A 27 días de su implementación, que obliga a tener el 1% de sus trabajadores con discapacidad:
Empresas apuran planes para cumplir con Ley de Inclusión, pero llenan cargos de menor renta y aún faltan profesionales
04.03.2018

La normativa -que rige para empresas de 100 o más trabajadores- abriría al menos 25 mil plazas laborales para personas con capacidades diferentes. Pero uno de los problemas detectados es que las personas deben registrarse como tal, un trámite complejo, que debe aprobar la Compin, y donde además hay resistencia de los mismos involucrados a hacerlo.  


Juan M. es el mejor reponedor de un supermercado. Sus productos quedan perfectamente colocados, las distancias entre uno y otro artículo tienen precisión milimétrica y una estética visualmente armónica. Ha sido galardonado varias veces como el mejor colaborador. Él es un autista de alto funcionamiento y forma parte del 1% de trabajadores de empresas chilenas que, a contar del 1 de abril, deben ser parte de la plantilla, en virtud de la Ley de Inclusión.

Esta normativa, aprobada en junio de 2017 y que entra en vigencia en un mes más, busca incluir a todas las personas con discapacidad, independiente del tipo que sea, y también a aquellas que han obtenido pensiones de invalidez, explica la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss. Agrega que las empresas de 100 o más trabajadores deberán contratar y mantener contratado al menos el 1% de las personas con discapacidad, sean asignatarias o no de una pensión de invalidez. Esto también rige para la administración pública. Krauss explica que la ley no hace distingos por sectores productivos, tamaño o presencia regional de las empresas.

Sin embargo, la aplicación de la normativa no ha resultado fácil. Daniel Fernández, presidente de la Fundación Teletón, explica que muchas personas discapacitadas que llevan ya años en el mercado laboral no quieren “registrarse”, como lo exige la ley, ya que perciben que eso es otra forma de discriminación.

Loreto Cornejo, experta en temas de inclusión laboral y ex gerenta de Walmart, detalla que el trámite mismo es complejo, porque para acceder a la credencial del Registro Nacional de Discapacidad tienen que tener un informe médico, otro biomédico funcional, un tercero de la asistente social, otro formulario llamado Ivadec (Instrumento de Valoración de Desempeño en Comunidad), y todo eso llevado a la Compin para que lo revise y entregue la certificación. “Puede ser un caos para empresas grandes, de 50 mil trabajadores, haciendo al mismo tiempo ese trámite”, comenta. Asimismo, explica que si no va acompañado de un cambio cultural y de un trabajo al interior de las empresas, la normativa va a ser difícil de implementar.

Un ejecutivo del sector minero añade que para ellos es complejo el cumplimiento, porque sus operaciones están en zonas alejadas o las actividades implican riesgo físico, como el trabajo en altura. “Solo podemos contratar en áreas de soporte o trabajo de oficina”, señala.

La experta Loreto Cornejo detalla que alrededor del 20% de la población chilena en edad de trabajar tiene alguna discapacidad -visual, auditiva, cognitiva, de movilidad, psíquica, visceral, como personas que deben dializarse, por ejemplo-, y el 5% tiene algún trabajo remunerado.

La experta añade que las medianas empresas no tendrían en general problemas de cumplimiento, porque en una organización de 100 trabajadores basta con un trabajador para cumplir la ley. El desafío, añade, es para las empresas con grandes dotaciones.

Ley abrirá 25 mil nuevos trabajos para personas con discapacidad

La directora ejecutiva de Fundación Descúbreme, Carola Rubia, hace ver que desde que se promulgó la ley ha habido un cambio importante y que más empresas los contactan para trabajar la inclusión y la diversidad en su cultura corporativa. En 2017, 756 compañías contactaron a la organización, gran parte el segundo semestre del año pasado. Y entre enero y febrero de este 2018, ya hay 118 firmas que se han acercado para que les colaboren en la aplicación de la ley.

