Próximo año se concretaría el hito:
Se abre camino para que AFPs puedan invertir en facturas
03.06.2016

Administradoras de Pensiones obtendrían retornos atractivos y pymes mejorarían sus tasas de interés.  


La Bolsa de Productos (BP) está cerca de ganar una batalla que ha librado por alrededor de ocho años: que las facturas puedan ser una alternativa de inversión para los actores institucionales, como las AFP y las compañías de seguros.

La gran señal que cimentó las esperanzas fue el paquete de medidas de productividad que expuso el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, en el reciente ChileDay. Entre distintas iniciativas, se contempla una modificación legal, donde se permitiría que el Depósito Central de Valores (DCV) pueda custodiar facturas bajo sus actividades complementarias. La finalidad de esto es que la Bolsa de Productos pueda usar las capacidades marginales del DCV para darle el sistema de liquidación y custodia que exigen los estándares de los inversionistas institucionales.

Lo anterior permitiría unir ahorros institucionales con las pymes a través de la emisión de facturas.

“La idea es que las AFP e institucionales puedan diversificar sus portafolios en activos alternativos, y esto es uno de ellos, pero con más ventajas: las facturas se transan en bolsa, tiene alta liquidez, precios de mercado público, valorizaciones, corredores de bolsa, norma y leyes especiales que les dan una protección notable a los institucionales”, detalla Christopher Bosler, gerente general de la Bolsa de Productos, quien agrega que esto, a su vez, “permite ganancias para los dos lados: mejor retorno para los aportantes de los fondos y baja de la tasa de interés a favor de las pymes”.

El retorno promedio en la bolsa de productos hoy en día es 0,57% nominal mensual, contra el 0,3% del money market , destaca el ejecutivo. Aparte de duplicar la rentabilidad para un producto similar, al acceder a una mayor liquidez y demanda de sus papeles, se incentiva a mejorar la tasa de interés de las pymes, que hoy en día en el factoring regular están en torno a 1,5 y 2% mensual, versus este 0,5% de la Bolsa de Productos, afirma Bosler.

El ejecutivo espera que la implementación de esta medida se concrete hacia mediados de 2017, una vez que se hayan ingresado y aprobado las nuevas indicaciones en el Congreso y que se complementen las regulaciones administrativas de las superintendencias del ramo y el Banco Central (este último tiene que declarar el mercado de las facturas como uno secundario formal).

Bosler expresa que “este proyecto es una muy buena manera para que las AFP dejen la plata en Chile. Son instrumentos que tienen que ver con la pyme local, de carne y hueso”.

Actualmente el mercado de facturas mueve alrededor de US$ 30 mil millones anuales. La banca tiene el 90% de ese mercado; el otro 10% se reparte igualmente entre firmas de factoring no bancario y la Bolsa de Productos.

“Con la mayor solidez jurídica que se ganará, muchas facturas serán transables y el mercado de la bolsa puede hacer crecer varias veces su tamaño en términos de volumen potencial y mover varios miles de millones de dólares más”, dice Bosler.

Hacienda fue clave en apurar esta medida por la vía del cambio legal. 

Juan Manuel Villagrán 


Fuente: El Mercurio