Debido a la caja que generan en dicho mercado:
Andina, Enersis y Sonda son las firmas chilenas con mayor exposición al gigante sudamericano
05.10.2014

Falabella, LAN, Cencosud y CMPC son otras compañías chilenas que han apostado con inversiones por ese mercado. Y por ello, el consumo interno puede impulsar su negocio.  


La apuesta de los inversionistas chilenos en Brasil ha sido en grande. Sólo el año pasado las empresas locales invirtieron US$ 21.857,1 millones en dicho mercado, según la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), lo que equivale al doble de lo que costó el último mundial de fútbol y un poco más de lo que deberá desembolsar el país amazónico para las próximas olimpiadas.

Se trata del destino de inversión preferido de las empresas chilenas en el exterior. No es de extrañar, entonces, que estas compañías sigan de cerca las elecciones presidenciales de hoy y, en especial, la segunda vuelta que se realizaría en octubre.

Embotelladora Andina, Enersis y Sonda son las tres empresas que miran con mayor atención el proceso electoral, pues según cifras de BICE Inversiones son las que mantienen la mayor exposición al mercado brasileño, si se mide como porcentaje de su Ebitda, o sea, qué parte de su caja la generan en dicho mercado.

Luego de que en 2013 Andina comprara la comercializadora brasileña Ipiranga por US$ 536 millones, el Ebitda generado en terreno brasileño de la embotelladora aumentó a 34%. Sonda y Enersis en tanto, generan, respectivamente, el 27,6% y 24,1% de sus flujos en Brasil (ver infografía).

Estas compañías, junto a LAN, CMPC, Masisa, Cencosud y Falabella han desplegado fuertes inversiones en ese mercado y por ello posibles cambios regulatorios podrían tener efectos sobre sus resultados.

“A las empresas chilenas les conviene el o la candidata que realice reformas que aumenten la competitividad, modifiquen la carga tributaria y realice inversiones en infraestructura”, comenta Agustín Álvarez, gerente de estudios de BICE Inversiones, quien agrega que hay consenso en que Dilma Rouseff representa una continuidad al sistema actual.

Dólar versus real

Para Chile, uno de los efectos más inmediatos tiene que ver con el tipo de cambio, el cual afectaría los balances de las compañías en las próximas entregas de resultados. Esto, debido a que el dólar ha caído frente al real a valores no vistos desde 2008.

“Una victoria para Marina Silva probablemente sería más bienvenida por los mercados y esperaríamos un tipo de cambio más fuerte para Brasil si ella gana”, comenta Andrew McCarthy, subgerente del departamento de estudios de Banchile Inversiones. Así, compañías con ventas locales mayormente en reales y una porción importante de costos en dólares -como Andina-, se beneficiarían.

El tipo de cambio no será la única preocupación de las compañías chilenas expuestas a Brasil.

Las eléctricas, en especial Enersis, estarán atentas. “Existe mucha incertidumbre sobre la política energética que se seguirá en el próximo gobierno y eso le puede afectar a Enersis, que tiene exposición a empresas de distribución y generación en Brasil”, dice Álvarez.

Las empresas de commodities , agregan en el mercado, estarán más preocupadas de la evolución de la economía después de la segunda vuelta. “En el caso de CMPC, la recuperación de la economía brasileña es la clave para el buen desarrollo de sus segmentos de tissue y paper “, detalla McCarthy.

En el caso de LAN, se calcula que cerca de 30% de sus ingresos provienen de Brasil (no existen cifras de Ebitda disponibles). Sin embargo, en los programas de gobierno no se ha especificado alguna política respecto a la industria de transporte.

Activos más conservadores

Los inversionistas chilenos más expuestos a los vaivenes del mercado brasileño ante las elecciones presidenciales son sin duda los fondos mutuos. “Ha habido mucha volatilidad en la bolsa brasileña y es probable que el desempeño del mercado en el corto plazo continúe dependiendo fuertemente de los resultados de las encuestas y, en el mediano plazo, de quien salga electo Presidente”, comenta Nicolás Glisser, gerente de inversiones CorpBanca Asset Management. Eso sí, agrega, la reciente baja de la bolsa brasileña podría ser una oportunidad para los inversionistas que se sientan cómodos con la volatilidad actual y que tengan un horizonte de inversión de largo plazo. Esto, considerando que las perspectivas para el largo plazo serían positivas.

Según Sebastián Valdés, subgerente de renta variable de Bci Asset Management, Brasil es un país con una gran cantidad de riquezas naturales, con una población joven y una ubicación geográfica privilegiada. “Con los cambios estructurales necesarios, atraería rápidamente a la inversión extranjera y (tendría) una reactivación de la economía”, dice Valdés.

Contrario a lo que ha sucedido con la inversión de las empresas chilenas, la inversión destinada a acciones y papeles de renta fija brasileños ha ido disminuyendo en el último tiempo. En septiembre de 2009, del total de la inversión de los fondos mutuos locales destinados al exterior, el 25% correspondía a activos brasileños. En cambio, a agosto de 2014, esta cifra ha caído a 10,7%, detallan en la Asociación de Administradoras de Fondos Mutuos (AAFM).

El tipo de inversión también ha cambiado. Hace cinco años, el 81% de las inversiones se realizaba en instrumentos de renta variable. Hoy, en cambio, los inversionistas se han vuelto más cautos respecto a la situación en Brasil, privilegiando activos considerados más conservadores. Así, el 72,7% de las inversiones de los fondos mutuos locales es destinada a activos de renta fija en ese mercado.

Según comentan administradores de fondos, existe un desencantamiento general con la economía brasileña ante el bajo crecimiento y la alta inflación. Sin embargo, esto podría cambiar en el futuro. “En la medida que se realicen los cambios necesarios para incentivar la inversión, o un escenario más favorable de los precios de los commodities , el mercado recuperará su atractivo y con ello aumentaría la cantidad de partícipes interesados en esta categoría de inversión”, estima Valdés.

La mirada está puesta en el gobierno para reactivar al mercado.

Por Gabriela Villalobos 
Fuente: El Mercurio