diversificar sus exportaciones e incrementar la productividad.

También, vuelve a hacer hincapié en mejorar las regulaciones del mercado de trabajo y los costos de despido.

Organismo plantea alzas de distintos impuestos

A diferencia de lo que propone el futuro gobierno -que busca bajar el impuesto a las empresas y reintegrar el sistema-, la OCDE recomienda que se siga incrementando la carga tributaria en Chile. “El aumento del gasto social requerirá que se continúe con la reforma del sistema tributario para incrementar los ingresos y mejorar el crecimiento y la equidad en el mediano plazo”, dice el informe.

Plantea que hay que “incrementar aún más los ingresos públicos procedentes de los impuestos ambientales, de los impuestos sobre la propiedad y de los impuestos a la renta de los individuos para aumentar la equidad y estimular el crecimiento”.

El organismo dice que el impuesto a la renta genera una baja proporción de los ingresos totales debido a que la base imponible es muy estrecha.

Secretario general de la OCDE, Ángel Gurría: “La posibilidad de subir o bajar los impuestos depende de la fortaleza fiscal del país”

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, tuvo una intensa agenda de reuniones en su paso por Santiago. Además de reunirse con Nicolás Eyzaguirre, con el canciller Heraldo Muñoz y con otras autoridades económicas de la actual administración, aprovechó de concretar reuniones con el futuro canciller, Roberto Ampuero; el próximo ministro de Hacienda, Felipe Larraín, y el Presidente electo, Sebastián Piñera.

Gurría invitó a Larraín al próximo Foro OCDE 2018, que se realizará en París el 29, 30 y 31 de mayo. “Quiero saber que se unta, porque se ve igualito que hace cinco años. A lo mejor le hace bien la idea de que va a ser ministro otra vez”, bromea Gurría respecto a Larraín.

El gobierno entrante plantea reducir el impuesto a las empresas y reintegrar el sistema tributario. ¿Es contrario eso a las recomendaciones de la OCDE?

“Hay una tendencia mundial de reducir impuesto a las empresas, al trabajo. ¿Cómo se compensa eso? En algunos casos se ha subido el IVA; eso pasó en Japón. Para Chile, la recomendación es aumentar el impuesto al bien raíz, la propiedad inmobiliaria, y también aumentar el impuesto a las emisiones. Una de las características del sistema fiscal es que tiene que ser progresivo, que los impuestos vayan creciendo conforme va creciendo el ingreso de las personas. En un sistema económico, social y fiscal moderno, lo que tiene que haber es que aquellos que tengan los mayores ingresos contribuyen en mayor medida para que pueda haber los servicios básicos. En el caso de Chile, hay muy poca gente que paga impuesto. Recomendamos que se explore la posibilidad de ampliar la gama”.

“La posibilidad de subir o bajar los impuestos depende de la fortaleza fiscal del país. Si uno puede reducir los impuestos y mantener una posición fiscal equilibrada, razonable, con un déficit modesto en donde el crecimiento de la economía sea mayor que el crecimiento de la deuda, entonces por supuesto se puede decir que hay espacio”.

Ustedes hacen recomendaciones para fortalecer el mercado laboral. Sin embargo, en Chile en los últimos cuatro años ha aumentado el empleo por cuenta propia, y no el asalariado y no tiene previsión social.

“El problema es que el empleo por cuenta propia no tiene que significar o implicar precarización, y además tendría que siempre existir la opción de poder incorporarse a los sistemas de la seguridad social por cuenta propia, cuando se está trabajando bajo esa modalidad. No implica el hecho de que uno esté por su cuenta que esté dejado en la mano de Dios. Tiene que haber acceso, medios y formas que le permitan a una persona que trabajan por cuenta propia tener esas ventajas y esos beneficios”.

Ustedes vuelven a insistir en este informe de los altos costos de despido en Chile. ¿Qué modificaciones recomiendan respecto a las indemnizaciones por años de servicio?

“Lo que se está sugiriendo es que haya una racionalización para que esto sume, y no sean montos excesivos, porque al final, de lo que se trata es de abrir el apetito a las empresas y empresarios para que se creen más empleos. Si el terminar una relación laboral exige una cantidad muy importante de parte del empleador, lo que sucede es que el empleador lo piensa dos veces antes de generar un empleo adicional. Tiene que haber más apetito para la creación de nuevos empleos”.

Mariana Penaforte 


Fuente: El Mercurio