Mano a la obra representa el 50% de los costos totales de la actividad:
Mayor desempleo en la construcción frena ritmo de expansión de los costos
06.10.2014

Los desocupados en esta industria llegan al 10,4% y se proyecta que a fines de año la cifra alcance el 12%. Sin embargo, distintos actores del rubro coinciden en que las alzas de sueldos de años anteriores ya han sido internalizadas por el mercado y esta mayor disponibilidad de trabajadores no debiera traducirse en una caída en las remuneraciones.  


La desaceleración ha estado golpeando con fuerza a los trabajadores del rubro de la construcción. Mientras la tasa de desempleo en el país llegó al 6,7% en el trimestre móvil junio-agosto según el INE, en dicha industria la cesantía va más allá y alcanzó el 10,4% en julio, según datos de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

Frente a este escenario, el gerente de Estudios de la entidad gremial, Javier Hurtado, aclara que los salarios de la mano de obra han tendido a estabilizarse: “Ya no crecen al doble de lo que crece la renta de la economía, que es lo que pasaba antes. Ahora están creciendo parejos con ella”, indica.

El crecimiento anual de las remuneraciones en esta industria fue de 17% en julio de 2012, mientras que a la misma fecha del año pasado la cifra llegó a 18%. “La mano de obra fue aumentando de costo porque mucha gente se empleó en minería. Además, había que usar recursos en capacitar obreros sin calificación, lo que retrasaba la entrega de los trabajos”, explica José Miguel Guzmán, gerente general de Inmobiliaria Lo Campino.

En julio de este año, sin embargo, las remuneraciones del sector solo crecieron un 7% anual, de acuerdo al índice de costos de edificación de la CChC. Esta cifra va ahora en sintonía con el índice de remuneraciones del INE, que indica que a julio el crecimiento anual fue de 7,3%.

Esta caída en el ritmo de crecimiento de los salarios afecta de manera directa a los costos de construcción, considerando que las remuneraciones significan el 50% dentro de sus componentes, según datos de la CChC. Entre los distintos constructores reconocen la importancia de los salarios en el presupuesto final y consideran que este ítem ha subido su peso específico dentro de los costos entre 5% y 10% en los últimos cinco años, a pesar de la menor velocidad de expansión.

“Su influencia sigue siendo muy importante, y como crece menos, también lo hace el costo final”, agrega Hurtado. De esta forma, si en julio del año pasado el costo de construcción creció un 7,2%, en el mismo mes de este año solo lo hizo en un 5%.

“Esta alza obedece principalmente a la inflación del año, ya que los efectos de la escasez de mano de obra de los últimos tres años y las nuevas exigencias normativas de calidad ya estaban internalizadas hace un año”, señala Vicente de la Fuente, gerente de edificación de Claro Vicuña Valenzuela, Ingeniería y Construcción.

Qué pasará con los sueldos

El aumento de la cesantía en la construcción no se ha traducido en una caída en los costos de construcción, pues no ha existido una baja real de los salarios, coinciden distintos actores de la industria. “No se observa una baja en los sueldos. Lo que sí ocurre con el alza del desempleo es que es posible contar con mano de obra más calificada y, por lo tanto, los rendimientos y plazos de construcción mejoran, generando un beneficio en ese sentido”, destaca Pablo Ivelic, gerente general de Echeverría Izquierdo Ingeniería y Construcción.

Para fines de año, la CChC proyecta que la tasa de cesantía en el rubro debiera llegar al 12%. José Miguel Guzmán de Lo Campino mira con cautela para más adelante: “Es difícil hacer una estimación, pues el presupuesto expansivo presentado por el Ejecutivo para 2015 incluye un fuerte aumento en obras públicas”.

De mantenerse el nivel de desocupación al alza, Ariel Magendzo, gerente general de Paz Corp, cree que los sueldos en el sector debieran tender a bajar un poco. “Aunque creemos que gran parte de los aumentos salariales que hemos visto en los últimos años llegó para quedarse”, aclara.