“En el marco de la Ley de Inclusión, se abrirán 25 mil nuevas oportunidades laborales para personas con discapacidad”, proyecta Carola Rubia. El Gobierno es más optimista y estima que con la normativa se abren 27.500 cupos laborales.

La experta señala que “los cargos de base (de menor calificación) representan el 89% de las funciones desempeñadas por los colaboradores, y el 11% corresponde a los cargos superiores”.

En el caso de Descúbreme, la mayor parte de los trabajadores que se han insertado en el mercado laboral son jóvenes de entre 18 y 29 años (60%). Por sectores, la mayor empleabilidad se da en el comercio y la industria (ver infografía). En cuanto a cargos, el 18% es operario de bodega, el 17% asistente administrativo, el 12% auxiliar de casino, el 7% operador de venta asistida.

Loreto Cornejo hace ver que precisamente ese es un problema: los cargos a los que acceden las personas con discapacidad son de menor remuneración y aparecen pocos profesionales, a menos que su discapacidad provengan de un accidente. Ello se debe a que hasta hace pocos años ni siquiera las universidades tenían este tema como prioritario, señala.

Una excepción en esto es Felipe Bravo, contador y experto tributario que hoy es coordinador operacional de Sodimac Homecenter en Mall Plaza Oeste, en Cerrillos.

“Somos una sociedad que premia la normalización y castiga las diferencias, y eso se traslada a otros aspectos, como el laboral”, explica Cornejo.

Daniel Fernández agrega que esta situación también tiene que ver con la evolución de la sociedad. “Hace décadas atrás, las personas con cualquier discapacidad se quedaban en la casa, no se educaban, no tenían terapias o rehabilitación, y hoy eso ya no ocurre. El paso siguiente es la inclusión laboral y profesional”, reflexiona.

La Sofofa tiene la Red de Empresas Inclusivas (REIN) -creada en conjunto con la Organización Internacional del Trabajo (OIT)-, cuyas compañías integrantes tienen alrededor del 0,6% de su dotación con alguna discapacidad, explica Víctor Dagnino, presidente de la Comisión de Discapacidad del gremio industrial.

El ejecutivo advierte un interés de las empresas por el tema. “Esta ley ha sido un aporte para que el tema sea más visible y haya interés”, señala, al tiempo que hace ver que semanalmente dos empresas se acercan al gremio para que los asesore en inclusión laboral, y a la fecha ya han ayudado a más de 50 compañías.

EL 20% DE LAS PERSONAS mayores de 18 años se encuentra en situación de discapacidad. La ley permitirá habilitar hasta 27.500 cupos laborales, según el Gobierno.

Firmas levantan catastro de trabajadores con discapacidad, y retail es el sector con más empleos bajo esta ley

Retail lidera en empleos

Por rubros, el comercio minorista es el que más empleos genera en Chile. Y es también el que está más avanzado para cumplir con la Ley de Inclusión, señala la experta Loreto Cornejo. Esto se debe a que trabajan este tema desde hace varios años.

En Walmart, hay más de 700 colaboradores en situación de discapacidad y la empresa señala que tienen planes concretos para que este número supere el 2% de la dotación total al 2019, el doble de lo exigido por la ley, señala Mónica Tobar, gerente de Recursos Humanos de Walmart Chile. Claudia Castro, gerenta de Personas de Sodimac, explica que “trabajamos desde hace años para fomentar la diversidad y prevenir cualquier tipo de discriminación, y que como parte de este esfuerzo y desde mucho antes de esta ley, hemos incorporado a 120 personas con distintas situaciones de discapacidad, aunque no todos se encuentran en el Registro Nacional de Discapacidad”.

Agrega que “a nivel de cargos, las personas con situación de discapacidad se distribuyen de manera similar al resto de la dotación de Sodimac y trabajan principalmente en tiendas, en especial como vendedores y cajeros, aunque también como vendedores expertos y anfitriones, entre otros”.

