Los trabajadores reconocidos en su quehacer laboral son más productivos y felices
05.09.2016

Alcanzar en el mediano plazo la profesionalización de la fuerza laboral del sector marítimo portuario, reconociendo formalmente las competencias de los trabajadores, independiente de la forma en que hayan sido adquiridas y de si tienen o no un título o grado académico, es un objetivo perseguido por la Cámara Marítima y Portuaria de Chile, plantea Cecilia Alcocer, gerenta de Capital Humano de la organización gremial.   


Para ello, explica, “el gremio mantiene una alianza estratégica con Chile Valora, y a través de esta institucionalidad avanzamos en construir un Catálogo Marítimo y Portuario; y un Marco de Cualificaciones alineado a las necesidades del sector. Además de planes formativos con sus respectivas rutas formativas a las que los trabajadores pueden acceder a través de la evaluación y certificación de competencias laborales, con el proceso de cierre de brechas”.

Todo este trabajo, explica, se sostiene en la idea de que “mejores prácticas operacionales alineadas con estándares de seguridad laboral pueden mejorar sustantivamente el desempeño de la industria y que corresponde a trabajadores y empresarios hacerse cargo de ello para avanzar en sostenibilidad y mejores empleos”.

Cecilia Alcocer detalla que el Catálogo de Competencias Laborales, existe desde el 2013 y que “hoy los estamos actualizando conforme a los avances tecnológicos e incorporando nuevos perfiles, con foco en los puertos graneleros”.

Añade que “hemos visitado terminales graneleros en el norte y en la región del Biobío. El objetivo del levantamiento de un Catálogo es tener definido los estándares ocupacionales del sector sobre el cual se definen las distintas funciones que se realizan en los puertos chilenos. Este catálogo es el insumo para realizar el proceso de evaluación de competencias laborales”.

Reconocer el oficio

En cuanto a los aspectos considerados para certificar las competencias de los trabajadores, Alcocer, ubica “en primer lugar, el reconocimiento del saber hacer de los trabajadores. Los oficios portuarios se aprenden en el trabajo. Esta es la manifestación más pura del grupo objetivo del Sistema Nacional de Competencias Laborales, el valor que las personas reconocen en la certificación, dado que, por distintas circunstancias de la vida, no pudieron acceder a la educación formal”.

Otro tema de interés- señala- es detectar las brechas de competencias, habilidades y conocimientos y orientar los esfuerzos de capacitación de las empresas en los temas operacionales y en particular de seguridad laboral.

Remarca además que “lo interesante de este proceso es que tiene una dimensión de mejora continua, en consecuencia, los perfiles e instrumentos de evaluación son actualizados cada tres años”.

Impacto en las relaciones laborales 

Acerca de si de estos procesos formativos contribuyen a una mejor relación laboral entre la empresa y el trabajador, la ejecutiva plantea que “existe evidencia y estudios de la OCDE que trabajadores reconocidos en su quehacer laboral son trabajadores más productivos, felices, y más participantes de sus familias”.   

En este plano señala que para la Camport “el acento del Sistema Nacional para los próximos cinco años debiera estar focalizado en elevar la productividad laboral de los sectores productivos del país, incentivando el desarrollo de las competencias de los trabajadores, la innovación y mejora continua de los procesos, derivados de los procesos formativos”.

Explica además que Chile ha avanzado en forma significativa en el reconocimiento social de los oficios, Lo que no solo trae como consecuencia mejor productividad, sino que también mejores empleos, movilidad social y mayor empleabilidad. “Factores que en su conjunto son expresiones claras de mayor equidad social”, apunta.

Exitosa iniciativa

A través de este programa se han certificado alrededor de 2.150 trabajadores portuarios en diferentes oficios, como operadores de grúas de alta complejidad, movilizadores, supervisores, capataces, tarjadores. Y hemos trabajado en forma conjunta con los Terminales portuarios desde Arica a Magallanes.

Además, durante su curso la recepción del programa ha sido transversal en el sector respecto a los beneficios que tiene tanto en trabajadores y empleadores, generando mecanismos de diálogo, colaboración y mejoras en los procesos. “La certificación es un tema que tiene en el centro el hacer en los puertos, por tanto, evalúa directamente el puesto de trabajo y en forma indirecta la calidad del proceso, logrando una optimización integral del trabajo”.

Agrega que la certificación de competencias es reciente en Chile, por tanto, perfectible. Y que es necesario “avanzar en evaluar cuantitativamente el impacto que esta tiene en la productividad del trabajo y en la calidad de los empleos”.

Según la ejecutiva, el directorio de la Cámara ha definido como meta anual la certificación del 20% de la fuerza laboral. “Es una meta ambiciosa, pero confiamos que tanto las empresas y los trabajadores pondrán sus mejores esfuerzos en alinear propósitos en materias de profesionalización”.

Cecilia Alcocer, gerenta de Capital Humano de la Cámara Marítimo y Portuaria de Chile


Fuente: Mundo Maritimo