Javier Hurtado estima que tendría que haber un escenario de crisis para que los salarios efectivamente bajen. “Es muy raro que ello ocurra y además existe la legislación que protege los sueldos mínimos, por lo que no puede haber una gran baja por ahí”, dice. En ese sentido, no se prevé que este ítem presione en los próximos meses los costos de construcción hacia la baja.

La otra variable importante: los materiales

Además de la mano de obra, la CChC identifica otras dos variables como componentes del costo de construcción: misceláneos y materiales. Los primeros son todos aquellos insumos que no se consideran materiales de la obra, como combustible, electricidad y publicidad, y representan el 17% de los costos totales. Mientras, los materiales como ladrillo, fierro y hormigón se quedan con el 33%.

Para Ariel Magendzo, de Paz, el alza en el dólar en los últimos meses podría incidir en el precio de algunos materiales importados. José Miguel Guzmán, de Lo Campino, coincide con este diagnóstico y ve con especial preocupación lo que va a pasar con las ventanas y los muebles de cocina. Según datos de la CChC, entre julio de 2013 y el de este año, el índice de los materiales creció un 3%.

“Hay un alza importante referida a todos los materiales indexados al dólar”, agrega Francisco Díaz-Valdés, gerente general de Constructora Manquehue. Según sus estimaciones, en los últimos 12 meses ha habido un alza de más de 16% en áridos, cementos, hormigones; más de un 5% en revestimientos de pisos, muros y otros; mientras que se percibe una baja de 14% en maderas, molduras y terciados.

Por su parte, Javier Hurtado cree que finalmente el precio del dólar no influye de manera significativa en este componente, pues mercados internacionales de peso, como China, están desacelerados. Por lo mismo, la demanda global por el acero, por ejemplo, actualmente no es alta. “El precio internacional no ha subido, por lo que no debiera esperarse un alza”, destaca.

Díaz-Valdés también se siente confiado en que esta variable no presionará al alza: “Estimamos que habrá un aumento en la competitividad, una creciente preocupación por la calidad y una mayor disponibilidad de stock , lo que permitirá una mayor regulación de precios”.

Vicente de la Fuente, de Claro Vicuña Valenzuela, también cree que el ítem no variará en los próximos meses. “Los materiales importados deberían mantenerse si consideramos que el dólar tocó techo”, concluye.

5% fue la variación anual de los costos de la construcción en julio. En el mismo mes de 2013 el alza fue de 7,2%.

Precio del suelo

Dentro del índice mensual que elabora la CChC sobre el costo de construcción, no se incluye el precio de los terrenos. “El costo de la construcción vale más o menos lo mismo en todas partes, y esa es la actividad propiamente tal”, explica Javier Hurtado, gerente de estudios de la entidad gremial. De incluirse en el análisis, este ítem sería el de mayor importancia, cree el propio Hurtado.

Según el boletín del mercado de suelo urbano del consultor Pablo Trivelli, en Providencia, por ejemplo, la media móvil del precio promedio de los paños en oferta (de cuatro trimestres) subió de 31,8 UF/m {+2} en el segundo trimestre de 2012 a 44,1 UF/m {+2} el segundo trimestre de este año.

“Este es un dato ilustrativo de cómo han subido los precios de los terrenos en oferta en algunas de las áreas más dinámicas en la Región Metropolitana”, señala Trivelli.

Para el comportamiento futuro de los precios del suelo, hay visiones encontradas. Pablo Ivelic, gerente general de Echeverría Izquierdo Ingeniería y Construcción, cree que bajarán: “En los próximos meses se debería registrar una caída como consecuencia de la desaceleración y la disminución de proyectos”. Mientras, Javier Hurtado proyecta que seguirán subiendo: “En la medida que no haya una política pública que genere más terreno, seguirá habiendo una escasez muy grande y eso lo hace cada vez más caro”. Trivelli coincide con que los precios del suelo van a mantenerse al alza, presionado por los precios finales de las viviendas, que también estima seguirán creciendo: “Si sé que al lado mío se pueden vender casas por 20 mil UF, por ejemplo, averiguo cuánto se pueden pagar por metro cuadrado del paño y no bajo mi sitio a menos de ese monto”.

Por María de los Ángeles Pattillo 


Fuente: El Mercurio