Gonzalo Torres rechaza cuestionamientos de Marisa Navarrete:
Ex subdirector jurídico del SII responde a críticas por su actuar frente a primeros antecedentes del caso "Fraude al FUT"
05.05.2015

Veinticinco años trabajó en el Servicio de Impuestos Internos (SII). Gonzalo Torres partió como procurador y abogado en el organismo fiscalizador, pero fue escalando. Su primera jefatura fue en la Oficina Fiscalía Antifacturas Falsas y de ahí lideró varias áreas, hasta convertirse en subdirector jurídico, cargo al que llegó en mayo de 2013 -cuando Alejandro Burr era director del organismo- y que dejó en marzo de 2014, tras el arribo de Michel Jorratt.

Torres había recién asumido como subdirector jurídico cuando la subdirección de contraloría interna del SII inició un sumario a un grupo de funcionarios, debido a una sospecha de devoluciones fraudulentas que involucraban a trabajadores del SII.

En esta entrevista, Torres descarta de plano que él haya obstruido el proceso de investigación, como lo señaló en entrevista con “El Mercurio” la ex jefa de la oficina de litigación del SII, Marisa Navarrete, al señalar que su decisión de ir directamente a la oficina del fiscal Carlos Gajardo para denunciar el delito de cohecho había radicado en que Torres no había considerado los resultados de su investigación a funcionarios del SII, que dieron origen al caso “Fraude al FUT”, que hoy ha derivado en los casos Penta y SQM.

Torres dice que, por el contrario, fue él quien aconsejó a Navarrete ir a denunciar esta situación.

“Hice todo lo que estaba a mi alcance. Le dije a Marisa Navarrete que fuera a la contraloría interna, luego en agosto de 2013 presenté una denuncia por delitos tributarios y cohecho, y finalmente entregamos voluntariamente los computadores de varios funcionarios a la fiscalía”, relata Torres.

¿Cuando usted dejó la Subdirección Jurídica había atisbos ya de pagos irregulares a campañas políticas a través de facturas ideológicamente falsas?

“Yo dejé el SII en marzo de 2014 y a esas alturas aún no había ningún antecedente en esa dirección. Solo se trataba de funcionarios y contribuyentes involucrados en declaraciones fraudulentas y se estaban recabando más antecedentes a través de la subdirección de contraloría del SII y la fiscalía, pues el SII ya había presentado una denuncia por delitos tributarios y cohecho, y además el funcionario (Iván Álvarez ) se había autodenunciado en la fiscalía de Las Condes”.

¿O sea, usted discrepa de Marisa Navarrete en el sentido que el SII haya tenido un “actuar errático” en este caso en materia judicial?

“Absolutamente. El SII ha hecho todo lo que corresponde. Impuestos Internos no puede involucrarse en aventuras de carácter judicial y, por ende, no puede darse el lujo de actuar a tontas y a locas, menos aún en materia judicial”.

“Yo entiendo la impaciencia de la ciudadanía frente a este tipo de casos, pero no se pueden exigir resultados inmediatos. El SII debe argumentar muy bien sus querellas por delitos tributarios y, además, se deben respetar los derechos de los involucrados. Si no, no estaríamos respetando el Estado de Derecho”.

“Hoy desde afuera del SII puedo observar cómo el servicio está trabajando muy fuerte en este caso, pero en silencio y así corresponde que sea, ya que la recopilación de antecedentes debe darse en ese marco. Eso no quita, sin embargo, la necesidad de fortalecer algunas áreas en el SII”.

¿Como cuáles?

“Una de ellas es la parte comunicacional. No se difunde a la comunidad todas las labores que el SII realiza día a día y esta debilidad ha llevado a malos entendidos con el Ministerio Público. Siempre debe existir una relación de colaboración entre ambas instituciones para lograr el éxito en las acciones penales”.

“Al estar la investigación penal de los casos Penta y SQM radicada en manos del Fiscal Nacional, el cual tiene vasta experiencia, se superarán todos los malos entendidos. Además el director del SII también da plenas garantías a todos los ciudadanos, porque tiene las competencias que se requieren para ser director de la institución más moderna del país, que es la prudencia y el trabajo bien hecho”.

“Otra área que fortalecería es la subdirección de contraloría interna. Ahí lo central es mejorar los controles preventivos de la institución y para ello se debe dotar a esa área de más funcionarios y recursos económicos”.

“Impuestos Internos no puede involucrarse en aventuras de carácter judicial y, por ende, no puede darse el lujo de actuar a tontas y a locas”. 


Fuente: El Mercurio