Se amplía plazo de indicaciones en medio de debate por adaptabilidad
03.09.2015

Hay acuerdo con la oposición en definir los servicios mínimos de forma previa. Reuniones continuarán el lunes y jueves.


Tal como se proyectaba en el gobierno y en el oficialismo, ayer se votó y aprobó la extensión del período de indicaciones para el proyecto de reforma laboral hasta el 14 de septiembre a las 18.00, una semana más de la fecha estipulada que vencía el próximo lunes.



Con esto, se buscaría limar las asperezas en materias que aún no se logran consensuar y así estudiar mejores fórmulas que logren resolver los nudos que persisten en la discusión con los parlamentarios.



De hecho, ayer continuaron los encuentros. A primera hora, entre las 11.00 y 14.30 horas, se reunieron los senadores de la comisión de Trabajo y el subsecretario de la cartera, Francisco Díaz, junto a su equipo técnico. Luego, entre las 17.00 y 19.00 horas, fue el turno de los senadores de las comisiones de Hacienda y Trabajo con los ministros de ambas carteras, Rodrigo Valdés y Ximena Rincón, respectivamente.



En esta última cita, el equipo de Hacienda se desplegó en pleno, sumándose a las conversaciones el subsecretario Alejandro Micco.



Las reuniones, que se han desarrollado en completo hermetismo, han puesto en evidencia que si bien rondan fórmulas para destrabar los puntos más polémicos del proyecto, aún no hay acuerdos totales.



Según indicaron algunos de los asistentes, el debate se concentró especialmente en el tópico de los pactos de adaptabilidad y las jornadas de trabajo. La idea que estaría cobrando fuerza entre los parlamentarios es dejar estos pactos fuera de la negociación colectiva, aunque aún no se ha entrado de lleno en la discusión en cuanto a su gradualidad.



Incluso, rondaría la tesis que la materia de adaptabilidad se deberá zanjar definitivamente con acuerdo político entre la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) u otros actores, aunque algunos parlamentarios descartan llegar a este escenario.

Se avanza en servicios mínimos

Quienes han participado de las conversaciones plantean que frente a puntos clave del articulado, como la titularidad sindical y la prohibición del reemplazo en huelga, no habría mayores modificaciones por parte del Ejecutivo, lo que dejaría satisfechos a buena parte del mundo sindical.



El reemplazo en huelga con trabajadores internos, de hecho, estaría totalmente desestimado y la discusión que lograría entrampar esta encrucijada se estaría focalizando en otras fórmulas que no pasarían por ampliar los servicios mínimos ni el reemplazo del puesto de trabajo. Eso sí, esta materia sería analizada en detalle la próxima semana.



Otro punto que fue ampliamente tratado en estas conversaciones fue los servicios mínimos. Al respecto, habría consenso tanto en el oficialismo como en la oposición, en que éstos deben ser acordados antes de la negociación colectiva.



Sin embargo, el conflicto estaría en quién los definirá cuando no se llegue a un acuerdo entre empleador y trabajador. En este punto se habla de delegar esta responsabilidad en un posible comité de expertos o, incluso, una Superintendencia, ya que no se podrían definir por legislación. Aunque, según reconocen algunos parlamentarios, hay acuerdo en que la fórmula debe evitar el riesgo de producir una “extrema judicialización”.



El gobierno, además, habría mostrado una buena disposición para trabajar en cuanto a las prácticas desleales y el sindicato del día después.



Aprovechando la semana adicional que tendrán para ingresar ajustes al articulado, los senadores acordaron reunirse nuevamente el lunes en el Ministerio del Trabajo y el próximo jueves en el Ministerio de Hacienda durante todo el día para finiquitar las materias que aún están pendientes.

EMPRESARIOS CON LETELIER


El Comité Laboral Pro Empresa, el frente empresarial que se opone a la reforma laboral y que es liderado principalmente por la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), concretará en los próximos días una reunión privada con el presidente de la comisión de Trabajo del Senado, Juan Pablo Letelier, para abordar los alcances que tendrían los perfeccionamientos que introducirá el gobierno durante el nuevo plazo de indicaciones. Precisamente, la extensión del período de ajustes tuvo una buena acogida en el edificio de La Industria, ya que este encuentro se había solicitado sin tener resultados y ayer hubo una manifiesta voluntad de concretar el encuentro.



Por esto, considerando la semana adicional de conversaciones, el empresariado tiene puestas sus fichas en esta reunión para tratar de poner en los ajustes sus planteamientos que apuntan principalmente a sancionar como prácticas antisindicales los actos de violencia y las huelgas ilegales, ampliar los pactos de adaptabilidad a los contratos individuales favoreciendo a los trabajadores de empresas pequeñas y medianas y permitir el reemplazo interno de trabajadores, dejando en forma expresa en la ley la posibilidad de sustituir a empresas contratistas y subcontratistas en caso de huelga. 



Además, plantean que se debe permitir el reemplazo externo cumpliendo los requisitos legales actualmente vigentes. La cita estaría liderada por el presidente de los industriales, Hermann von Mühlenbrock, quien sería uno de los mandatados a mover las últimas cartas del empresariado para hacer latente los fuertes reparos que tienen frente al proyecto de reforma laboral que impulsa el gobierno.

Por Karen Peña 

Fuente: DF