Buenas experiencias:
Una empresa que tomó el desafío
08.09.2014

La compañía de tecnología para la minería Pixis está implementando un programa de mejora de calidad de vida y ya han notado cambios positivos.  


En la empresa Pixis trabajan habitualmente 48 personas. La mayoría jóvenes ingenieros que se pasan horas frente al computador a cargo de sacar adelante de complejos proyectos.

El año pasado empezaron a pensar en la necesidad de generar algunos cambios que mejoraran los hábitos de salud entre los trabajadores, ya que entendían que las personas, más allá de su desarrollo profesional, quieren siempre es ten er una mejor calidad vida.

En esta búsqueda conocieron el programa de Entorno de Trabajo Saludable de la Mutual de Seguridad CChC y comenzaron a trabajar en conjunto en los temas que más les preocupaban.

Marisol Molina, encargada de marketing de Pixis, cuenta que lo primero que hicieron fue conocer las necesidades de las personas de la empresa, detectar sus niveles de riesgo en distintas áreas y ver en conjunto las soluciones de mejora.

“Si bien esto nació desde el área de Márketing y Recursos Humanos, en todo este proceso se han incorporado personas de distintas áreas de la empresa, lo que lo ha hecho muy atractivo, porque cada uno aporta con sus problemáticas y soluciones y hace que todos se comprometan en este desafío de mejorar los hábitos de salud y las relaciones entre compañeros de trabajo”, dice.

En este momento están en la etapa de implementar las ideas y han surgido soluciones innovadoras para mejorar sus hábitos de alimentación con medidas muy simples. Por ejemplo, los cumpleaños ya no se celebran con papas fritas y bebidas, sino que compran frutos secos y aguas saborizadas y preparan ellos mismos sándwich naturales de pan pita y tomate, y en las reuniones con los clientes cambiaron las galletas de chocolate y crema por otras de cereal. Además, hoy es común ver a los ingenieros con sus jarros con agua o tazones con tés de hierbas.

“Son pequeños cambios que hemos ido haciendo, pero que a lo largo del tiempo van generando cosas muy buenas y no solo para los trabajadores, sino que para la empresa, porque las personas producen más, están más contentas y se enferman menos. Esto nos ha ayudado a cambiar la visión de la compañía y nos ha hechos sentir que la empresa no se preocupa solo de lo productivo, sino que también de las personas y de que en su entorno de trabajo todo funcione mejor”, añade Marisol Molina.


Fuente: El Mercurio