Flexibilidad, la clave para aprovechar la experiencia de los más senior
07.08.2017

Actualmente, en Chile hay cerca de dos millones de adultos mayores y se proyecta que en 2050 superen los 4,6 millones. ¿Cómo la economía puede impulsar a este segmento de la población que está aún activo? Catalina Mertz, Verónica González y Siria Jeldes evalúan el entorno laboral y sus mejoras.  


¿Qué pueden hacer las empresas para atraer al adulto mayor a sus filas? ¿Qué medidas que ya se han tomado valora?

“Industrias como la de los supermercados cuentan ya hace varios años con programas destinados a la incorporación del adulto mayor, y que son muy valorados tanto por las empresas como por los trabajadores mayores, quienes destacan en determinadas labores por sobre sus colegas más jóvenes”.

“Las empresas pueden tener alternativas de horarios más flexibles o programas laborales de inclusión para adultos mayores, que se traduzcan en la entrega de condiciones de trabajo factibles en cuanto a horario y tipo de labores, y más atractivas por contemplar capacitaciones, transporte, y la posibilidad de trabajo remoto, por ejemplo”.

¿Cómo se puede fomentar la generación de puestos para adultos mayores, con condiciones de calidad y acorde a sus necesidades?

“Se necesita generar la opción de trabajo libre y con protección social. Los adultos mayores requieren flexibilidad, laboral y horaria, pero en Chile no existe esa opción con seguridad social, lo que fomenta la informalidad o puestos por cuenta propia precarios, que crecen a medida que aumenta la edad”.

“Una forma de promover el empleo con mejor nivel de salario, evitando la informalidad, es que cada persona al ser contratada por horas reciba una boleta o recibo del empleador, donde se le hagan aportes a su fondo de pensión, si no se ha jubilado. Si lo está, habrá que tener una cuenta de ahorro adicional para incrementos futuros de su pensión o retiros anticipados”.

¿Cree que las personas mayores de 60 años pueden ser un aporte para el crecimiento económico?

“Los adultos mayores poseen atributos específicos que se complementan con los de otros grupos. Por ejemplo, son capaces de agregar valor a la economía con decisiones basadas en la experiencia, particularmente útil en momentos de crisis, que se complementa muy bien con el ímpetu de la juventud, produciéndose un poderoso círculo virtuoso. Asimismo, se destacan por otras habilidades y competencias, como el compromiso y responsabilidad, atractivas para cualquier sector. A medida que el país avance en su camino al desarrollo, debemos generar mecanismos que faciliten a los mayores ingresar o mantenerse en el mercado laboral si así lo desean”.


Fuente: El Mercurio