Ex ministros del Trabajo expusieron ayer en la Comisión de la Cámara:
Matthei afirma que reforma laboral no aborda problemas del mercado y Solari que proyecto busca atacar la desigualdad
04.03.2015

No se puede dar monopolio a los sindicatos ni tampoco favorecer a polizones, dijo la ex ministra sobre la extensión de beneficios de la negociación. Solari sostuvo que como extensión ramal lo que se necesita es atender a trabajadores que hoy no negocian.  


El proyecto de reforma laboral atenta gravemente contra el empleo y desequilibra la cancha, sobre todo para las pymes, que generan el 80% del empleo y aumentará fuertemente el conflicto dentro de las empresas, aseguró la ex ministra del Trabajo, Evelyn Matthei al intervenir en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados. Por su parte, el ex titular de la cartera, Ricardo Solari planteó que la propuesta del Ejecutivo busca atacar las bases de la desigualdad y que los niveles de empleo dicen relación con los ciclos económicos y no con los cambios legislativos.

Para Matthei, esta iniciativa es propia de las economías cerradas que buscan fortalecer el poder de los sindicatos y mejorar la posición de los trabajadores donde no existen aumentos de productividad, lo que finalmente termina afectando a los consumidores porque el aumento de costos laborales se traspasa a precios.

Este tipo de reformas aplicado a economías abiertas donde hay importaciones y exportaciones y mucha competencia, termina perjudicando a los trabajadores porque, explicó, al hacerse más caro contratar, las industrias se mecanizan o se trasladan a otros países con mano de obra más barata; disminuye el crecimiento y la creación de empleo; crecen menos los salarios y el trabajo recibe una parte menor del ingreso nacional.

La forma de mejorar los salarios en una economía competitiva, afirmó, es el crecimiento, la creación de empleo y aumento de productividad de los trabajadores; más y mejor educación y capacitación de los trabajadores. Agregó que hoy, con el bajo crecimiento de la actividad económica las remuneraciones suben 1% a 2% frente al 4% a 5% con la economía en expansión.

La baja participación de las mujeres y jóvenes en el mercado laboral, son algunos de los principales problemas en Chile que en su opinión no se están abordando, especialmente respecto de los primeros deciles de menores ingresos. Además, dar mayor fuerza a los sindicatos para la huelga no ayuda a mejorar un diálogo constructivo como se pretende sino que, aseveró, incentiva la huelga como instrumento que da más poder en la negociación a los trabajadores.

Durante su presentación Solari señaló que Chile está último en el ranking de la OCDE en materia de negociación colectiva y no es un asunto separable de la distribución del ingreso. Chile triplicó su crecimiento y la desigualdad no cambió, por lo que se requiere más negociación colectiva, dijo.

Agregó que cuando en 2001 se redujo el quórum para formar sindicatos y mejorar la situación de los trabajadores de empresas pequeñas, esto fue utilizado por los trabajadores de empresas grandes para formar mayor número de sindicatos y así obtener mayor número de fueros sindicales, en una suerte de multi RUT sindical. Por lo anterior la manera de fortalecer los sindicatos es entregándoles más materias de negociación, porque los sindicatos fuertes resuelven muchos problemas al interior de la empresa.

Por otro lado, planteó que no hay economía sin costo de despido, ni sin posibilidad de ajustar el empleo a una realidad cambiante de la empresa, pero que tampoco puede dejarse al arbitrio del empleador el destino de una persona sin exigirle un costo monetario. Aludió a países que tienen costos de despido muy bajos, pero asociados a seguros de desempleo de gran envergadura, bien organizados y ligados a un costo fiscal.

No creo que haya que cambiar el sistema de indemnización por años de servicio, está en el ADN del trabajador... tiene que tener un costo el despido.
EVELYN MATTHEI
Ex ministra del Trabajo.

Tengo la impresión de que una parte del problema que tenemos con este tipo de modificaciones que se están proponiendo es que no va a llegar a la pequeña empresa, creo que es una deficiencia.
RICARDO SOLARI
Ex ministro del Trabajo.

L. CASTAÑEDA y A. COLLADOS 


Fuente: El Mercurio