Poco más de 750 mil personas cumplirán edad para jubilarse:
Pensionados por vejez se duplicarán en los próximos cinco años
05.06.2017

El fuerte envejecimiento de la población que exhiben Chile y otros países de América Latina explica que la tasa de nuevos retirados crezca cada año más rápido. Los expertos plantean que hay que dar incentivos para que las personas atrasen la salida del mercado laboral.  


Un importante desafío para la industria de las AFP acarreará el próximo quinquenio. Esto porque, en cinco años, poco más de 750 mil personas, entre hombres y mujeres, cumplirán el requisito de edad legal para pensionarse, según cifras de la Superintendencia de Pensiones sobre la base de los afiliados del sistema. Lo anterior implicaría duplicar el número de jubilados por vejez, que hoy asciende a alrededor de 800 mil personas, según la Asociación de AFP.

Con ello, en media década más habrá 320.892 hombres que estarán en edad para retirarse, mientras que en el caso de las mujeres ese número ascenderá a 429.919 (ver infografía) .

El gerente general de la Asociación de AFP, Fernando Larraín, aseguró que el aumento en el número de personas en edad de jubilarse responde al envejecimiento de la población. “En los próximos cinco años, la cantidad de personas que se van a haber pensionado por vejez va a crecer a una tasa mucho más rápida de lo que hemos estado acostumbrados a ver, y si eso se extrapola a 10, 15 o 20 años más, va a ser mucho más grande”, sostuvo. El ejecutivo del gremio añadió que esta tendencia no solamente se está viendo en Chile, sino que también se observa en otros países de América Latina. “Acá hay un tema mayor que va más allá de solamente las pensiones. Es cómo nos hacemos cargo de una población que cada vez envejece más”, advirtió. El fenómeno también se relaciona con la baja tasa de natalidad que afecta a Chile. En 2016, por ejemplo, la cifra de nacimientos en el país fue la menor de la última década, con 248 mil niños inscritos formalmente.

Para Larraín, no solo habrá desafíos a nivel país por el sistema de protección que tiene Chile para sus adultos mayores, sino también para la industria de las AFP. “Para las administradoras de fondos de pensiones, el hecho de tener cada vez más gente en proceso de jubilarse pone un desafío y una oportunidad grande respecto de la cercanía que tenemos que tener con nuestros cotizantes, con los afiliados, con los futuros pensionados”. Así, el economista plantea que las AFP deberán ir ajustando los niveles de expectativas y acompañar a las personas en el proceso de la pensión.

Incentivos para postergar el retiro

Una de las grandes discusiones que existe hoy en términos de los ajustes que se deben hacer en el sistema previsional es la conveniencia o no de postergar la edad de jubilación, que hoy está legalmente en 65 años para los hombres y en 60 años para las mujeres. Para ellas, esa realidad, sumado a que tienen mayores expectativas de vida que los hombres -y por ende deben financiar una mayor cantidad de años de pensión-, explica, en parte, los bajos montos de jubilación que reciben.

“Es cierto que el mercado laboral con frecuencia no ofrece alternativas de trabajo atractivas a las personas en edad de jubilar”, plantea el economista de Cieplan y ex ministro José Pablo Arellano, en su paper “Para mejorar las pensiones: aportes al debate”. Sin embargo, el experto afirma que hay que destacar que aun en las condiciones actuales del mercado de trabajo, el 70% de las mujeres que trabaja a los 59 años (un año antes de la edad legal para pensionarse) sigue haciéndolo entre los 61 y los 65 años. En tanto, en el caso de los hombres, el 57% de los que trabajan a los 64 años lo sigue realizando entre los 68 y los 70 años. “La permanencia en el mundo del trabajo se ha ido alargando junto con las mejoras en las condiciones de salud y bienestar de la población mayor, así como la mayor disponibilidad de trabajos de servicios que son más apropiados a las capacidades de la población mayor”, sostiene en el documento.

Para Arellano, una cosa es la edad a la cual se deja de cotizar y se empieza a cobrar la pensión, y otra es la edad a la cual se produce el retiro de la actividad laboral. El cobro de la pensión en la enorme mayoría de los casos es a la edad legal de jubilación y el retiro efectivo ocurre unos años después. “Para mejorar las pensiones es necesario postergar la edad a la cual se empieza a cobrar la pensión”, asegura.

Si bien el Gobierno ha descartado la posibilidad de postergar la edad de jubilación obligatoria, adelantó que en el caso de las mujeres, por medio de la propuesta de reforma previsional, plantearán incentivos para aquellas que decidan atrasar su retiro de manera voluntaria.

Fernando Larraín reconoció que si bien hay personas que por alguna razón no pueden seguir en el mercado laboral, se deben buscar incentivos para que aquellos que tienen las condiciones para atrasar su salida, lo hagan. “Las AFP están dispuestas a no cobrar comisión a aquellos que posterguen su edad de jubilación, tanto a hombres como a mujeres, lo que requiere cambios y se tiene que pronunciar el Gobierno, pero ha habido disponibilidad de parte de la industria”, manifestó.

“Las AFP están dispuestas a no cobrar comisión a aquellos que posterguen su edad de jubilación, tanto a hombres como a mujeres, lo que requiere cambios”.
FERNANDO LARRAÍN
GERENTE GENERAL DE LA ASOCIACIÓN DE AFP

María Paz Infante 


Fuente: El Mercurio