Gobierno crea visa que extiende a un año la residencia a extranjeros cesantes
28.02.2015

Actualmente el plazo para que foráneos busquen empleo en el país es de sólo 30 días. El nuevo beneficio comienza a regir en abril.


A partir del 1 de abril de este año los extranjeros que cuenten con un contrato de trabajo podrán solicitar una nueva visa en el Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior. Se trata de un permiso de residencia temporaria por motivos laborales. 

“Vamos a crear una visa temporaria por motivos laborales. El Ministerio del Interior tiene la facultad de crear visas especiales por razones de conveniencia nacional y a partir de esa facultad vamos crear una modalidad distinta que va a permitir que las personas puedan acceder a este beneficio con la existencia de un contrato de trabajo suscrito en Chile”, dijo  el jefe del Departamento de Extranjería y Migración, Rodrigo Sandoval. 

Las razones de porqué se creó esta nueva residencia, argumentó Sandoval, tienen que ver con que la visa que actualmente utilizan extranjeros para trabajar en Chile (sujeta a contrato) tiene problemas que incentivan la irregularidad laboral de los migrantes. 

Actualmente, un extranjero con visa sujeta a contrato sólo tiene 30 días de plazo para encontrar un trabajo en el caso de quedar cesante y volver a optar al beneficio. Si no encuentra en ese período, queda con una condición migratoria irregular y no debería permanecer por más tiempo en el territorio nacional. 

De acuerdo al jefe de extranjería, esto provoca que “se produzca una especie de incentivo a la irregularidad. En 30 días ningún chileno puede conseguir un trabajo, menos ellos. Esto genera que gente esté dispuesta a trabajar en cualquier condición, de cualquier modo y, por lo tanto, creas una competencia desleal en cuanto a los trabajadores nacionales, porque tienes trabajadores extranjeros que por estar irregulares están dispuestos a desarrollar cualquier función a cualquier renta”. 

Sin embargo, con esta nueva visa, el extranjero tendrá un plazo de un año máximo para encontrar otro puesto laboral. “Las visas duran un año, entonces lo que me interesa es que cuando el extranjero vuelva a pedir su visa, esté trabajando. Así las cosas, desde ahora en adelante va a tener un año de plazo, o quizás más. Esto cambia absolutamente el paradigma dentro del cual se desarrollan las relaciones laborales con extranjeros en Chile, porque le vas  a dar la oportunidad a las personas para cambiar de empleador, ya no existe esa exclavitud moderna que significaba la visa sujeta a contrato. Lo único que nosotros vamos a exigir es que exista continuidad en el trabajo dentro del año”, aseguró Sandoval.

A este punto se suma un nuevo cambio. Hoy un empleador para contratar un extranjero tiene que obligarse a pagar el pasaje de vuelta de esa persona y su familia una vez que ese contrato cese, lo  que según Sandoval “es absurdo porque lo estas contratando acá (en Chile)”. En cambio, en la nueva visa no se va a exigir esa obligación al empleador.

Sandoval indicó que la visa sujeta a contrato seguirá funcionado, ya que está establecida por ley. “Lo que va a pasar es que para una persona que ya se encuentra en Chile, va a ser bastante ridículo o inútil acceder a esa visa, pero sí va a seguir vigente y se va a seguir aplicando para las personas que desde el exterior vengan a trabajar a Chile, para esos caso -cuando tú quieres traer a alguien a trabajar- la visa sujeta a contrato tiene sentido”. 

La próxima semana se enviará una circular a los intendentes y gobernadores del país para instruir sobre esta visa y los requisitos para postular a ella. Según el documento, entre las exigencias hay que presentar un contrato de trabajo y fotocopias del pasaporte y la tarjeta de turismo. 

Al respecto, Marcela Correa, directora de Santiago del Servicio Jesuita a Migrantes dijo que “valoramos cualquier iniciativa que se haga en función de mejorar la calidad de vida de las personas que vienen acá a trabajar, que les permita poder desarrollarse profesionalmente, porque la visa sujeta a contrato que tenemos hasta ahora obstaculiza su desarrollo profesional y pone más barreras a su inserción laboral, que en otros países”. Agregó que la visa actual “es principio de muchos males que llegan a Chile”. 


Fuente: La Tercera