Casi 140 mil de estas personas llevan más de 12 meses buscando empleo:
Cesantes aumentan en 42.500 en un año, y de estos un tercio son profesionales
29.08.2016

Las proyecciones de los economistas apuntan a que el indicador seguiría al alza. Actualmente está en 6,3%, pero los expertos descartan que aumente a dos dígitos en lo que resta del año.  


En el trimestre móvil abril-junio se registraron 543.135 cesantes, 42.551 más que en el mismo período del ejercicio anterior, según un análisis de Clapes UC para “El Mercurio”, sobre la base de los datos del INE. Del 6,9% de desempleo actual, el 0,6% es gente que busca por primera vez trabajo, mientras el 6,3% restante corresponde a los clasificados en este grupo.

Cecilia Cifuentes, investigadora asociada del Centro de Estudios Financieros de la Universidad de los Andes, señala que el crecimiento de la cesantía se mueve en los márgenes esperables: “Es razonable que en un escenario económico de desaceleración se dé esta magnitud de alza, y lo que debería pasar es que siga en esa tendencia”.

De los nuevos cesantes, 29.009 son personas que provienen del sector privado, el doble de los que ejercían un trabajo por cuenta propia (12.124 más).

El crecimiento de este último indicador es el más preocupante para Juan Bravo, asesor senior de Clapes UC. “Han aumentado mucho las personas que optaron por dejar de trabajar por cuenta propia, gente a quien nadie echó. Esto nos anticipa un deterioro laboral, pues la creación de empleo del último tiempo ha sido prácticamente de cuenta propia”, explica.

La proyección del economista es que los 12.124 se incrementen, ya que el exceso de ocupados en cuenta propia provocó una merma en los salarios, lo que impulsaría a muchos a dejar la actividad para enfocarse en la búsqueda de empleo. “Al primer carro que sale a vender jugos a la calle le va muy bien, pero después ingresa el segundo y le quita clientela, y luego el tercero y el cuarto”, ejemplifica Bravo.

Agrega que, según la última encuesta suplementaria de ingresos del INE, dada a conocer a mediados de este mes, los salarios de cuenta propia cayeron 2,2% anual en términos reales. A su juicio, este escenario explicaría por qué la cesantía ha crecido con más fuerza en hombres que en mujeres, pues los primeros tienen menos tolerancia a la reducción de los ingresos.

Cifuentes coincide con esta lectura y añade que no hay tanta cesantía femenina por cuenta propia, pues a las mujeres les acomoda más este formato. “Cuando se ven los índices de remuneraciones por género, en el femenino hay una desaceleración mucho más fuerte, y eso no es porque las empresas les den un menor reajuste, sino porque ellas están cambiando sus empleos más estables por otros más precarios, y se quedan ahí”, dice.

Según Álvaro Vargas, gerente general de Trabajando.com Chile, muchas de las mujeres que pierden el empleo optan por salir de la fuerza laboral, por lo que no quedan en los registros de cesantía, cosa diferente de lo que pasa con los hombres. En su portal, ha habido un alza de 20% en el número de candidatos por aviso, cifra que de aquí a diciembre proyecta que debiera subir un 10%.

El efecto de la cuenta propia también explica la leve reducción en la cantidad de cesantes entre los 15 y 24 años, así como el impulso que se percibe en la agricultura. Mientras, en el rubro del comercio -donde también esta fórmula es ampliamente utilizada- ya se está viendo la presión de trabajadores por concentrarse únicamente en la búsqueda de empleos.

Este sector sumó 24.174 cesantes en un año, para llegar a 117.597 personas en esta condición en el último trimestre móvil, siendo el que acapara más gente. Para Cifuentes, en esta actividad coinciden dos factores que agudizan el problema: “El comercio está siendo muy afectado por la desaceleración del consumo, pero además se está dando un cambio estructural en el empleo, por la incorporación de tecnologías, proceso que significa la reducción en el número de vendedores”.

De los 42.551 cesantes nuevos de los últimos 12 meses, el 32% son profesionales. Álvaro Vargas coincide en que este grupo es el que se ha visto más afectado. “Donde las ofertas no han dejado de aparecer es en el mercado técnico superior”, agrega.

Para Juan Bravo, la alta cesantía ilustrada se basa en un problema estructural: “Hay muchos profesionales en carreras que nadie quiere, mientras que técnicos son bastante menos. Cuando viene la desaceleración, los primeros que se ven afectados son donde hay en más abundancia y son menos demandados”.

Vargas acota que quienes tienen formación universitaria están tardando más en hallar un empleo: “No es poco común ver a estos trabajadores demorando más de seis meses en encontrar un puesto”. Según Clapes UC, hay 138.242 cesantes que llevan más de 12 meses buscando.

Indicador podría llegar al 7,5%

El 83% del total de cesantes eran asalariados del sector privado, es decir, 450.941 personas. En orden de importancia, le siguen aquellos que antes eran asalariados del sector público, con 36.541.

“El sector privado responde a la situación económica. Si se estuviera despidiendo a gente del sector público, la razón podría no estar ligada al crecimiento”, explica Juan Bravo. Proyecta que el empleo estatal crecerá en los próximos meses: “Cuando el desempleo supera la tasa promedio en los últimos cinco años, se puede activar la contratación de empleo de emergencia, cláusula que se cumplió”.

De todas formas, las proyecciones del economista son que la cesantía mantenga la tendencia al alza, y en los próximos dos trimestres móviles (hasta agosto) bordee el 7,5%. Cecilia Cifuentes tampoco cree que los niveles se acerquen a los dos dígitos hacia fines de año. “Va a haber una tendencia a aumentar, pero no hay recesión; de alguna manera la economía está lenta pero sigue funcionado”, concluye.

María de los Ángeles Pattillo 


Fuente: El Mercurio