¿Estás listo para dejar de endeudarte y cumplir tus metas?
22.06.2015

Lo primero que tiene que hacer para retomar el control de su situación financiera y vivir con la tranquilidad de no estar endeudado todos los meses, es crear un presupuesto Pero, ¿qué es un presupuesto?.


Un presupuesto es el conjunto de los gastos e ingresos previstos para un determinado periodo de tiempo.

En la actualidad hay programas como aplicaciones móviles que lo pueden ayudar a crear su plan financiero sin problemas, pero a pesar de eso es necesario comprender primero cuál es el proceso para utilizar esta herramienta.

Para ello es vital que usted siga estos pasos:

1. Debe fijar sus propias metas financieras, tanto para el corto, mediano y largo plazo. Fije sus prioridades así como también qué tan rápido desea lograrlas, no olvide que puede actualizar esta lista de metas con las que vayan apareciendo en el camino cuando lo desee. Ejemplos de metas: regularizar el pago de mis tarjetas (corto plazo), ahorrar para mis vacaciones de invierno (mediano plazo) y comprar un auto (largo plazo).

2. Saber cuáles son sus ingresos. Es necesario conocer perfectamente la cifra de dinero que obtiene regularmente en neto, es decir, una vez que se hayan retenido los impuestos y aportaciones correspondientes. A los ingresos ocasionales, no debe tenerlos en cuenta hasta que efectivamente los reciba ya que es incierto el momento que los tenga en su poder.

3. Crear un plan. Este plan debe estar dividido en costos variables y costos fijos. Todos los gastos planeados deben separarse en 3 categorías principales: necesidades, ahorros y deseos; las necesidades son los gastos que son imposible dejarlos de lado ya que son vitales para la existencia. Los ahorros, incluyen el fondo de emergencia, la reserva de dinero para algún viaje o el dinero destinado para el retiro, y por último los deseos, que son todos los gastos extras no necesarios o vitales. Esta forma de identificar los gastos sirve para cuando haya que ajustar el presupuesto en situaciones malas o para aumentar el ahorro para alguna meta a largo o mediano plazo.

4. Anotar todos tus gastos del día y al final del día incluirlos e identificarlos dependiendo de las categorías antes expuestas. Recomiendo conservar los “tickets” o facturas y anotar absolutamente todos los gastos que ocurran en el día por mínimos que sean (desde el parquímetro, hasta los cafés del desayuno). Es importante incluir siempre los micro gastos ya que el acumulado en un mes generalmente se convierten en una cantidad significativa (en 30 días continuando el hábito).

5.  Crear el presupuesto y medir gastos. En este se deben incluir todos los pagos del mes, como también todos los ingresos. Cada mes se debe calcular también la diferencia entre lo que se generó en dinero y lo que se fue en compras y gastos. Si la resta es negativa nos estamos endeudando, en cambio, si es positiva, estamos ahorrando. ¡Yuju!

6.  Una vez hecha la primera medición, en el siguiente mes se deben estimar los futuros gastos fijos y variables que se incurran en el futuro (siempre redondeando para arriba si es posible) y así adaptar los gastos a lo que efectivamente se puede gastar. Es recomendable que cada fin de mes se reflexione sobre qué gastos se pueden dejar de lado para incrementar el ahorro, y a la larga poder comprar bienes de mayor precio o bien, para cumplir metas de mediano o largo plazo.



Fuente: Terra