Tips para convertirse en un trabajador deseable para las empresas
05.08.2017

Capacidad para enfrentar nuevos desafíos y desarrollar liderazgo más allá de la jefatura son parte de las claves, según especialista.


“Hay períodos en los cuales se hace indispensable contar con colaboradores que aseguren un buen clima organizacional, como así también, que sean capaces de liderar equipos, en gestiones que -en el mediano y corto plazo-, mejoren la productividad de una empresa o institución”, señaló Néstor Milano, director de Laborum para Chile, Panamá y Venezuela en el marco del II Congreso Internacional.

En esta actividad, el portal de empleo dio a conocer recomendaciones para convertirse en un colaborador deseable para las empresas, al asegurar que “es importante saber que con pequeños detalles o tips, cualquier colaborador puede ser sujeto de una eventual retención”, agregó Milano:

Capacidad de enfrentar desafíos y nuevos retos. La realidad actual es cambiante, por lo que quienes sean capaces de adaptarse a los cambios y tomar nuevas responsabilidades, no sólo demostrarán el compromiso con la empresa, sino que tendrán la posibilidad de desarrollar su carrera dentro de la organización.

Liderazgo más allá de la jefatura. No es necesario tener una posición gerencial o personas a cargo para ejercer el liderazgo. Liderar más que una función es una actitud. Trabajar en equipo, tener buena comunicación con los compañeros, mantenerse aprendiendo constantemente y motivar a otros son características de los buenos líderes.

Especialización. Las empresas necesitan expertos en áreas específicas. Esto puede obtenerse mediante el estudio de un posgrado, pero también se valora la experiencia laboral que se haya adquirido en esa área.

Creatividad e innovación. Las buenas ideas siempre son bienvenidas, más aún en el mundo laboral. Mantenerse siempre pensando y aportando es algo que marcará la diferencia con otros colaboradores de la organización. Manténgase siempre informado sobre la industria y permanezca motivado para que las ideas fluyan.

Conocimiento e incorporación de nuevas tecnologías. Mantenerse siempre abierto a las nuevas tecnologías y utilizarlas en el trabajo, puede convertirse en un importante factor diferenciador. Un colaborador inquieto que siempre esté en búsqueda de usar estas herramientas sin duda será valorado y su jefatura intentará retenerlo.

Red de contactos. Uno de los activos más valiosos que puede tener un empleado es su capacidad de hacer contactos tanto dentro como fuera de la organización.  El networking otorgará a ese colaborador un “poder” importante en la compañía y será muy valorado por eso.

Trabajo en equipo. Establezca buenas relaciones con sus compañeros de trabajo y aprenda a trabajar de manera colaborativa. Esta habilidad, aunque pueda sonar obvia, no todos la tienen. Incorporar las ideas del resto y validarlas, enriquecen el producto que se obtiene.

Capacitación constante y autoaprendizaje. Se valora el interés que el colaborador tenga en participar de todas las instancias de aprendizaje tanto las formales como las informales. Leer e informarse sobre la industria de la cual se es parte convierte al colaborador en una fuente de conocimientos nuevos que puede utilizar a favor de la empresa y del desarrollo del equipo.

Nuevos proyectos. Formule nuevas iniciativas y planes de trabajo que vayan en ayuda y beneficio de la compañía. Estos planes, si son a largo plazo, pueden garantizarle un lugar en la empresa, y que su empleador quiera retenerlo como un talento fundamental.

Iniciativa y proactividad. Las empresas valoran profundamente a los colaboradores que buscan dar más de lo que se les pide. Esta actitud demuestra el compromiso y la responsabilidad con que esos trabajadores toman su trabajo.


Fuente: Publimetro