Francisco Díaz: "Por más que se coloquen funciones en el contrato, sólo son parte de él las que se ejecutan con habitualidad"
04.03.2016

Según Francisco Díaz, el proyecto de reforma laboral mantiene sus pilares: titularidad, extensión de beneficios, huelga efectiva y pactos de adaptabilidad.


Descarta rotundamente que la facultad del empleador para realizar “adecuaciones necesarias” durante la huelga permita el reemplazo interno, aunque un sector importante de la Nueva Mayoría piensa lo contrario. Pese a ello, el subsecretario del Trabajo, Francisco Díaz, parece satisfecho con las indicaciones que el gobierno formuló a la reforma laboral, modificaciones que no generan consenso en el oficialismo y que, por lo tanto, producen fundados cuestionamientos sobre si lograrán el respaldo mayoritario del bloque, en ambas cámaras del Congreso.

Díaz, militante socialista, prefiere no polemizar con el grupo de senadores de la DC que busca moderar la reforma laboral y opta por focalizarse en lo central, el impacto que tendrán los cambios en el Código del Trabajo, en las futuras negociaciones colectivas del país. “Habremos contribuido a proteger los derechos de los trabajadores y nivelar su posición negociadora”, afirma.

¿Cuál es su lectura sobre el proceso de negociación de las indicaciones? ¿Fue mejor postergar las conversaciones hasta marzo para, finalmente, tampoco llegar a un acuerdo total?

Había que trabajar varios aspectos y la discusión nos tomó hasta este mes. Lo importante es que prontamente las negociaciones colectivas se realicen al amparo de la nueva ley, por el beneficio de los trabajadores.

Al parecer, el miércoles lograron asegurar los votos, pero no dejaron contentos a todos los senadores de la Nueva Mayoría ni a todos los diputados. Ya varios de ellos adelantaron que rechazarán los cambios. ¿Hay frustración por eso o era esperable?

La tarea legislativa es así, hay diversas opiniones sobre las redacciones, especialmente sobre temas complejos. Nuestra tarea es explicar muy claramente que estas últimas indicaciones de la Presidenta se enmarcan dentro de los principios fundamentales del proyecto.

¿Por qué la ministra Rincón no participó de las últimas conversaciones en el Congreso? Se ausentó el día más importante…

La ministra Rincón ya explicó que ese día tuvo reunión con la presidenta Michelle Bachelet en La Moneda, y que parte del equipo estuvo en Valparaíso y otra trabajando acá en Santiago.

El ministro Valdés ha dicho que aquí todos han tenido que ceder. ¿En qué aspectos cedió la visión de la cartera de Trabajo?

Desde la redacción del programa de gobierno que todos han debido ceder en algunas visiones, así es la democracia. Los socialistas, por ejemplo, hemos promovido históricamente la negociación ramal, pero hemos acatado que ese tema no haya sido parte del programa. Lo relevante es que una vez delineado el marco y los principios del proyecto, las redacciones no se aparten de ello.

Este proyecto busca modernizar las relaciones laborales, pero el empresariado insistió en sus críticas y un sector de la dirigencia sindical tampoco está conforme.

Lo importante será el resultado final y la aplicación práctica de la nueva ley. Habremos contribuido a proteger los derechos de los trabajadores, nivelar su posición negociadora, y de esa forma, tener mejor diálogo en la empresa.

“En derecho laboral prima el principio de realidad

En el detalle de las indicaciones, el diputado Osvaldo Andrade insiste en que los cambios a la figura de “adecuaciones necesarias” abre la puerta a los reemplazos. Ustedes, en cambio, aseguran que eso no es así y que se protege el derecho a huelga.

La pregunta es: ¿cuándo el trabajo del trabajador no sindicalizado puede ser considerado reemplazo interno? La respuesta es: cuando a ese trabajador se le cambian sus funciones habituales o cuando se le cambia de establecimiento. Si durante la huelga, la secretaria termina de chofer, o el vendedor del local de Maipú termina en la sucursal de Providencia, es evidente que se está sustituyendo al huelguista. Y ambos casos están expresamente prohibidos en el proyecto.

¿Qué le pareció la postura del grupo de “díscolos” de la DC?

Prefiero no hacerme eco de sobrenombres ni etiquetas.

En la indicación de huelga se asegura la libertad de trabajo de los no sindicalizados, pero requiere que los contratos sean muy claros en las funciones de los trabajadores. ¿De qué forma se evitarán cambios masivos en los contratos… ¿Cómo se resguardará que un trabajador que nunca ha cumplido una función termine reemplazando a un huelguista?

En derecho laboral prima el principio de realidad. Es decir, por más que se coloquen 20 funciones en el contrato de trabajo, sólo las que efectivamente se ejecutan con habitualidad pueden ser consideradas parte de él.

Se mantiene que la extensión de beneficios sea por acuerdo del empleador y el sindicato. ¿Cómo se resguarda que los no sindicalizados negocien en forma individual?

Siempre hemos dicho que la negociación individual no se ve afectada. Lo que no queremos es que se mantenga la situación de hoy, donde se entregan exactamente los mismos beneficios que obtiene el sindicato en la negociación, de manera unilateral, y así se desfavorece al sindicato, por el llamado “efecto polizón”.

¿Por qué no extender o acotar el período de vigencia la ley? ¿Qué pasará con las negociaciones colectivas de este año?

Sobre ese punto hay acuerdo en que como gobierno necesitamos un plazo prudente -6 meses se ha propuesto- para elaborar los dictámenes y reglamentos requeridos.

¿Hay espacio para más perfeccionamientos?

La etapa de indicaciones en el Senado ya se agotó. Veamos cómo se sigue desarrollando el trámite.

A estas alturas, ¿qué tan distinto es el proyecto que ingresó al Congreso del actual?

El proyecto ha tenido múltiples perfeccionamientos. Hemos simplificado varios procedimientos, se ha mejorado el tema de servicios mínimos, hemos introducido normas para atender la realidad de las Mipes, entre muchos otros. Pero los principios y ejes fundamentales se mantienen: titularidad, extensión, huelga efectiva y pactos de adaptabilidad.

Por Narayan V. Caviedes


Fuente: DF