Alejandro Foxley, Manuel Marfán, Roberto Zabler, Juan Andrés Fontaine y Francisco Rosende:
Destacados economistas analizan el desempeño del país y el impacto de las reformas
04.12.2014

Unos dicen que el efecto de los cambios que impulsa el Gobierno ha sido relevante; otros apuntan a la falta de claridad de estos. En distintas instancias, los expertos evaluaron ayer el débil dinamismo de la economía y la caída en la inversión.  


No hay que apurar el tranco en reformasAlejandro Foxley

El presidente de Cieplan y ex ministro de Hacienda, Alejandro Foxley, sugirió ir un poco más lento con las reformas que está impulsando el Gobierno para dar tiempo a que lo que salga del Parlamento sea la mejor reforma.

“En cualquier país del mundo que tiene una democracia avanzada, el ritmo de aprobación de los proyectos, al final lo determina la riqueza y profundidad del debate que se tiene en los parlamentos. Creo que no hay que apurar el tranco, sino profundizar la discusión”, indicó. Fue consultado al término de la firma de un convenio con la Universidad de Talca, donde comentó como buen ejemplo de democracia la aprobación de la reforma tributaria casi por unanimidad al igual que en los 90.

Hay que repriorizar el crecimientoManuel Marfán

La reducción del PIB potencial desde 5% a un rango entre 4% y 4,5%, que hizo el Banco Central, es un elemento relativamente preocupante, dijo el investigador de Cieplan y ex vicepresidente del instituto emisor Manuel Marfán. “Es un fenómeno que no se le puede achacar a este gobierno ni a los inmediatamente anteriores, porque se va produciendo de a poco en el tiempo. Por la misma razón, se deberían repriorizar los temas de crecimiento de mediano y largo plazo”, indicó. Si eso implica anteponerlo al tema de desigualdad, respondió que hay que armonizar, pero el crecimiento debe ser siempre de alta prioridad: “Si uno lo deja de lado, esos otros temas que uno quiere priorizar, va a ser difícil que mejoren”.

Se requiere más claridad sobre contenidosRoberto Zahler

El ex presidente del Banco Central Roberto Zahler afirmó que el Gobierno no ha podido explicar los cambios que propone. “Las reformas estructurales del Gobierno son necesarias para el país, pero hay un déficit extraordinariamente grande en cómo explicarlas bien, porque hay marcha atrás y marcha adelante”, afirmó en un seminario organizado por el diario Pulso.

Dijo que estos cambios debieran plantearse cuando ya se tenga más claridad sobre los contenidos, los tiempos en que van ocurrir y sobre los procedimientos que se van a utilizar en su implementación.

Afirmó que una señal concreta del Gobierno es muy importante por la magnitud de las reformas y porque son varias al mismo tiempo.

Reforma laboral no puede repetir la tributariaJuan Andrés Fontaine

“En la reforma laboral no podemos repetir el traumático impacto que tuvo en su presentación el proyecto de reforma tributaria”, afirmó el ex ministro de Economía Juan Andrés Fontaine.

Afirmó que la reactivación pasa por un “ shock proinversión” más que por una política fiscal expansiva.

En este sentido, indicó que el Gobierno debe priorizar y sacar adelante los proyectos que se encuentran con trabas actualmente.

“No me parece que ese sea el camino para sacar a la economía adelante para esta situación de abatimiento en la cual estamos hoy día. Creo que el camino son las políticas de oferta, que estimulen la inversión y la productividad”, afirmó.

Los cambios han sido muy poco elaboradosFrancisco Rosende

“El shock de políticas y reformas ha sido gigante. La agenda que se ha planteado por el Gobierno en muy poco tiempo de transformaciones en la economía ha sido brutal”, afirmó el académico de la Universidad Católica Francisco Rosende.

Sostuvo que se han planteado reformas muy poco elaboradas y que eso se reflejó en la discusión tributaria y también en la educacional.

“Las reformas siguen y no creo que los efectos vayan a ser de corto plazo, al menos en términos de sus impactos en el crecimiento”, afirmó.

Sobre una gradualidad en la aplicación de la reforma laboral, señaló que esta no debiese ser el foco, sino que el Gobierno debiese apuntar a mejorar la empleabilidad e incluir nuevas personas al mercado laboral.

Mariana Penaforte y Lina Castañeda  


Fuente: El Mercurio