Primer Informe de Mujeres en Alta Dirección (Imad):
51,2% de empresas con mujeres en altos cargos tiene solo una en ellos
05.01.2017

En las 419 grandes y medianas empresas encuestadas, el 8% de los puestos de gerente general son ocupados por mujeres, mientras que el 27,6% por mujeres ejecutivas de primera línea.  


Ya es un hecho que hay mujeres que lideran empresas, instituciones o diversos proyectos, pero la cifra sigue estando muy distante del liderazgo masculino. Este es uno de los temas que el primer Informe de Mujeres en Alta Dirección (Imad) confirmó al realizar encuestas a 419 grandes y medianas empresas, donde evidenció que mientras más alto es el cargo a ocupar, menor es la presencia femenina.

Al analizar por importancia del cargo, en la gerencia general de las empresas estudiadas es donde hay menos mujeres (solo 8%), mientras que en los puestos ejecutivos de primera línea, que le reportan directamente al gerente general, hay un 27,6% de presencia femenina.

De las empresas que dijeron tener mujeres en sus cargos de primera línea, el 51,2% solo tiene una de ellas en ese cargo. “No basta con que tengas una mujer, porque cuando eres grupo minoritario no vas a poder expresarte, tiendes a comportarte como una minoría, te atreves menos y tiendes más al grupo de la mayoría”, dijo Magdalena Browne, quien está a cargo del estudio y lidera la Dirección de Estudios Sociales de la Universidad Católica (Desuc).

Donde se evidencia una mayor presencia femenina es en los cargos ejecutivos de segunda línea (33,8%), lo que resalta aún más en las empresas medianas (38,2%). Esto se debe principalmente, según el informe, a que los hombres en general son asociados a áreas más “duras” de la empresa, como finanzas, o cargos donde hay una mayor toma de decisiones; mientras que las mujeres están en áreas “blandas”, como recursos humanos o márketing.

Incluso, en la parte más cualitativa del informe, donde se les preguntó a hombres y mujeres de las empresas si ellos creían que esta era una materia relevante para la compañía de su sector, el 54,2% respondió que no era nada prioritario. Esta misma pregunta a los hombres arrojó que era en un 52,8% nada prioritario y, lo más sorprendente, es que las mismas mujeres superan a los hombres con un 55,6% con la misma respuesta.

Según Browne, las mujeres que hoy están a la cabeza de empresas son llamadas “mujeres en transición” y las destaca la meritocracia. “No solo es un ‘punta y codo’ respecto de las empresas, incluso con sus familias y sus pares, donde hay roles súper establecidos”, señaló la socióloga de la UC.

Promover la diversidad dentro de la empresa es el objetivo para el que más se hace necesaria la presencia de mujeres, según las encuestas realizadas, que arrojaron un 36,6% de respuestas “muy necesario”. Le sigue mejorar la imagen de la empresa, con un 24,7%, y aumentar la productividad, con un 16,4%.

Francisca Valdés, directora ejecutiva de Mujeres Empresarias, afirmó que “las empresas que no tienen presencia femenina, los hombres no lo ven, hay totalmente una invisibilidad de este tema, no es una prioridad para las empresas chilenas”. Agregó que cuando se les preguntó porqué podría ser un tema prioritario mencionaron la imagen de la empresa y la diversidad, pero no por la productividad. “No la ven como una necesidad para ser más rentable o para representar a sus clientes”, aseguró Valdés.

Imad 2016

El informe será presentado hoy en un seminario en CasaPiedra. 

Fiorenza Gattavara 


Fuente: El Mercurio