La gerenta de Responsabilidad Social de Falabella, Pamela Lagos, señala que llevan trabajando desde hace siete años y que actualmente tienen en su dotación a 130 personas con discapacidad, “cifra con la que superamos el 1% que exige la ley”. “Con la asesoría de terapeutas ocupacionales y el respaldo de Red Incluye, hemos logrado que dicha dotación esté integrada por hombres y mujeres con discapacidad física, psíquica, auditiva y cognitiva que se desempeñan tanto en nuestra oficina central como en nuestras tiendas”, detalla.

SMU partió trabajando este tema en 2012 y tiene cerca de 250 personas de su fuerza laboral con algún grado de discapacidad. Para implementar la ley, han trabajado hace más de un año con expertos, estudios internos y análisis de los cargos disponibles. La empresa señala que “para nosotros no se trata de cumplir con un porcentaje o cuota, sino que lo que está verdaderamente en juego es la realización profesional de una persona”.

CMPC tiene plan piloto en planta en Buin

En el área industrial, hay casos como el CMPC, que implementó un plan piloto en su filial de envases impresos en Buin. Ahí trabajan los hermanos Nicolás y Luis Seguel, y Bryan Mosqueira, los tres con discapacidad cognitiva; y Rodrigo Muñoz, que tiene síndrome de Down. La compañía de los Matte, en todas sus operaciones en los ocho países donde opera, tiene 130 trabajadores con algún tipo de discapacidad (120 de ellos son hombres y 10 son mujeres).

En Chile, de los cerca de 9 mil empleados de CMPC, 46 presentan dichas condiciones. O sea, solo el 0,5% de la dotación.

Sanitarias levantan catastro de trabajadores con discapacidad

Aguas Andinas está realizando su registro de personas con discapacidad y su meta es superar el 1% de trabajadores con algún grado de discapacidad y además contar con una cultura laboral más inclusiva. En el caso de las empresas sanitarias Esval y Aguas del Valle, controladas por Ontario Teachers Pensions Plan (OTPP), ambas crearon un Consejo de Inclusión Laboral y Accesibilidad, que tiene el objetivo de “coordinar y ejecutar acciones concretas, destinadas a disponibilizar plazas laborales, analizar perfiles de cargo, adecuar y mejorar la infraestructura existente, y crear asociatividad con diversas instituciones para el logro de estas metas”.

SK crea comité de inclusión

Desde hace tres años que Sigdo Koppers, en especial su filial SKBergé, trabaja en la incorporación de trabajadores con discapacidad, y de hecho crearon un Comité de Inclusión Corporativo. La firma cuenta hoy con cerca de 50 personas trabajando, de las cuales el 60% tiene contrato indefinido y el resto realiza prácticas para integrarse laboralmente. En términos generales, las personas que integran la compañía tienen discapacidades motoras, físicas e intelectuales, y trabajan en áreas de logística, mantenimiento y retail . En el caso de la filial SKBergé, cuenta con seis personas con discapacidad contratadas y a ellos se suman 10 jóvenes en práctica.

El alcance de la norma

La ley 21.015 incentiva la inclusión de personas con discapacidad en el mundo laboral e introduce cambios tanto a la ley 20.422 (sobre igualdad de oportunidades de personas con discapacidad) como al Código del Trabajo. Establece que las empresas o servicios del Estado con una dotación anual de 100 o más funcionarios o trabajadores, a lo menos el 1% de la dotación anual deberán ser personas con discapacidad o asignatarias de una pensión de invalidez de cualquier régimen previsional. En el caso de las Fuerzas Armadas, de las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública y de Gendarmería de Chile, la obligación considerará solo a su personal civil. Esta norma se aplica al Congreso Nacional, al Poder Judicial, al Ministerio Público, a la Contraloría General de la República, al Banco Central, entre otros organismos.

Valeria Ibarra 


Fuente: El Mercurio