¿Por qué se van o se quedan los trabajadores en una empresa?
08.08.2016

En algunos casos por cambio de liderato en la empresa o bien, la calidad de las decisiones de la directiva decae, o los nuevos líderes, que todavía no se han ganado la confianza de los empleados o con los que todavía no se sienten del todo bien, toman el mando. En otros por los conflictos que existen con los supervisores inmediatos.


Las personas pueden dejar la organización porque su relación con los jefes resulta estresante o problemática, y no ven ninguna opción en su empresa.

Para algunos si se van los buenos amigos no tiene sentido quedarse en la empresa. Puede que uno o dos colegas que gustan al empleado y por los que él siente verdadero respeto dejan la organización, llevándose un vínculo de afiliación significativo.

Igualmente, un cambio desfavorable de responsabilidades puede ser el detonante. Cuando, por alguna razón, las responsabilidades laborales cambian y ya el trabajo no seduce ni proporciona sentido o estímulo, el empleado se irà.

Si existe problemas con el equilibrio de la vida laboral el empleado puede renunciar. Los empleados cuyas responsabilidades laborales les separan de sus amistades o de su familia por continuos períodos de tiempo pierden el interés por su trabajo.

Por qué se quedan los trabajadores

Las personas se mantienen en una empresa por diversas razones, entre las que se incluye la seguridad en el trabajo, una cultura profesional que reconoce la importancia de una vida laboral equilibrada, el reconocimiento de un trabajo bien hecho, un horario flexible y un sentido depertenencia.

Estas razones pueden variar ostensiblemente dependiendo del país.Sin embargo, en esas culturas donde se concibe que las personas puedan cambiar de trabajo con libertad, la mayor motivación para quedarse en una empresa reside en:

Orgullo de la organización. Las personas desean trabajar para empresas bien dirigidas, lideradas por directivos de alto nivel y con recursos.

El respeto al supervisor. Las relaciones entre el empleado y el supervisor son sumamente importantes. Es más proba­ble que las personas se queden si tienen un supervisor al que respetan y que les apoya. Ese es factor sobre el que usted, como directivo, tiene más control, así como el mayor número de oportunidades para incrementar la retención.

Unas compensaciones justas. Las personas también desean trabajar para empresas que ofrecen unas compensaciones justas. Eso incluye no sólo unos salarios competitivos, sino tam­bién compensaciones intangibles como son la oportunidad de aprender, crecer y conseguir unas metas. Su control de los salarios puede que sea limitado, pero puede compensar a las personas que desea retener con asignaciones interesantes.

La afiliación. La oportunidad de trabajar con colegas respetables y compatibles es otro elemento que para algunas personas resulta esencial.

Un trabajo significativo. Finalmente, las personas desean trabajar para aquellas empresas que les permiten realizar esa clase de trabajo que más seduce a sus intereses. La satisfacción y la estimulación en el trabajo nos hace a todos noso­tros más productivos.


Fuente: RRHH Web