Descansar y luego crear una rutina: claves para organizar su primer año de jubilación
04.10.2014

Los expertos recomiendan tomarse entre tres y cuatro meses de transición y luego comenzar a planificar un hábito que les permita mantenerse activos , ya sea trabajando media jornada, emprendiendo, o bien tomando cursos académicos.  


“Un buen consejo para los que estén por jubilar es que la vida sigue después de terminar con la etapa laboral, que hay mucho por hacer aunque no sea con un trabajo específico”, dice Augusto Ovalle, de 65 años y pensionado hace poco. Él decidió seguir trabajando (fue gerente general de Panasonic), pero desde otra perspectiva: el coaching ejecutivo y outplacement . Ovalle opina que el primer año de jubilación es una buena instancia para planificar una etapa en la cual se debe transmitir y entregar todo lo aprendido durante la vida laboral. “Es una etapa más de dar que de recibir, y eso lo hará más gratificante”.

El período inmediato después de dejar de trabajar puede ser difícil de enfrentar, sobre todo para las personas que han tenido una rutina ocupada e intensa. Por eso, expertos coinciden en que muchas veces conviene ir pensando con anticipación (dos a tres años al menos antes de jubilar) qué le gustaría hacer en ese tiempo libre y desarrollar la infraestructura que lo permita: ahorros, actividades, cursos y áreas de aprendizajes nuevos, entre otros. Al respecto, Gisela González, geriatra de la Clínica Santa María, recomienda dejarse un período de descanso de tres a cuatro meses después del retiro laboral, que puede estar combinado con actividades lúdicas, para luego comenzar con una rutina adecuada a sus intereses y actividades. “Pero si económicamente es necesario o la actividad laboral le producía una intensa realización, la persona podría pensar en trabajar media jornada o jornada completa”, indica González. Eso sí, hay que poner atención en que hay personas que se aferran al trabajo porque no tienen desarrolladas otras áreas de su vida; es decir, hay elementos de inseguridad o de autoestima que convendría tener en cuenta para ayudar a corregir en este nuevo período, dice la experta.

El tiempo libre

El cómo planificar el tiempo de jubilación va a depender de qué es lo que quiere realizar cada persona en esta nueva etapa. Las preguntas claves son: ¿Deseo seguir empleado? ¿Quiero emprender? o ¿Quiero descansar? Si la respuesta es positiva en cualquiera de las dos primeras, la persona puede comenzar a planificar, por ejemplo, en qué tipo de compañías valoran la experiencia y qué gratificaciones busca de ese nuevo trabajo.

Lucas Canevaro, managing director de DNA Human Capital, dice que la experiencia que dan los años de trabajo es muy valorada en industrias técnicas, donde el conocimiento es un asset importante del negocio. “En minería, por ejemplo, es común ver a ejecutivos de 65 o 70 años apoyando en distintos proyectos gracias a sus 40 años de experiencia en el rubro”.

Para quienes quieran tener mayor autonomía, el independizarse y transformarse en un consultor externo es una opción muy bien evaluada, ya que permite seguir trabajando para varias empresas en su área de expertise y seguir teniendo tiempo libre para desarrollar otras actividades.

Asimismo, si la persona jubilada tiene negocios o inversiones anexos al trabajo que dejó, una buena alternativa es seguir administrándolos. “Si el control de las inversiones es un tema que lo apasiona, lo puede hacer, e idealmente con la ayuda de un experto”, señala Fernando Vigorena, director ejecutivo de outplacement de Entrepreneur.

Generar actividades

Otra de las claves para enfrentar el primer año de jubilación es mantener ciertas rutinas, recomiendan los expertos, y agregan que esta tarea debiera comenzar antes de los 60 (mujeres) o 65 años (hombres). “Tal como una empresa hace planes estratégicos para sus negocios a futuro, es necesario para los seniors tener un plan para los años de la jubilación”, señala Fernando Vigorena. La idea, agrega, es iniciar un proceso de reconversión laboral, dejando de ser empleado dependiente con ataduras de todo tipo.

“Solo el cuerpo y la mente le comenzarán a pedir más actividades una vez jubilado. Si una persona empieza a sentir que el mundo avanza alrededor suyo y no es parte de él, entonces debe planificar una rutina de distintas actividades que lo motiven, como colaborar con alguna institución de beneficencia u ONG, realizar talleres, aprender idiomas o cualquier otra actividad extraprogramática que le ayude a mantener la mente y el cuerpo activos”, dice Augusto Ovalle, actual gerente de desarrollo de carrera de Mandomedio.

Otro de los consejos de los expertos es idealmente salir todos los días de su casa a un espacio externo, como una oficina compartida, donde pueda relacionarse con otras personas, ojala más jóvenes, y ver sus cosas personales, dice Raúl Carvajal, psicólogo de la Clínica Santa María.

También es bueno planificar viajes, lecturas y ordenar las cosas personales (clóset, bodega, casa, etc.). Con esta última actividad, los adultos se encontrarán con los objetos que han sido significativos en otras épocas, como libros, fotos y ropa, lo que puede servir para encontrar una rutina con sentido. “Esto le puede ayudar a empezar a hacer la “síntesis” de lo que ha sido su vida y a organizar lo que le falte por hacer para completarla”, explica la geriatra Gisela González.

La actividad física es primordial en esta etapa, y acciones más trascendentales, como actividades religiosas o la meditación, también son útiles para darle sentido al tiempo libre.

SALIR TODOS LOS DÍAS DE LA CASA A UN ESPACIO EXTERNO, COMO UNA OFICINA COMPARTIDA DONDE PUEDA RELACIONARSE CON OTRAS PERSONAS, ES ACONSEJABLE, SEGÚN LOS EXPERTOS, PARA CREAR RUTINAS QUE MANTENGAN ACTIVOS A LOS QUE SE JUBILAN DESPUÉS DE AÑOS DE TRABAJO.

Buscar una actividad “ con sentido”

Raúl Carvajal explica que hay personas que valorarán el descanso, mientras que para otras será más importante mantenerse activas.

“También hay quienes pueden sentir que pueden hacer todo lo que han postergado”, dice el psicólogo, y agrega que lo que debe guiar a la planificación del tiempo libre es lo que le hace sentido a esa persona en ese momento de su vida.

Fernando Vigorena, de Entrepreneur, señala que una buena opción es reencontrarse con los compañeros del colegio y así generar una base de datos para reunirse con viejos amigos.

La rutina ideal será distinta para cada persona, coinciden los expertos, quienes agregan que por esa razón no hay una forma única de afrontar el primer año post trabajo, sino que hay tantas fórmulas como personas que jubilan. “El ideal tendrá que ver con atreverse a hacer lo que se quiere hacer, y esto puede ir desde hacer un largo viaje, regar el jardín o seguir trabajando, entre otras tantas. Cualquiera de estas opciones será legítima si las hago porque quiero y no porque estoy obligado a hacerlas”, asegura Carvajal.

Por Daniela Paleo 
Fuente: El Mercurio