Debate tras nueva medición de esta variable elaborada por Icare y Clapes UC
CPC: Reforma laboral podría haber contribuido a la productividad si hubiera apuntado al empleo
05.09.2015

Joanna Davidovich, directora ejecutiva de la Comisión de Productividad del gremio empresarial, dijo que es fundamental mejorar este factor para que la economía vuelva a crecer a mayores tasas.  


Hace más de cuatro meses que la economista Joanna Davidovich trabaja a toda máquina como directora ejecutiva de la Comisión de Productividad de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), instancia que es presidida por Rafael Guilisasti. Con los temas centrales definidos, estudios encargados y nueve mesas técnicas operando, analiza de cerca los lomos de toro sectoriales y afirma que la visión desde las empresas de las mejoras que se requieren pueden ser “un aporte valioso a la discusión porque perciben de manera directa, día a día, las necesidades y los espacios de mayor eficiencia que se pueden lograr”.

El trabajo de las mesas -que involucran a más de 100 personas- partió esta semana, con la misión de hacer un diagnóstico y proponer iniciativas concretas de mejoras de productividad en cada uno de los temas: desarrollo de competencias de capital humano, participación laboral, energía, infraestructura, logística, innovación, productividad digital, excelencia operacional y simplificación de trámites.

¿Qué tan preocupante es que la productividad acumule siete trimestres consecutivos de caída según la nueva medición de Icare y Clapes UC?

“Las cifras muestran que el aporte de la productividad al crecimiento se redujo de manera considerable en las últimas décadas. Pasó de aportar tres puntos al crecimiento en la década del 90 a aportar un punto al crecimiento en la década del 2000, y a restar cerca de 1 punto en los últimos dos años. Por tanto, es imprescindible hacernos cargo de lograr mejoras en la productividad para retomar el crecimiento de la capacidad productiva de la economía, porque esa es la mejor manera de generar más empleo y bienestar a las personas. Si no logramos volver a una contribución relevante de la productividad al crecimiento, estamos destinados a crecer a tasas del 2,5% dado el menor crecimiento de la población”.

El ex ministro Felipe Larraín señaló que parte de la caída de la productividad se debe a la incertidumbre que se ha generado en el sector privado. ¿Comparte dicha afirmación?

“La productividad hace bastante tiempo dejó de contribuir significativamente al crecimiento y por eso es relevante hacerse cargo del tema para lograr retomar la senda virtuosa de mayor productividad, crecimiento y empleo. La incertidumbre afecta de manera relevante la inversión, que también ha mostrado una caída importante hace varios trimestres, y para reflotarla es crucial despejar la incertidumbre y hacer buenas políticas públicas en las reformas que se quieran implementar”.

¿La reforma laboral puede tener un impacto negativo en la productividad del país?

“La reforma laboral podría haber contribuido de manera relevante si se hubiera enfocado en generar empleo en vez de enfocarse solamente en fortalecer los derechos de los que ya tienen trabajo y, especialmente, de los sindicalizados. Para aumentar el empleo y la productividad se debería haber incluido temas que se dejaron fuera, como la baja participación laboral femenina y juvenil, que requiere mayor flexibilidad pactada de horarios, de modo que los jóvenes puedan compatibilizar trabajo y estudios, y las madres, trabajo y cuidado de niños. Otra omisión importante es el tema de la capacitación y el desarrollo de competencias de las personas, tan relevante para aumentar la productividad laboral”.

Cuatro mediciones de la PTF muestran tendencia a la baja

Empresarios y economistas valoraron el aporte de Icare y Clapes UC al unirse para generar un nuevo índice de productividad, a la vez que sugirieron algunos perfeccionamientos luego que el director del centro de estudios, Felipe Larraín, detallara la metodología utilizada. Les presentó cuatro series desde 1990 cuyos resultados, si bien difieren en la magnitud, muestran una clara tendencia a la baja en la productividad total de factores (PTF).

Por ejemplo, en la medición de 2014, la PTF A estimada con el modelo tradicional de Solow que refleja la variación del PIB no explicada por la acumulación de capital y empleo, arroja una caída de 1,3%. La PTF B, en que corrige el factor trabajo por las horas trabajadas y por la calidad del trabajo (toma como referencia los salarios promedio según nivel educacional), muestra una contracción de 1,6%. La PTF C, que corrige el factor capital considerando la intensidad de su uso y las diferencias de productividad de distintos tipos de activos, una variación negativa de 1,8%, y la PTF D, que incorpora todas las correcciones, muestra una baja de 2,2%.

Cecilia Cifuentes, investigadora de LyD, destacó el aporte de este estudio, a la vez que sugirió hacer la medición aislando el boom minero, que seguramente afectó y está afectando los resultados. Contribución que también valoró Carlos Massad, ex presidente del Banco Central, quien hizo algunas observaciones técnicas y sugirió calcular la exigencia de productividad y capital en un horizonte de 25 años cuando la fuerza laboral en Chile será muy reducida luego que el crecimiento de la población total está disminuyendo.

“Este esfuerzo busca poner sobre la mesa una medición con una metodología objetiva a través del tiempo”.
GUILLERMO TAGLE Presidente de Icare
”Probablemente la caída de la productividad es más importante que la caída de la inversión al explicar el frenazo de la economía chilena”.
FELIPE LARRAÍN Director de Clapes-UC

Céspedes: Asociar mediciones de productividad con reformas y coyuntura política es errado

El ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, fue crítico del análisis que hizo el ex ministro de Hacienda Felipe Larraín para explicar las recientes caídas en la productividad medidas por un nuevo índice trimestral de Clapes UC e Icare. Larraín dijo que parte de las razones de la baja tiene que ver con los niveles de incertidumbre y el castigo a la inversión y contratación.

“Precisamente por la dificultad de medir la productividad debemos ser muy cautos, muy responsables, muy serios a la hora de mirar los datos en períodos particularmente cortos y ciertamente que atribuir variaciones de corto plazo a reformas o a coyuntura política es estirar el análisis en demasía”, dijo Céspedes, agregando que es un concepto “errado”.

Afirmó que no hacer nada en materia de productividad y confiar en el boom del cobre “fue una mala estrategia de la administración pasada” y citó como ejemplo un déficit acumulado en materia de energía, que provocó una baja en la generación y, por ende, mayores precios. “Lo que sí se puede hacer es asociar esa productividad con reformas no iniciadas, no realizadas”, criticó.

Señaló que la solución al estancamiento de la productividad depende de políticas que trascienden el gobierno de turno y, en ese sentido, destacó la creación de la Comisión de Productividad, liderada por el economista Joseph Ramos. Afirmó que dicha instancia elaborará informes periódicos en la materia que, ciertamente, irán “más allá de un dato agregado” y permitirían conocer las cifras por sectores.

Para Céspedes, la reforma laboral, actualmente en trámite, puede contribuir en aumentar la productividad si se hace equilibrando los distintos factores.

“En la medida en que seamos capaces de combinar lo que hemos planteado en términos de fortalecer el derecho de negociación de los trabajadores con la adaptabilidad en materia laboral, podremos tener escenarios positivos para la productividad. Si las relaciones laborales se basan en introducir la variable de productividad a través de la adaptabilidad como un elemento de la negociación, eso puede tener un efecto positivo”, dijo.

“Si combinamos el fortalecimiento de la negociación colectiva con la adaptabilidad laboral, podremos tener escenarios positivos para la productividad”.

M. Penaforte y L. Castañeda 


Fuente: El Mercurio