Ante una catástrofe, ¿cómo se levantan las pequeñas y medianas empresas?
25.04.2016

Las herramientas de apoyo que entrega el Ministerio de Economía, el Servicio de Impuestos Internos (SII) y BancoEstado muchas veces resultan clave para que el emprendimiento no muera.


En el país, la cifra de pymes que ha debido levantar sus negocios del barro, los escombros, el fuego y el agua es alta. Sólo con el aluvión de 2015 en el norte, 3.136 de ellas fueron impactadas. Hace una semana, el turno fue para Providencia y cinco días atrás las llamas arrasaron con el Mercado de Temuco. 



En este contexto, las herramientas de apoyo que entrega el Ministerio de Economía, el Servicio de Impuestos Internos (SII) y BancoEstado muchas veces resultan clave para que el emprendimiento no muera. 



En 2015, la Presidenta Michelle Bachelet anunció 12 medidas para ayudar a las pymes afectadas por el terremoto de Coquimbo. En concreto, se les permitió a las empresas aplazar pagos de contribuciones, cuotas de créditos y dividendos, entre otras. Medidas que se trabajaron junto al SII, Tesorería General de la República y BancoEstado.



“El apoyo que entrega el gobierno y sus distintos organismos es bastante bueno, porque toma en consideración el escenario en el que queda una pyme luego de perderlo todo. Recién fueron afectado los locatarios de Providencia y ahora es la gente de Temuco; ojalá la ayuda llegue pronto y de forma efectiva”, sostiene Rafael Cumsille, presidente de la Conapyme.



El lunes pasado, el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, anunció que junto a Corfo otorgarán garantías a las pymes afectadas para que puedan obtener créditos con condiciones flexibles. Respecto del avance de ese anuncio, desde la cartera explicaron que están cerrando algunos aspectos operativos de la medida “para que las instituciones financieras comiencen a ofrecer este beneficio a la brevedad posible”.



En concreto, estas garantías “tienen como objetivo respaldar financiamientos de corto y largo plazo, orientado a micro, pequeñas y medianas empresas. Con esto, pueden acceder a financiamiento para necesidades de inversión y/o capital de trabajo, donde en este caso la garantía cubre hasta un 80% del monto de financiamiento de los beneficiarios”, explican desde el ministerio.



Para las pymes afectadas en Providencia, en el ámbito tributario se otorgarán algunas facilidades como la postergación por hasta dos meses del pago del IVA contemplado para las mipymes, y un plazo especial para informar pérdida de bienes, entre otros.



Pero no todo es optimismo, respecto del apoyo estatal, desde la Unión Nacional de Organizaciones Gremiales de Micro, Pequeña, Mediana Empresa y Empresarios (Unapyme) son bastante críticos. “Lo que pasó en Providencia deja en evidencia que falta un plan de mitigación en caso de catástrofe, las medidas que se van desarrollando en el camino no siempre son suficientes”, finaliza José Luis Ramírez, secretario general del gremio.

Por Carolina León S.


Fuente: La Tercera