Número de ocupados de más de 55 años ha aumentado 32% entre 2010 y 2014
06.09.2014

La tasa de participación laboral total para los profesionales mayores en Chile (que incluye los ocupados y la fuerza de trabajo) también ha subido en los últimos cuatro años, según LyD.  


En 2010 había 1.344.677 personas mayores de 55 años ocupadas en Chile, cifra de la que un 66% eran hombres y un 34%, mujeres. Cuatro años después, de acuerdo con la Nueva Encuesta Nacional de Empleo del INE, la ocupación de ese segmento etario aumentó un 32%, llegando a 1.774.445 personas empleadas, y donde las mujeres mayores de 55 años experimentaron un aumento de 41%. A julio de este año, los ocupados de este grupo etario representaban el 12,5% del total de población mayor de 15 años, según cifras del INE. Por estratos, el que más trabajadores adultos concentra es el de 55 a 59 años con 820 mil personas, mientras que el que menos reúne es aquel de personas de 70 años o más, con 220 mil. Las cifras reflejan el cambio que ha experimentado la fuerza laboral mayor en el país, en línea con el aumento de las expectativas de vida de los chilenos.

En este escenario, además, la tasa de participación laboral total para mayores de 55 años en Chile (que incluye los ocupados y la fuerza de trabajo) ha subido, pasando de 37,8% a principios de 2010 a 43,2% actual. Para hombres, el incremento es de 55,6% a 59,4%; y para mujeres, de 22,2% a 28,9%, según cifras de LyD, comparando los trimestres mayo, junio y julio de 2010 y 2014.

La economista del instituto LyD, Cecilia Cifuentes, agrega que los datos de los cotizantes muestran también un alza de la participación de los mayores de 55 años en el total, pasando de un 3,4% en 1985 a un 9,2% en 2013.

“Producto del fuerte cambio demográfico del país, el tema laboral es clave para las políticas públicas. Tanto por razones de desarrollo económico como por costos previsionales y de salud, es muy importante prolongar la vida laboral en el país. Es necesario un set de políticas en diversos ámbitos”, opina Cifuentes.

Asimismo, la directora del Senama, Rayén Inglés, señala que se espera que la fuerza laboral crezca al doble en los próximos años. “Solo para poner un ejemplo, de acuerdo con antecedentes de Supermercados de Chile, el 2012 los mayores trabajando llegaban a 1.500 y hoy esta cifra llega a más de tres mil, solo en este sector”, dice Inglés.

El perfil de los trabajadores

La extensión en la esperanza de vida de las personas ha llevado a que la fase productiva también se haya extendido. El ejecutivo de 55 años ya no se quiere retirar, quiere seguir activo por al menos 15 años más. Lo que busca es seguir desarrollándose, ya sea en proyectos personales o en un trabajo que le entregue desafíos y proyección, explican desde DNA Human Capital. Sin embargo, la tendencia de las empresas en los últimos años, de acuerdo con datos de Trabajando.com, ha sido preferir personas de hasta 40 años, lo que a juicio de los expertos en reclutamiento ha generado un problema a nivel nacional. “Afortunadamente esa tendencia se está revirtiendo. Hay intentos específicos que buscan acelerar la contratación de personas en este grupo etario (sobre 55)”, explica Álvaro Vargas, gerente general Trabajando.com.

Los trabajos en los que más se desempeñan las personas que están a cinco o diez años de jubilar legalmente (mujeres y hombres) son cargos de jefatura, directivos o gerenciales, señalan expertos laborales, en los que es habitual encontrarse con profesionales de estas edades y donde, por lo demás, son valorados y reconocidos. También es cada vez más común ver adultos mayores atendiendo a personas. Algunas de estas tareas están relacionadas con cargos como atención al cliente, secretariado, pedagogía, administración de empresas, entre otros.

Murilo Arruda, managing director de DNA Human Capital, señala que ante la opción de seguir trabajando después de los 55 años y más, se abre un abanico de oportunidades. “Quizás la más cotizada es la de transformarse en consultor externo, que le permite (a la persona) seguir trabajando para varias empresas en su área de experiencia y seguir teniendo tiempo libre para desarrollar otras actividades”, indica.

Con respecto a la evolución del sueldo, Murilo Arruda señala que en áreas técnicas como la minería, la remuneración generalmente es alta, pues reconocen el conocimiento y experiencia. “Sin embargo, ese mercado está frenado, por lo que esta categoría también sufre, quizás más que otras. Incluso, el aumento de sueldos en relación con el año anterior podría estar por debajo de la inflación del período”, señalan en DNA.

Los desafíos

En cuanto a las propuestas para mejorar la situación de empleabilidad de los trabajadores mayores en Chile, Cecilia Fuentes de LyD opina que un tema que parece razonable es que el 7% de la cotización legal en salud se descuente no solo al 60% más pobre de los jubilados, sino también al 60% de los adultos mayores que siguen trabajando. “Se deben dar incentivos para postergar la jubilación a través del pilar solidario y sistema de AFP, y políticas laborales que incentiven la demanda y oferta de trabajo para esos grupos”, señala.

Asimismo, en DNA proponen avanzar hacia un cambio cultural donde la experiencia sea bien recibida y así eliminar los prejuicios de contar con fuerza laboral mayor, ya que los seniors tienen mejores índices de ausentismo laboral y mayor compromiso.

LOS DATOS DE LOS COTIZANTES DE AFP MUESTRAN TAMBIÉN UN ALZA DE LA PARTICIPACIÓN DE LOS MAYORES DE 55 AÑOS EN EL TOTAL, PASANDO DE 3,4% EN 1985 A UN 9,2% EN 2013, SEGÚN CECILIA CIFUENTES DE LYD.

Buscar trabajo después de los 50

A un profesional adulto le puede llevar entre un 30% y 40% más de tiempo encontrar un trabajo, versus una persona en plena edad productiva. Las empresas tienden a priorizar a aquellos candidatos que tengan más años de carrera por delante, dicen los expertos. Sin embargo, en los últimos años se ha visto una mayor demanda por perfiles más seniors , ya que muestran mayor compromiso con el trabajo y están más fidelizados hacia la compañía y el proyecto. En este sentido, las claves para encontrar trabajo a esa edad responden casi a los mismos parámetros que para personas más jóvenes. Esto es tener un perfil especializado, proactivo, demostrar que se desea trabajar por mucho tiempo en una posición y flexibilidad en sueldos y en la carga de trabajo.

Por Daniela Paleo 
Fuente: El Mercurio