Los que ganan menos de $500 mil bajaron de 86,07% a 49,97% del total de cotizantes del sistema de pensiones:
Trabajadores que ganan más de $1 millón mensuales pasan de 12,95% a 21,66% del total en cinco años
06.03.2016

En Chile conviven dos mercados laborales paralelos: uno compuesto por 1,6 millones de trabajadores por cuenta propia, que se han venido multiplicando de manera explosiva durante los últimos años en la medida que la economía se ha desacelerado. Y otro mercado formal, compuesto por más de 5,1 millones de personas que cotizan regularmente en el sistema de pensiones.

Sobre el primer grupo no existen cifras precisas sobre sus ingresos ni condiciones de trabajo, pues se desempeñan principalmente en la informalidad. Pero sobre el segundo grupo, la Superintendencia de Pensiones lleva un registro mensual de sus ingresos, donde puede observarse un importante cambio en la estructura salarial del país.

Si en diciembre de 2010 solo el 12,95% de los trabajadores que cotizaban en el sistema de pensiones ganaban más de $1 millón mensual, en diciembre de 2015 esa cifra llegó a 21,66%. Es decir, en cinco años el grupo de chilenos que ganan sobre ese umbral se expandió en 8,7 puntos porcentuales.

En el mismo período, el número de personas que ganan menos de $500 mil mensuales bajó desde 68,07% a 49,97% del total de cotizantes del sistema. Es decir, 18,1 puntos porcentuales en menos de cinco años.

En 2010, el grupo de cotizantes que se encontraba en el tramo de entre $200 mil y $250 mil mensuales era un 14,41%; En 2015, este mismo tramo salarial representa 8,28%. Todo esto se dio en medio de un mercado que alcanzó por varios semestres consecutivos cifras consideradas de pleno empleo.

En este período, los sectores que tiraron el carro de las remuneraciones fueron la administración pública -debido a los reajustes anuales del sector-, construcción, transportes y minería, mientras que los que se quedaron rezagados son educación, salud y servicios financieros.

El buen desempeño de los salarios, en todo caso, comenzó a deteriorarse en 2015, de la mano de la desaceleración de la economía. Entre enero y diciembre del año pasado, el Índice de Remuneraciones (IR) del INE reflejó un aumento de los ingresos de los trabajadores de solo 5,2%, muy por debajo del incremento de 7,2% que se registró en 2014, por ejemplo.

EN 2010, el grupo de cotizantes que se encontraba en el tramo de $200 a $250 mil mensuales era un 14,41%. En 2015, este mismo tramo salarial representa 8,28%.


Fuente: El Mercurio