Fernando Barraza: "La misión del SII es recaudar impuestos, no perseguir penalmente a contribuyentes"
23.11.2015

En su primera entrevista en el cargo, que incluye la Revista Aniversario de DF, la autoridad define las prioridades de su gestión y anuncia un nuevo foco de fiscalización.


Fernando Barraza Luengo nunca se imaginó que su regreso al Servicio de Impuestos Internos (SII), institución en la que se desempeñó durante 15 años, sería con bombos y platillos: desde el 11 de agosto, este ingeniero civil industrial se desempeña como director del organismo, liderando una nueva etapa con varios objetivos. ¿Los principales? Recuperar las confianzas perdidas con los escándalos de financiamiento irregular de la política (Penta-SQM), mejorar la gestión del servicio y sacar adelante la implementación de la reforma tributaria.

“Estando afuera por supuesto que me dolía toda la situación que estaba ocurriendo en el servicio. Cuando me consultaron mi disponibilidad para asumir este desafío, si bien sabía que era difícil, me pareció que había que sumarse”, señala en su primera entrevista a cargo del SII, incluida en el Anuario con que Diario Financiero conmemora su 27 aniversario. Ahí aborda los ejes de su gestión y anuncia nuevos focos de fiscalización, entre otros temas. A continuación, un extracto de la misma.


- ¿Cuál será el énfasis de fiscalización?

Tendremos un énfasis en la fiscalización de los instrumentos derivados, en documentos emitidos por personas relacionadas a empresas chilenas y globales en casos de precios de transferencia. No tenemos que perder de vista que aún tenemos tasas de evasión importantes, principalmente en el IVA y en Renta. Se requiere avanzar también en mecanismos que fomenten el cumplimiento tributario. Queremos que los ciudadanos rechacen el comportamiento tributario agresivo como una conducta que lesiona los intereses generales. Nos interesa que la sociedad comprenda la relevancia y la necesidad de la labor de fiscalización del servicio. Habrá mayor profundidad en lo que es rentas originadas en instrumentos financieros, intercambio de información con el extranjero para detectar posibles subdeclaraciones de renta por intereses, dividendos y asesorías. Además, tenemos un plan especial de fiscalización del FUT, un plan especial de fiscalización para la factura electrónica, y actividades de monitoreo y seguimiento de personas de alto patrimonio.

¿Qué hay respecto de sectores económicos?

Hemos identificado una serie de segmentos durante este año que vamos a abordar con planes de tratamiento acorde con sus características tributarias, como por ejemplo los prestadores de servicios en el sector minero, forestal y construcción; contribuyentes acogidos a régimen simplificado o leyes especiales; arrendamientos de propiedades; derechos mineros, de aguas y explotación de recursos naturales en general. Todo esto está fundado por la información que nosotros procesamos, donde hay algunas brechas de cumplimiento que tenemos que abordar.

¿Cuál es el mensaje para los contribuyentes de estas áreas?¿Se viene un servicio 2.0 y armado hasta los dientes?

Hemos detectado en nuestro análisis una brecha de cumplimiento. Y, por lo tanto, obviamente tenemos que hacernos cargo de esa brecha. Más que perseguir a determinados contribuyentes, lo que estamos haciendo es hacernos cargo de esas brechas, acercarnos a esos contribuyentes con las herramientas que posee el servicio. Una de ellas es la fiscalización. Pero también está la asistencia al contribuyente. Queremos que las brechas de cumplimiento que tenemos en estos sectores disminuyan.

¿Se mantendrá el fortalecimiento de la persecución penal?

La misión del servicio es recaudar impuestos, no es perseguir penalmente a los contribuyentes, eso lo hace el Ministerio Público una vez que nosotros presentamos las querellas. Pero antes de eso existen muchos mecanismos administrativos y civiles para efectos de ejecutar la misión del servicio, que es que los contribuyentes paguen sus impuestos. Desde esa perspectiva, las acciones penales van a seguir siendo una excepción en aquellos casos en que nos parezca que es necesario ejercerlas.

PENTA-SQM:”ES IRRESPONSABLE QUERELLARSE AL VOLEO”

Se ha dicho mucho que el criterio del SII en lo relativo a las querellas ha cambiado, nominalizándolas...

Lo primero es precisar que el servicio no persigue específicamente los ilícitos relacionados al financiamiento irregular de la política, no nos corresponde hacer esa persecución. Lo que nosotros hacemos es recopilar y analizar los antecedentes que nos remite el Ministerio Público o, bien, los antecedentes que surgen de las rectificaciones que hacen las empresas. Analizamos esos antecedentes, hacemos la recopilación de otros antecedentes que no vienen en lo que nos envía el Ministerio Público y, de todo eso, cuando hay evidencia de ilícitos tributarios, obviamente hemos interpuesto querellas para que el Ministerio Público inicie la investigación.

Desde esa perspectiva, cuando asumí el cargo me pareció que lo responsable era que las querellas por delito tributario fueran dirigidas hacia las personas nominativamente, me parece irresponsable querellarnos al voleo. Las querellas tienen que ser responsables, no son chacotas y tienen que ser fundadas, tiene que haber la convicción de que efectivamente hubo dolo. Hay que ser responsables a la hora de querellarse. Esto no solo respecto a las platas políticas: nosotros nos querellamos por una serie de otras situaciones clásicas donde hay dolo o delito tributario. Entonces, hacemos el análisis y recopilación de antecedentes del comportamiento tributario de los contribuyentes, independiente de si son médicos, ingenieros, políti- cos, empresarios, empleados, etc.

¿Ya no se establecerá que las querellas apuntan también “hacia todos quienes resulten responsables”?

Me parece que no es respon- sable querellarse contra todos quienes resulten responsables, sino que contra las personas respecto de las cuales efectivamente, mediante la recopilación de antecedentes, llegamos a la convicción de que ha existido dolo.

Me imagino que está al tanto de toda la expectativa que hay en torno al actuar del servicio en este tema...

Lo que nos corresponde es, en base a la recopilación de antecedentes, determinar si presentamos o no querella. Quien determina la pena finalmente es el juez, no nosotros. Por lo tanto, las expectativas que puedan existir respecto a si va a haber cárcel o no, es algo sobre lo cual no nos corresponde ni nos compete manifestarnos. Eso es responsabilidad de la justicia.

Por Sebastián Valdenegro Toro.


Fuente: DF