Veto presidencial al proyecto de remuneraciones del sector público ingresaría el martes a la Cámara de Diputados
Presidenta respalda a Hacienda: Reajuste debe basarse en "responsabilidad económica"
04.11.2016

Empresarios y oposición apoyaron la gestión del ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, mientras que los gremios de trabajadores del Estado criticaron la postura de la autoridad en las negociaciones.  


Luego del duro revés que sufrió el proyecto de reajuste de remuneraciones del sector público en el Congreso, la Presidenta Michelle Bachelet dio ayer un espaldarazo al ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

Pese al amplio rechazo a la iniciativa en el Congreso el miércoles, Valdés se mantuvo firme, afirmando que el reajuste de 3,2% es la mejor oferta del Gobierno, dada la delicada situación fiscal, y que ello no se va a modificar. Ayer, la Presidenta respaldó esos dichos.

“El Gobierno ha hecho la mejor propuesta posible para mejorar los salarios del sector público, una propuesta dentro de la situación económica que estamos viviendo. Creemos que es importante que haya un reajuste para los trabajadores y trabajadoras y, a la vez, ser responsable con nuestra economía”, señaló la Mandataria, en el marco de una actividad en Huechuraba.

Agregó que, como gobierno, harán “todo lo posible para que los trabajadores de Chile puedan contar con un reajuste, basado en la responsabilidad por el momento económico en que nos encontramos”. La Mandataria añadió que “los chilenos no pueden quedar sin un reajuste”.

Pese al amplio rechazo que tuvo el proyecto en la Cámara de Diputados, con 97 votos en contra, ninguno a favor y 12 abstenciones, aún hay opciones para que el proyecto se vuelva a discutir, pero ahora depende exclusivamente de la Presidenta.

Veto entraría el martes

Mediante un oficio, la Presidenta notificó ayer a la Cámara de Diputados que no hará uso de la facultad que le confiere el artículo 71 de la Constitución, es decir, no apelará a la vía de la insistencia para reponer el reajuste del sector público rechazado por el Parlamento.

De esta manera, se abre la opción para la Mandataria de enviar un veto aditivo, para lograr la aprobación del reajuste que se aplicará a los empleados fiscales. El veto es una facultad de la que puede hacer uso el Presidente de la República cuando no está de acuerdo con lo despachado por el Congreso, reponiendo los artículos que desee o enviando observaciones para subsanar lo que estime necesario.

En cuanto al procedimiento, la propuesta que realice la Presidenta requiere de quórum simple para su aprobación en ambas cámaras. El veto se hará cargo de los artículos rechazados y debe ingresar por la cámara de origen, es decir, por la de diputados.

Ayer se esperó hasta el fin de la sesión por si ingresaba el veto; sin embargo, se informó en la Cámara que será el próximo martes cuando se dé cuenta de su contenido, a la espera de las reuniones que se realizarán entre la Nueva Mayoría y el Ejecutivo que aseguren el respaldo necesario para su aprobación.

Según explicó el primer vicepresidente de la corporación, Marcos Espinosa (PR), el veto “seguramente lo van a ingresar el martes”, por lo que “tendríamos que convocar a una sesión especial el día martes en la tarde, para ver el veto presidencial del proyecto de ley de reajuste”.

Una alternativa es que el veto lo despache La Moneda el próximo lunes, no obstante, los diputados darían cuenta de su ingreso solo el día siguiente. Las características del veto consagrado en el artículo 73 de la Constitución permiten a los parlamentarios pronunciarse a favor o en contra. No pueden hacer modificaciones al texto presentado.

30 de noviembre

es el plazo final para que esté aprobado el reajuste del sector público, que debe empezar a regir en diciembre.

“El Gobierno ha hecho la mejor propuesta posible para mejorar los salarios del sector público, dentro de la situación econó- mica que estamos viviendo”.

MICHELLE BACHELET

PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA 

F. Gattavara, R. Franco y M. Penaforte 


Fuente: El Mercurio